Las frases más polémicas del duque de Edimburgo

Todo el mundo estaba expectante ante el comunicado que la Casa Real británica había anunciado por sorpresa para este jueves. Al final, tras varias especulaciones, todas las miradas se han dirigido hacia el duque de Edimburgo, marido de la reina Isabel II, que no volverá a participar en compromisos públicos. Al parecer, ha sido el mismo príncipe el que ha tomado la decisión de dejar de atender actos oficiales a partir de otoño con “el pleno apoyo” de la monarca, según el comunicado oficial.

La notificación de palacio ha estado precedida de numerosas especulaciones en las redes sociales, después de que el periódico The Daily Mail publicara que los secretarios de la Reina y el duque habían convocado a todo el personal de la Casa Real para hacerles un anuncio. Las reuniones con el personal del palacio son habituales, pero en esta ocasión su inusual convocatoria de madrugada había desatado los rumores.

La reina Isabel II y el príncipe Felipe en Londres en 2009 La reina Isabel II y el príncipe Felipe en Londres en 2009 (Sang Tan / AP)

A la sombra de Isabel II, con la que celebrará setenta años de matrimonio el próximo diez de noviembre, el duque de Edimburgo es el consorte más longevo de la historia británica y el miembro más políticamente incorrecto de la familia real británica. Amante de la pintura, el medio ambiente, los caballos y la escritura, lo cierto es que siempre ha sido noticia por sus polémicas salidas de tono. Repasamos algunas de sus frases más controvertidas:

CONTRA MADONNA

Cuando el duque se enteró de que la cantante de Like a virgin iba a interpretar Die another day, el tema principal de la película de James Bond protagonizada por Pierce Brosnan y Halle Berry en 2002, dijo en voz alta en un evento público “¿Necesitaremos tapones para las oídos?. Está claro que no le importó que la gente supiera que no le gusta como canta la ‘ambición rubia’.

RACISTA

Los chinos destacan por sus ojos rasgados, los escoceses son borrachos, los nativos de Nueva Guinea son caníbales, los caribeños son piratas, los aborígenes australianos se matan a flechazos… son algunas perlas que ha manifestado en público y que la izquierda británica ha aprovechado para tildarlo de racista sin remedio.

En otra ocasión, se encontraba en una fiesta organizada en Londres por la oficina de la Commonwealth, cuando se dirigió a un invitado negro y le preguntó: “¿De qué exótico lugar del mundo procede usted?”. El interlocutor, que era lord Taylor de Warwick, le respondió: “Soy de Birmingham”.

El príncipe de Edimburgo en 2013 El príncipe de Edimburgo en 2013 (Pool New / Reuters)

MISÓGINO

“Las mujeres británicas no saben cocinar”. Con esta frase que dijo durante una visita al Scottish Women’s Institute en 1961 dejaba claro que no le gustaba la comida que cocinan sus compatriotas.

Durante un viaje a Kenia en 1984 al aceptar un regalo de manos de una mujer, preguntó: “Eres una mujer ¿no?”.

Durante una recepción en Escocia al papa Benedicto XVI, tras observar que el líder laborista escocés llevaba una corbata de cuadros escoceses, el duque de Edimburgo preguntó a la conservadora Annabel Goldie: “¿Tú también llevas bragas hechas de eso?”.

MALEDUCADO

A Felipe de Edimburgo no le importó quedar mal durante una cena en Roma, en el año 2000, cuando le ofrecieron uno de los vinos más selectos de Italia. “Dadme una cerveza. No me importa cuál sea, solo quiero una cerveza”, espetó ante la atenta mirada de los asistentes.

El duque de Edimburgo El duque de Edimburgo (Wpa Pool / Getty)

ATAQUES A RUSIA

“Me gustaría ir a Rusia mucho, aunque los cabrones asesinaron a la mitad de mi familia”. Pese a nacer en Corfu (Grecia), sus ancestros no son griegos de sangre, sino ingleses, rusos, alemanes/prusianos y daneses.

¿MALA VISTA?

Una de los ‘patinazos’ más sonados lo protagonizó en el año 2009 en presencia de Barack Obama. El presidente estadounidense le había dicho que ese día se había entrevistado con el entonces primer ministro Gordon Brown, el político David Cameron y Dmitri Medvédev, “¿Es que puede distinguir a unos de otros?”, le espetó.

TURISTAS

“El problema que hay en Londres es por culpa de los turistas. Causan congestión. Si pudiéramos parar el número de turistas que llegan, podríamos detener la congestión “. Esta polémica frase la soltó en la inauguración del Ayuntamiento en 2002.

Se ha metido con Madonna, los turistas, Rusia y las mujeres británicas, entre otros

Loading...