Las Campos en Nueva York se abonan al esnobismo

34

lascampos-nuevayork

Las Campos en Nueva York confirmaron que en el país de los ciegos el tuerto es el rey. Su paseo por la Gran Manzana fue de vergüenza ajena. Si bien en la capital del mundo quedar de cateto resulta muy sencillo, el esnobismo demostrado por las tres protagonistas fue de juzgado de guardia.

Vale que la recoja un coche en el aeropuerto y que las vayan llevando a los puntos clave de la ciudad, pero lo del viaje en metro de las dos hermanas a Chinatown, de la que la Campos (la de verdad) salió huyendo, y las compras de falsificaciones fue de cara a la galería.

lascampos-nuevayork2

Lo mismo ocurre con la manía de dejar bien claro que Terelu se gastó una fortuna en perritos calientes que devoraba a la primera oportunidad. Incluso en un restaurante, según el faldón uno de los mejores de Nueva York, y según los críticos gastronómicos uno de los más normales, se pidió una hamburguesa con patatas para disfrutar comiendo.

Y nada más. Lo de entrar en el Empire State y parecer que le ponían una alfombra roja también lo puede hacer cualquier persona mayor o discapacitada del mundo. Lo de pasear por Central Park dándole a la sin hueso, su paseo por la Quinta Avenida y los ridículos conatos de hablar inglés de Terelu nos recordó más al inmenso Martínez Soria que a otra cosa.

No nos engañemos. No dejan de ser 3 esnobs de las que quedan pocas. Solo María Teresa intentó mantener la compostura que perdió al meterse el móvil en el entreteto y poner a todo el avión a buscarlo. Esperamos vuestros comentarios al respecto de este nuevo episodio de Las esnobs recorren el planeta.

Vía | Telecinco

Comentarios