Lily Collins combate la anorexia

Desde que se convirtió en figura por derecho propio gracias a su papel protagonista en Blancanieves (Mirror, mirror) junto a Julia Roberts, la única hija de Phil Collins tuvo muy claro que la fama era una buena plataforma para luchar por las causas justas y por eso se convirtió en una abanderada de la campaña para terminar con el acoso escolar.

Y en los últimos meses la actriz de 28 años ha iniciado un nuevo combate sumándose a la causa de difundir la dura realidad de la anorexia, un trastorno alimenticio y enfermedad mental de la que raramente se ocupan el cine y la televisión.

En realidad, Collins lleva tiempo trabajando en este tema, ya que en marzo publicó su libro Unfiltered: no shame, no regrets, just me (Sin filtros: sin vergüenza ni arrepentimientos, sólo yo), donde contaba sus propios problemas con la anorexia durante su adolescencia, una etapa negra que alcanzó su punto máximo cuando tenía 16 años. Y Netflix ha estrenado ya este mes en todo el mundo el filme To the bone (hasta los huesos), que ella quiso protagonizar precisamente porque cuenta la historia de una estudiante de arte que sufre de anorexia y que intenta recuperarse siguiendo el tratamiento inusual del médico que encarna Keanu Reeves.

La película es el debut como realizadora de cine de Marti Noxon, una productora de televisión que también vivió en carne propia lo que describen las escenas del filme. Según contó Collins en las entrevistas que concedió antes del lanzamiento de la película, acababa de completar el primer capítulo de su libro cuando le llegó el guion escrito por Noxon, por lo que sintió que era una llamada del destino y que debía participar en el proyecto.

Para protagonizar ‘To the bone (hasta los huesos) bajó de peso sin miedo a recaer en el trastorno alimenticio

Collins, que bajó notablemente de peso para acompañar el viaje de la protagonista de la historia, asegura que no hubo ninguna petición al respecto por parte de la directora para que lo hiciera: “Soy actriz y yo tenía la responsabilidad de parecerme al personaje tanto como pudiera. Como tal, a veces subes de peso, a veces bajas, te cambias el color del cabello y te transformas física y emocionalmente para cada papel que haces”.

“Yo quería homenajear a la chica de 16 años que fui y que pasó por todas estas cosas –añadió–. Para lograrlo tuve que cambiar físicamente. Es cierto, bajé de peso, pero fue bajo la supervisión de un nutricionista y de mi madre, de la directora y de los productores. Fue un ambiente muy seguro para mí”. No temió sufrir una recaída porque en su adolescencia, puntualizó, no estaba tan informada sobre los riesgos de la anorexia y cometió errores que ahora no podían ocurrir.

Collins también desveló que mientras filmaba To the bone tuvo que hacer la promoción de La excepción a la regla –el filme de Warren Beaty que le valió la nominación al Globo de Oro a mejor actriz–, por lo que varias publica-ciones no quisieron ponerla entonces en portada, ya que aunque sabían que había bajado de peso para un papel no querían promover como modelo la imagen de una mujer tan delgada. En lugar de ofenderse, Collins se siente orgullosa de que haya sido así, ya que a su juicio fue una actitud responsable por parte de los editores.

Aunque ciertamente tanto su intención como la de la directora del filme fue la de difundir para poder prevenir, no han faltado quienes señalan que la cinta también puede funcionar como un desencadenante para quienes tienen conflicto con su imagen y que el retrato meticuloso de las estrategias de la protagonista para bajar de peso puede llevar a intentar emularlas por quienes sufren la enfermedad. La actriz no se ha amedrentado frente a las críticas y ha replicado: “Estoy muy orgullosa de lo que hemos hecho, porque si logramos que continúen las conversaciones sobre un desorden del que raramente se habla, hemos logrado nuestra misión”

”.

Loading...