Inicio Chiiist! La curiosa historia de Harvey Ball, el diseñador del icono de la...

La curiosa historia de Harvey Ball, el diseñador del icono de la cara sonriente

Hoy 5 de octubre se celebra el  Día Mundial de la Sonrisa o Día de la Sonrisa, un día que estableció, Harvey Ball, el diseñador del icono de la cara sonriente llamado “Smiley” cuya historia resulta de lo más curiosa.

Ball nació el 10 de julio de 1921 en Worcester, Massachusetts. Después de graduarse en el Worcester South High School, se convirtió en aprendiz de un pintor local de carteles antes de estudiar Bellas Artes en la Escuela del Museo de Arte de Worcester.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Ball sirvió en Asia y el Pacífico y recibió la Estrella de Bronce por heroísmo durante la Batalla de Okinawa (continuaría sirviendo en la Guardia Nacional durante gran parte de su vida, alcanzando el rango de coronel antes jubilación en 1979). Tras la guerra, Ball se fue a trabajar para una empresa de publicidad en Worcester. En 1959, estableció su propia compañía, Harvey Ball Advertising.

En 1963, la Compañía de Seguros de Vida Mutua del Estado de Worcester, Massachusetts, compró la Compañía de Seguros Mutua de Garantía de Ohio y la fusión provocó la baja moral de los empleados. A la directora de promociones, Joy Young, se le asignó la creación de un ícono visual para acompañar una “campaña de amistad” que la compañía esperaba que mejorase la situación. Por ello, contrató a Ball para dibujar algo que se usaría en los botones, y Ball apareció con una cara sonriente sobre un fondo amarillo brillante. El diseño original consistía solo en una boca sonriente, pero Ball, al darse cuenta de que el botón podía invertirse fácilmente para enviar el mensaje incorrecto (es decir, “fruncido”), decidió agregar globos oculares. El ojo izquierdo fue creado deliberadamente un poco más pequeño que el derecho para humanizar el dibujo a través de su imperfección. El diseño le tomó menos de 10 minutos para completar. Le pagaron 45 dólares por su trabajo. Ni Ball ni la compañía de seguros se molestaron en establecer el copyright de la creación sin pensar que acabaría siendo un símbolo  de la felicidad. Años más tarde, en una entrevista con Telegram & Gazette, el hijo de Harvey, Charles Ball, dijo que su padre nunca lamentó la oportunidad perdida de ingresos. “No era un tipo que se moviera por eldinero”, dijo Charles.

El símbolo Smiley, ícono de la sonrisa

Una vez realizado el símbolo, se realizaron solo 100 copias para los empleados, pero el éxito llegó cuando los clientes de la empresa de seguros comenzaron a pedirlos, lo que llevó a la compañía a solicitar pines en lotes de 10,000. Más tarde ese año, un programa de televisión sindicado llamado “The Funny Company” presentaría un personaje televisivo con un pin de la ya por aquel entonces llamada “Smiley Face” en su sombrero, lo que le brindaría una mayor exposición.

A principios de la década de 1970, los hermanos Bernard y Murray Spain agregaron el lema “Que tengas un día feliz” (que luego se modificó como “Que tengas un buen día”) y Smiley Face se convirtió en una moda nacional que duró casi dos años antes de alcanzar su máximo éxito en 1972. Para entonces, los hermanos Spain habían vendido aproximadamente 50 millones de pines de Smiley Face, por no mencionar los carteles, tazas de café, camisetas, etc… con la representación de una cara sonriente que acabó siendo mundial.

A partir de 1996, el gigante minorista Walmart comenzó a usar el rostro de Smiley en las tiendas y más tarde en los anuncios de televisión. Luego intentaron reclamar la propiedad del diseño. Los abogados litigarían sin importancia el caso durante 10 años antes de que un juez dictaminara contra Walmart en 2006.

En la actualidad la carita sonriente del Smiley se ha vuelto tan famosa y está tan comercializada que su mensaje original de propagación de buena voluntad y buen humor casi ha desaparecido, algo que ya opinaba Harvey Ball en 1999, cuando anunció la formación de la World Smile Corporation, que creó para promover el “Día Mundial de la Sonrisa”,que se celebra todos los años el primer viernes de octubre. El evento ayuda a recaudar fondos para la Harvey Ball World Smile Foundation, un fideicomiso caritativo que apoya varias causas infantiles. Su lema es “Haz un acto de bondad: ¡ayuda a una persona a sonreír!”

Harvey Ball murió el 12 de abril de 2001 de insuficiencia hepática a la edad de 79 años. Casi 50 años después de encargar su creación, la compañía ahora conocida como Worcester Mutual Fire Insurance todavía usa su Smiley Face en sus materiales promocionales.