La discreta compañera de Nadal

Es el perfecto ejemplo de discreción. La prudencia y la mesura con la que actúa le han permitido mantenerse alejada de los focos y las cámaras. Una tarea nada fácil teniendo en cuenta que es la novia de uno de los mejores deportistas del mundo. Hace unos días cuando Rafa Nadal hizo historia proclamándose vencedor, por décima vez, del torneo Roland Garros, volvió a demostrarlo. Sufrió como nadie, y aun así mantuvo las apariencias bajo unas oscuras gafas de sol que impedían vislumbrar cualquier atisbo de inquietud o exaltación. Así es Xisca Perelló; Mery, como la llama su pareja, el tenista manacorí.

Los dos ya están de vuelta en Mallorca sin apenas haber tenido tiempo de asimilar la gesta conseguida en la Philippe Chartier de París. De hecho, Nadal regresó rápidamente para participar en el acto de graduación de los primeros alumnos de su academia.

Rafa Nadal y Xisca Perelló, en una imagen del 2010 Rafa Nadal y Xisca Perelló, en una imagen del 2010 (Philip Ramey Photography, LLC / Getty)

En Mallorca, el tenista no sólo disfruta del descanso del guerrero, sino que tiene la posibilidad de apartarse del resto del mundo junto a su chica, una enamorada como él de la isla en la que nacieron. De hecho, los dos crecieron en Manacor. No era muy difícil que acabaran conociéndose. Les presentó la hermana del tenista, María Isabel (Maribel, en su círculo más íntimo). Las dos estudiaban en el mismo colegio de monjas. De eso hace ya más de una década. El mismo tiempo que Xisca comparte su vida con el deportista más laureado en la historia del deporte español. Diez años de relación que, por el momento y salvo sorpresa, no tiene pinta de acabar en boda.

La novia del tenista, natural de Manacor licenciada en ADE, es muy celosa de su intimidad

Con boda o sin ella, la fiesta está asegurada. En unos días, el 29 de junio, Xisca cumplirá años, 29, dos menos que Rafa. Una buena oportunidad para celebrar los recientes triunfos deportivos y sus diez años de relación. Más de una década sin conceder entrevistas ni ofrecer declaraciones a los medios de comunicación. Apenas se cuentan unas pocas declaraciones a un medio extranjero así como su aportación a una de las biografías de su pareja. En el libro de John Carlin Rafa: Mi historia, editado hace ya más de seis años, Xisca aportaba algunos detalles que dejaban entrever la razón por la que siempre se ha mantenido en un segundo plano: “Viajar juntos a todos lados no sería bueno ni para él ni para mí. Si lo siguiera a todas partes, creo que habría peligro de que nos dejáramos de llevar tan bien”, se recoge en la publicación.

Rafa Nadal y Xisca Perelló, en una imagen del 2010 Rafa Nadal y Xisca Perelló, en una imagen del 2010 (GSLV / GTRES)

Así, y entre viaje y viaje para acompañar a Rafa en algunas competiciones, esta licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de les Illes Balears se ocupa de atender el área de integración social de la fundación Rafa Nadal. Esta es ahora su principal ocupación tras trabajar una temporada en Londres para una de las mayores compañías de marketing deportivo del mundo. Previamente, lo hizo para Mapfre, una de las muchas multinacionales que patrocinan la carrera del tenista mallorquín. Todo, no obstante, intentando resguardarse de los periodistas. Celosa de su intimidad, y sobre todo de la de su compañero, sus cuentas en redes sociales son estrictamente privadas y sin acceso para el gran público. Apenas alguna fotografía durante las vacaciones en las Pitiüses a bordo del yate de Nadal y poco más. Unas escenas que probablemente volverán a repetirse cuando el tenista invite a su amigos de toda la vida a navegar. Entre tanto, una cuenta en Instagram abierta por los fans de Xisca, que también los tiene, recopila fotografías suyas, la mujer discreta, la novia callada.

Loading...