La difícil relación entre Debbie Reynolds y Carrie Fisher

Debbie Reynolds no ha podido soportar la muerte de su hija Carrie y ha querido acompañarla en su último viaje. Tan solo un día después de fallecer la inolvidable princesa Leia de Star Wars, la estrella de Reynolds también se ha apagado. El dolor era inmenso para esta actriz de 84 años que sobresalió en los años 50 y 60 sobre todo en películas musicales como la memorable Cantando bajo la lluvia, junto a Gene Kelly.

La actriz, de rostro angelical, se encontraba preparando el entierro de Carrie cuando sufrió un derrame cerebral. La trágica noticia la dio a conocer su hijo mediante un comunicado. “Quería estar con Carrie”, declaró un devastado Todd Fisher a la revista Variety. Las últimas declaraciones de Reynolds fueron las palabras de agradecimiento a todos los que mostraron su preocupación por el estado de salud de su hija tras sufrir un infarto el pasado viernes. “Gracias a todos los que han acogido el gran talento de mi querida e increíble hija. Estoy agradecida por vuestros pensamientos y oraciones, que ahora la están guiando a su siguiente estación. Con amor, la madre de Carrie”, escribió.

Debbie Reynolds y Carrie Fisher en una imagen de 2011
Debbie Reynolds y Carrie Fisher en una imagen de 2011 (© Danny Moloshok / Reuters / Reuters)

Madre e hija estuvieron unidas en sus últimos años de vida, pero anteriormente su relación fue muy complicada e incluso estuvieron diez años sin dirigirse la palabra. Reynolds reconoció en una entrevista a People que no fue fácil para su hija nacer en un entorno mediático como en el que creció. “Ella no me habló durante diez años. Eso fue lo más difícil de todo. Muy doloroso, me rompió el corazón”, aseguró. El cantante Eddie Fisher, padre de Carrie, abandonó a la familia para irse con Elizabeth Taylor cuando su hija tenía solo año y medio. El escándalo fue uno de los más sonados en Hollywood.

Debbie y Carrie compartieron confidencias con Oprah Winfrey en el popular programa de la presentadora en 2011. Ambas rememoraron sus problemas y la compleja relación que mantuvieron durante años. Debbie aseguró que en parte se debieron a los problemas mentales y las adicciones al alcohol y las drogas que tenía la intérprete de la trilogía original de Star Wars pero también reconoció que la ajetreada vida de estrella que llevó mientras su hija era una niña, la perjudicó enormemente. “Ser mi hija fue difícil para Carrie porque en la escuela el profesor la llamaba Debbie. Pero supongo que no estaba tan mal porque ahora yo soy la madre de la princesa Leia en cualquier sitio al que voy”, dijo Reynolds.

Elizabeth Taylor, , Eddie Fisher y Debbie Reynolds en 1958
Elizabeth Taylor, , Eddie Fisher y Debbie Reynolds en 1958 (Lvnb/joe Buck Handout / EFE)

Carrie también explicó durante la entrevista que ella quería vivir su propia vida y no ser solo la hija de Debbie Reynolds. Una decisión que acabó por distanciarlas. “Tuvimos una relación volátil cuando tenía veinte años. No quería estar a su lado. Yo no quería ser la hija de Debbie Reynolds”, confesó Fisher.

La actriz que encarnó a Leia alegó que vivieron una etapa muy difícil cuando el segundo marido de Reynolds, el empresario Harry Karl, las dejó en la bancarrota al dilapidar toda su fortuna en el juego. Desde entonces la relación entre madre e hija pasó por altibajos. De esa turbulenta relación entre ambas nació Postales desde el filo, una novela de tintes autobiográficos en la que Carrie Fisher detallaba momentos realmente escalofriantes entre una madre y su hija y sus relaciones marcadas por el alcohol y las drogas. Más tarde fue llevada al cine de la mano de Shirley McLaine y Meryl Streep .

Durante la charla, ambas aguantaron el tipo riéndose en muchas ocasiones de sus propias desgracias mientras se daban la mano de manera cómplice ante la atenta mirada de la presentadora. No fue fácil para ninguna de ellas reconstruir su relación, pero el tiempo acabó por cicatrizar las heridas. Durante la emotiva entrevista que ofrecieron en el show de Winfrey, madre e hija acabaron incluso cantando juntas mientras recibían los aplausos de un público realmente conmovido.

Carrie aseguró que quería vivir su propia vida y no ser solo la hija de Debbie Reynolds
Loading...