Inicio Chiiist! Los problemas familiares de Aritz (‘GH 16’) a causa de su orientanción...

Los problemas familiares de Aritz (‘GH 16’) a causa de su orientanción sexual y su paso por el programa

Los problemas familiares de Aritz (‘GH 16’) a causa de su orientanción sexual y su paso por el programa

4 AÑOS

El exconcursante confiesa no tener relación alguna con su abuela a raíz de su paso por el reality de Telecinco.

Aritz Castro entró en la casa de ‘Gran Hermano 16’ haciéndose llamar ‘el tipo del sombrero‘, asegurando no ver nunca la televisión y que ni siquiera tenía el aparato en casa. Tras varios meses de convivencia en Guadalix de la Sierra, el vasco volvió a salir de plano de las cámaras de televisión para convertirse en un hombre de a pie -dentro de las posibilidades-. Pero su paso por el programa todavía sigue teniendo cierta repercusión en su yo del presente y así lo ha querido contar el mismo a través de su cuenta de Twitter.

Allí explicó que desde que salió en ‘Gran Hermano’ perdió todo tipo de contacto con su abuela tanto por el miedo a hablar de lo que se pudo ver a través del programa así como de su orientación sexual también descubierta en Guadalix de la Sierra: «Es una señora encantadora, pero nunca he sabido cómo abordar el tema sin réplicas o sin tener que explicar ciertas cosas que no tienen explicación«, se desahogaba.

Aún que Aritz reconoce que intentó llamarla en numerosas ocasiones, nunca nadie llegó a responder al otro lado del teléfono, algo que le duele profundamente por todos los momento que no han estado compartiendo en estos ya 4 años: «Cada día que pasa es un día más sin disfrutar de su compañía, de su cariño, de su fuerte carácter y su manera brusca de decir las cosas», se lamenta: «Quiero abrazarla y decirle que la quiero mucho y que no olvido todo lo que ha hecho por mí. Quiero y no puedo y me duele».

Por miedo e incertidumbre

El ex Gran Hermano siempre se ha lamentado de su particular forma de ser introvertido que le impide hablar abiertamente de sus sentimientos y problemas como el resto de personas. Durante el concurso llegó a asegurar que le resultaba mucho más fácil exponer sus sentimientos con personas desconocidas que con los de su propio entorno. Es precisamente este mismo miedo e «incertidumbre» como el dice la que le impidió, minutos antes de escribir en sus redes, llamar a su abuela. «Colgué justo antes de escuchar el primer tono«, asegura.