Los 70 de Arnold Schwarzenegger

Si alguna vez fue envidiado por ser la estrella más popular de Hollywood, por ser inmensamente rico y por haberse casado con una integrante de la familia Kennedy, hoy en día la envidia continúa de una forma completamente diferente: todos quieren llegar a los 70 años luciendo como Arnold Schwarzenegger.

Aunque hace exactamente una década superó con éxito una importante cirugía a corazón abierto, quien nació en las afueras de Graz, en Austria, un 30 de julio de 1947 sigue entrenándose diariamente, y quienes han tenido la suerte de parar en el mismo hotel que Arnold en sus constantes viajes por el mundo pueden atestiguar de su presencia en el gimnasio a horas muy tempranas, siempre afable y dispuesto a hacerse una selfie con quien se le acerque.

Este hombre que empezó a levantar pesas a los 15 y a los 20 ganó el título de Mr. Universo, convirtiéndose en la persona más joven en lograrlo, puede decir que a los 70 sigue manteniendo una agenda muy intensa. Más concentrado en la defensa del medio ambiente y su lucha contra el calentamiento global que en tratar de mantener un lugar como estrella hollywoodense, quien fue dos veces gobernador de California se reunió la semana pasada con su sucesor, Jerry Brown, para apoyar la sanción de nuevas leyes contra el calentamiento global.

En el evento, realizado en San Francisco la semana pasada, Arnold no desaprovechó ninguna oportunidad para criticar a Trump, con quien mantiene una rivalidad que va más allá de sus diferencias políticas y de haberlo sucedido brevemente en el puesto de presentador del reality The Apprentice.

Arnold, que participó por última vez en una superproducción dos años atrás, cuando volvió a encarnar a su personaje más famoso en la fracasada Terminator: Génesis, que apenas recaudó 90 millones de dólares en Estados Unidos, ha concluido dos películas como actor que por ahora no tienen fecha de estreno. En la comedia de acción Why we are killing Gunther” (Por qué estamos matando a Gunther), en la que es la única figura de renombre, encarna a un asesino a sueldo y también ha participado en la producción rusa Journey to China: The mystery of iron mask (Viaje a China: el misterio de la máscara de hierro), en la que comparte cartel con el veterano Jackie Chan y los septuagenarios Rutger Hauer y Charles Dance.

Si bien su visita a Cannes en mayo para promocionar su participación como narrador en el nuevo documental submarino de Jean-Michael Cousteau, Wonders of the sea 3D (Maravillas del mar 3D) provocó amontonamientos de fans a su paso, los resultados en la taquilla de sus más recientes estrenos son francamente desalentadores: Maggie no logró superar los 200.000 dólares, Los mercenarios 3 arañó los 40 millones y Sabotage apenas superó los 10.

En abril de este año, Una historia de venganza, que pudo verse en algunos cines de España, tuvo que conformarse con un estreno norteamericano vía internet, lo cual explica que varios proyectos, como una reunión con Danny DeVito para una secuela de Los gemelos golpean dos veces a la que se sumaría Eddie Murphy y una nueva aventura de Conan no terminen de concretarse. Sin embargo, todo puede esperarse del actor que hizo pronunció el famoso “volveré”. James Cameron recuperará los derechos norteamericanos de Terminator el año entrante y ya planifica una nueva trilogía junto a David Ellison, que posee los del resto del mundo. Cuando se le consultó a Schwarzenegger si estaba interesado en volver a meterse en los zapatos del cyborg por quinta vez dijo que sí sin dudarlo un instante.

Loading...