Los secretos más ocultos de Tom Cruise en el rodaje de ‘Risky Business’

Tom Cruise empezó a abrirse un futuro prometedor hace 34 años, cuando rodó Risky Business (1983) a las órdenes de Paul Brickman. Por aquel entonces tenía solo 20 años y era un joven ambicioso que apuntaba maneras. Lo más recordado de la película es la escena en la que el personaje de Cruise comienza a bailar en ropa interior en el salón de su casa al son de Old time rock and roll, así como sus escenas subidas de tono con Rebecca de Mornay, con la que tuvo un breve affaire.

El filme le catapultó a la fama de inmediato. Sin embargo, lo que no sabíamos hasta ahora era cómo afrontó el actor el rodaje y el comportamiento que tuvo con el resto de compañeros mientras su rostro todavía no era tan conocido. Curtis Armstrong, que interpretaba a Miles y que luego también se haría popular por sus intervenciones en La revancha de los novatos y la serie Luz de luna, ha publicado un libro de memorias donde recoge algunos secretos de Cruise en aquella época. Aunque el ejemplar, que lleva por título Revenge of the Nerd, no sale a la venta hasta el próximo 11 de julio, Armstrong ha hablado de él para The Hollywood Reporter. “Era un mentecato, un chico ligeramente torpe e inseguro que interpretaba roles que cualquier joven podría hacer”.

Tom Cruise en un fotograma de 'Risky Business' Tom Cruise en un fotograma de ‘Risky Business’ (John Avnet Production)

Entre sus declaraciones destaca que cuando vio por primera vez a Tom ya tenía esa sonrisa perfecta con la que ha enamorado a tantas admiradoras. “Luego me llamó Miles. Siempre me llamaba por el nombre de mi personaje. En ese momento, pensé que era parte de su proceso de interpretación. O podría ser que simplemente no sabía mi nombre”, comenta Armstrong en el libro.

Pero lo que más le sorprendió al actor fue su dedicación a la lectura de la Biblia por las noches y al hecho de que fuera un cristiano ejemplar. Y es que Armstrong recuerda cómo Cruise se negaba a tomar una copa después de los rodajes y se recluía en la habitación alegando tener trabajo pendiente, algo que le parecía muy extraño. Por eso, una noche se acercó hasta su habitación y relata lo que vio de la siguiente manera:

“Volviendo tarde una noche, encontré a tres o cuatro muchachas jóvenes, sospecho que casi de veinte años, en la entrada del cuarto de Tom. Recuerdo haber pensado: ‘Tom va a estar realmente molesto si estas chicas con ganas de fiesta interfieren con su lectura de la Biblia’. Así que les pregunté, con toda la severidad que me ofrecían mis 28 años, si había algo que yo pudiera hacer para ayudarles. Me miraron y, en ese momento, la puerta de Tom se abrió y otra chica salió peinándose y bajó por el pasillo mientras la primera en la cola se metía en su habitación”.

Tom era un joven que sabía bastante sobre cómo gestionar el tiempo y entendía cómo manejar de forma exitosa el estudio de la Biblia y las mamadas”

Curtis Armstrong

Actor

Armstrong relata luego que aquella noche se fue a la cama “pensando me lo tenía merecido por no ser religioso”. Y comenta con ironía sobre Cruise: “Era un joven que sabía bastante sobre cómo gestionar el tiempo y entendía cómo manejar de forma exitosa el estudio de la Biblia y las mamadas”. El intérprete tampoco oculta que se sintió sorprendido por el espectacular éxito de Tom tras la película y sobre todo cuando empezaron a circular varios rumores sobre su homosexualidad.

En Risky Business, Cruise encarnaba a un joven universitario y responsable que se quedaba solo en casa una temporada y decidía desatar su lado más salvaje contratando los servicios de una prostituta (Rebecca de Mornay) de la que acababa enamorándose. Pese a que las críticas no fueron muy favorables, Cruise fue nominado a un Globo de Oro en la categoría de mejor actor de comedia.

Armstrong describe a Cruise en su libro como “un chico ligeramente torpe e inseguro que interpretaba roles que cualquier joven podría hacer”

Loading...