La decadencia de Johnny Depp

Poco más de una década atrás la vida era maravillosa para Johnny Depp, quien disfrutaba de una posición inmejorable como estrella de cine, cobraba fortunas por participar en películas que por lo general hacían saltar la taquilla y pasaba los días en los que no estaba rodando en alguna de sus suntuosas propiedades junto a la hermosa familia que había formado con la actriz y cantante francesa Vanessa Paradis.

No es ningún secreto que las cosas han cambiado radicalmente desde entonces: el actor se separó en el 2012 y pronto comenzó un romance que puede haber sido el inicio de la caída. Su relación con Amber Heard se desintegró con la misma velocidad con la que le llevó al altar y aunque logró ubicarse el año pasado en el quinto lugar entre los actores mejor pagados gracias a lo que cobró por la quinta entrega de Piratas del Caribe y la fracasada Alicia a través del espejo este año quedó afuera de la lista que elabora la revista Forbes.

En enero despidió a quienes se han ocupado de llevar sus finanzas desde hace 13 años, Joel y Robert Mandel, demandándoles por estafa en los tribunales por 23 millones de euros. La contrademanda no se hizo esperar, y lo que decían los papeles presentados por los abogados de los Mandel no ayudaron a mejorar su imagen pública, seriamente dañada tras las acusaciones de abuso físico por parte de Heard. Allí se detallaba que Depp lleva desde hace años una vida fastuosa en la que gasta al menos 2 millones de dólares por mes, de los cuales 30.000 se van en vino, por lo que actualmente debe una cifra estimada en 40 millones de esa moneda.

El intérprete de ‘Piratas del Caribe’ gasta al menos dos millones de dólares cada mes

Eso no impide que Johnny siga siendo uno de los hombres más ricos de Hollywood, con una fortuna estimada en 200 millones, pero la reciente decisión de rematar una de sus propiedades este 15 de septiembre ha sido interpretada como una señal de que los problemas son serios. En efecto, el actor se ha cansado de esperar que la hacienda que compró años atrás en Kentucky para su madre, Betty Sue Palmer, construida en 1915, se venda por los 2,9 millones que pedía después de haberla rebajado de los 3,4 solicitados originariamente. Depp la compró en 1995 por 950.000, la vendió en el 2001 por 1 millón y la volvió a comprar en el 2005 por exactamente el doble. Aunque se le considera menos lujosa que las otras propiedades que aún conserva Depp, entre ellas una isla agreste en las Bahamas, un pueblo cerrado en el sur de Francia y cinco mansiones en la misma calle en las colinas de Hollywood, la casa principal de la hacienda tiene 6 dormitorios y 7 baños en una superficie cubierta de 550 metros cuadrados. Hay una casa adicional para huéspedes, una piscina, un garaje para cuatro coches, cuatro potreros y dos establos con lugar para quince caballos.

Tal vez sus problemas financieros sean la razón de que Depp esté trabajando tanto últimamente, con honorarios que van desde 10 a 20 millones de dólares por película y un porcentaje de las ganancias. Si bien este año sólo se le verá en un papel de reparto en la nueva versión de Asesinato en el Orient Express que ha dirigido Kenneth Branagh, actualmente filma simultáneamente la segunda parte de Animales fantásticos y dónde encontrarlos y otras. Sólo en Richard Says Goodbye tiene un papel protagonista.

Loading...