La mujer violada por Polanski pedirá cerrar el caso

En 2017 se han cumplido 40 años de una de las denuncias que más cola han traído en Hollywood. El director de cine Roman Polanski violó en 1977 a Samantha Geimer. El cineasta tenía 43 años cuando drogó y abuso de ella sexualmente, una niña de 13 años. Ahora Geimer quiere cerrar esta pesadilla que se ha alargado durante décadas y abogará para que el caso sea cerrado.

Los hechos ocurrieron en la casa de Los Ángeles del actor Jack Nicholson. El director de ‘El Pianista’, película que le valió un Oscar, se declaró culpable de “relaciones sexuales ilegales” en un acuerdo con la fiscalía, que tumbó otros cargos más graves. Salió de la cárcel bajo fianza tras pasar solo 42 días ingresado.

Polanski no ha vuelto a Estados Unidos desde que violó a Geimer

Aunque el caso no acabó ahí como esperaba el polaco. En 1978 estaba convencido de que el juez desconocía su acuerdo y huyó rumbo a Francia. Desde entonces nunca ha vuelto a Estados Unidos ante el temor de que le metan en prisión. Una decisión que mantendrá hasta recibir garantías de que no será encarcelado.

Samantha Geimer acudirá a la corte para abogar por Polanski y validar la teoría de la defensa que ya cumplió su sentencia por el crimen. El abogado del aclamado director, Harland Braun, ha comentado a la agencia AFP que ella está cansada de llevar con el caso 40 años. “Quiere que termine”, explica.

Esta voluntad de la víctima puede no ser definitiva en el devenir de los hechos. Será el juez quien decida si toma en consideración la petición. Una corte de apelaciones ya rechazó una solicitud similar de la misma Geimer en 2010.

Roman Polanski, de 83 años, está considerado uno de los cineastas más importantes de la segunda mitad del siglo XX Roman Polanski, de 83 años, está considerado uno de los cineastas más importantes de la segunda mitad del siglo XX (Alberto Pizzoli / AFP)

La mujer escribió una carta mordaz a la corte a principios de este año. Acusó a los fiscales de estar más interesados en sus carreras que en resolver el asunto. Sintió que ella era solo un peón para que los fiscales promovieran sus propias carreras. “Los casos de celebridades no deberían ser usados por alguien como ustedes que buscan un poco de fama y avance en la carrera”, aseguró en la misiva destinada a la fiscal general del condado de Los Ángeles, Jackie Lacey, y su adjunta, Michelle Hanisee.

Por su parte, Polanski tiene que vivir con la sombra de la violación desde hace décadas por mucho que trate de dejarlo en el pasado. El pasado mes de enero se vio obligado a renunciar a sus planes de presidir los premios César, el equivalente francés de los Oscars, presionado por grupos feministas y la ministra de Derechos de la Mujer.

Loading...