Inicio Chiiist! La desesperación de Laura Matamoros a un mes de dar a luz:...

La desesperación de Laura Matamoros a un mes de dar a luz: «quiero llorar del dolor»

No se puede negar que Laura Matamoros está viviendo una de las etapas más felices de su vida. Embarazada de su segundo bebé, la influencer está a menos de un mes de verle la carita y ampliar la familia, algo de lo que tiene cada vez más ganas. Pero no solo por el hecho de conocer al pequeño, sino también porque esta recta final se le está haciendo dura. Hace unos días les contaba a sus seguidores que necesitaba un descanso después de tener mucha acidez y agotamiento mental y físico y ahora, tras unos días alejada de las redes sociales, ha vuelto para expliocar cómo se siente.

Laura Matamoros está a punto de dar a luz a su segundo bebé / Instagram

Lejos de haber recuperado fuerzas a Laura estas semanas se le siguen haciendo cuesta arriba y ahora tiene unos enormes problemas de espalada. «Hasta ahora el embarazo había ido fenomenal no, lo siguiente. No había tenido ninguna molestia, ningún dolor… Pero ahora mismo me cambiaba de espalda porque no puedo más, tengo un dolor en las lumbares y en el coxis que me puedo morir y eso que el bebé solo pesa 1 kilo y 200 gramos» ha comenzado explicado en una storie en la que se le veía muy cansada.

La manta eléctrica y el ejercicio están siendo sus aliados / Instagram

Para intentar alejar las molestias y que cada vez sean menores, pues todo apunta a que podrían aumentar según su bebé vaya ganando peso, la influencer ha apostado por el deporte. «A parte falta de hierro debo tener porque últimamente estoy reventada, pero ahí estoy. No sé qué hacer, me he comprado una manta eléctrica, voy a empezar con las clases para pilates, estiramientos que me están viniendo muy bien… Pero la verda es que no puedo más. Quiero llorar del dolor», ha asegurado con cara triste.

Cuidandose más que nunca

Al igual que en su primer embarazo, la hija de Kiko Matamoros se está cuidando más que de costumbre para que su bebé crezca sano. Pero eso no significa que esté siguiendo un plan de alimentación a rajatabla y es que se está dando algún que otro capricho y, de hecho, los dulces están siendo su perdición.

Hace unos días quiso hablar precisamente sobre el peso que ha cogido en estos ocho meses, asegurando que se había propuesto coger no más de 12 kilos. De momento llega 9, muy alejados de los 30 que engordó durante su primer embarazo, un peso por el que fue muy criticada. «Sí que es verdad que no es lo más recomendable pero hay muchos factores. Entre ellos la retención de líquidos. Deciros que nada más dar a luz adelgacé 15 kilos. O sea sí, estaría hinchadita de líquido pero independientemente de eso en este llevo 9 kilos. Me estoy intentado cuidar mucho. Os lo estoy intentando transmitir de la mejor manera posible y es cuidando la alimentación, haciendo ejercicio y la verdad es que estoy muy contenta».

Publicidad