La revista ‘Closer’ obligada a pagar 100.000€ a los duques de Cambridge por las fotos en topless de Kate

Tan solo un día después del anuncio de un tercer bebé de los duques de Cambridge, la pareja vuelve a estar en el candelero. Esta vez el motivo es el famoso caso de las fotos en topless tomadas por varios paparazzis a Kate Middleton. Las imágenes fueron tomadas mientras la pareja se encontraba de vacaciones en la Provenza francesa. Estas fotos dieron la vuelta al mundo desde que la edición francesa de Closer las publicó en su portada, pero los herederos al trono de Inglaterra demandaron a esta publicación por daños y perjuicios.

Ahora, cinco años después de la publicación de estas fotos, la Justicia francesa ha sentenciado a la revista a pagar 100.000€ a los duques de Cambridge por invasión de la intimidad y también ha ordenado al editor y propietario de la revista a abonar un máximo de 45.000 euros cada uno. Sin embargo, esta cifra es mucho más inferior que la pedida en un principio por la defensa de los herederos británicos, de alrededor de un millón y medio de libras.

Una imagen de la portada de Closer el día en que salieron a la luz las fotos de Kate Middleton en topless Una imagen de la portada de Closer el día en que salieron a la luz las fotos de Kate Middleton en topless (Thomas Samson / AFP)

En una carta leída por el abogado de la pareja al tribunal, el Príncipe Guillermo escribió que el caso era “particularmente sorprendente porque recordaba al acoso que llevó a la muerte a mi madre, Diana, la Princesa de Gales”. También explicó que “el modo clandestino en el que fueron tomadas estas fotografías era particularmente chocante para nosotros ya que supone una violación de nuestra privacidad”.

Las famosas imágenes se vendieron como una “exclusiva mundial” en las que se podía ver a la duquesa de Cambridge con tan solo la parte de abajo del bikini y acompañada de su marido, el príncipe Guillermo. Las fotos fueron tomadas con unas lentes de zoom mientras la pareja descansaba en la terraza de una piscina en el palacio del vizconde de Linley. El titular decía: “Oh my God, las fotos que darán la vuelta al mundo” y en el interior de la revista se podían ver más fotos en topless de la duquesa.

Tras la aparición en esta publicación, la pareja intentó evitar que se publicasen en más sitios pero aun así aparecieron en revistas europeas como el diario irlandés Daily Star o el italiano Chi, propiedad del exprimer ministro Silvio Berlusconi.

Loading...