‘La pols’, un inmejorable salto del teatro al cine

El dramaturgo Llàtzer Garcia debuta en el cine con la adaptación de su obra

De los escenarios al cine, y, desde hoy, en las salas, ‘La pols’ ha tenido un largo recorrido que su autor y director, Llàtzer Garcia, nos resume. Una historia íntima y familiar, excelentemente interpretada por los mismos tres actores que la estrenaron en el teatro.

Pere Vall

Llàtzer Garcia
El dramaturgo y director teatral Llàtzer Garcia ha rodado la adaptación de su obra ‘La pols’.

“El proyecto de llevar al cine ‘La pols’ surge durante la primera temporada de la obra de teatro en Barcelona. Vino a vernos Josep Pi, de Astrolabi Films, y le encantó la función, y, al cabo de unos días, nos propuso hacer una película. Hacía tiempo que buscaba una historia que le sedujera para que fuera la carta de presentación de su productora, y esta era perfecta para él. Una historia pequeña, con pocos personajes y emocionalmente intensa”, recuerda el dramaturgo y director de teatro Llàtzer Garcia (Girona, 1981), que se estrena en la realización cinematográfica con este film del que también firma el guión: “Nunca estuvo en nuestra mente cambiar ningún actor del montaje. Más que nada, porque queríamos mantener el espíritu de la obra, y esto pasa por mantener el equipo humano que la hizo posible”.

Un rodaje familiar

También desde el principio, “la iba a dirigir yo, y esto me provocaba una mezcla de emoción y pánico. Nunca había rodado ninguna película, aunque siempre me ha apasionado el cine. Tanto o más que el teatro. Pero como todo el rodaje tuvo un ambiente muy familiar y conocía bien lo qué íbamos a contar, resultó un proceso relajado donde aprendí mucho”. ‘La pols’ se beneficia de la excelente interpretación de Guillem Motos y Laura López (que dan vida a dos hermanos que viven juntos y con una complicada relación, ahora agravada por la muerte de su padre), y de Marta Aran, que encarna a la novia de otro hermano, ausente en la obra: “Guillem, Laura y Marta nos conocemos desde hace muchos años, y tenemos mucha complicidad. Y creo que nos entendemos fácilmente, sin necesidad de hablar mucho. De ellos destacaría la gran sensibilidad que tienen para encarar los personajes y la profundidad con la que lo hacen. Y que no son unos actores conformistas. Quieren llegar al fondo de las cosas. Y aportan mucho de ellos mismos”. Jacob (Motos) es un chico aficionado a las mentiras (¿que quizá son su tabla de salvación?) y que ha ‘olvidado’ la muerte del padre. Su hermana y su amiga, más realistas y pacíficas, pero también con sus propios traumas, intentarán hacerle cambiar de actitud y que, como mínimo, se acerque al tanatorio.

Motos y Marta Aran

Motos y Marta Aran, que interpreta a la novia del hermano de los dos protagonistas.

A la (buena) sombra de Cassavetes

A la hora de rodar, de planificar y de encontrar un look a la cinta, ¿tenía algún referente estético? “John Cassavetes, siempre”, responde Garcia: “Ya lo tuve en mente durante los ensayos de la obra, por su forma de dirigir la actuación. Y, ahora, por la suciedad que se lee en sus planos. A nivel estético, aportó mucho el director de fotografía Paco Amate, que también se encargó de la iluminación. Hizo propuestas visuales muy arriesgadas, pero que le iban muy bien a nuestro guión”.

En la película, “los diálogos originales han sido más condensados. Y todo lo que podíamos contar con imágenes, lo hacíamos. Toda la acción de la obra sucedía en el comedor del piso de los hermanos, y ahora hemos utilizado toda la vivienda: escaleras, habitación de Ruth, cocina, lavabo, balcón, azotea… Y hemos filmado alguna parte en exteriores, para que el público pueda respirar un poco. También escribí algunas escenas más que no salían originalmente. Pero al final no las montamos, porque no aportaban gran cosa. Eran más un capricho para olvidar el origen teatral”.

La baza del humor

¿‘La pols’ es uno de esos relatos muy dramáticos en los cuales el humor es una válvula de escape? “Sin duda”, confirma Llàtzer Garcia, “porque el humor siempre nos salva. Enrique Vila-Matas lo dice muy bien: ‘A veces, el humor se revela como el único sentido del universo. Y es que el famoso vacío cósmico no es tan inmenso si descubrimos que tiene en el humor un inquilino perpetuo’”. Una parte importante de la cinta es la banda sonora y las canciones de The New Raemon: “Con Ramón Rodríguez (The New Raemon) siempre habíamos querido trabajar juntos. Cuando empecé escribir ‘La pols’, como obra, pensé que era un material ideal para que encajara con la música de Ramón. Y así fue. Escribimos en colaboración temas para cada personaje. Canciones tipo western. Temas que hablaban del pasado o de la esencia de los personajes. Cuando hicimos la película, también el firmó la banda sonora”.

Guillem Motos y Laura López

Guillem Motos y Laura López, dos hermanos enfrentados.

Música, sí… pero sin pasarse

Continúa el director: “Aunque yo sea un apasionado de la música para el cine, y me encante escuchar discos de Bernard Herrmann o Alex North, me molesta, en general, la música en medio de las imágenes. Cada vez más. Así que con Ramón pactamos que sólo habría música en las partes donde considerásemos que era imprescindible, y que realmente aportará nueva información”. Admirador “del cine de John Ford, Fritz Lang, Jean Renoir e Ingmar Bergman”, el novel realizador también se queda “con la obra Woody Allen. Y de los autores contemporáneos, me gustan Martin Scorsese, Clint Eastwood, Olivier Assayas y Andrei Zvyagintsev”.

¿Y tiene más proyectos para la pantalla grande? “Sí, hay historias posibles. Antes quiero ver cómo se recibe ‘La pols’, y, a partir de aquí, ponerme a escribir. Sin prisas. Lo que sí quiero es que el nuevo proyecto sea totalmente original y no nazca de ninguna obra de teatro previa. Escribir pensando más a nivel visual”, finaliza Llàtzer Garcia.

Loading...