Los secretos y detalles de la boda de Pippa Middelton

La Iglesia de San Marcos es el escenario de una de las bodas más esperadas y mediáticas del año, hasta el punto de que, por cobertura, parece un enlace Real. Pippa Middleton (33) y el empresario James Matthews (41) se darán el “sí quiero” en una ceremonia de la que van trascendiendo algunos detalles, como que será bastante íntima y solo se esperan unos 150 invitados.

Según apuntan varios expertos y recoge la revista Semana, a pesar del perfil bajo al que hacía referencia la pareja para hablar de su boda, el coste del enlace rondará las 250.000 libras (unos 300.000 euros), un precio a tener en cuenta si consideramos que el coste medio de una boda de la Reino Unido es de 16.000 libras (18.000 euros). Lo que está claro es que en este caso concreto, el dinero no parece ser ningún problema, ya que Matthews posee una de las fortunas más grandes de Inglaterra, por lo que está cantidad resulta irrisoria. El anillo de pedida, gesto que hizo “rodilla en tierra”, le costó 275.000 euros.

Lujo íntimo

La hermana de la Duquesa de Cambridge asistió el lunes, según explica la revista ¡Hola! al exclusivo spa de Londres ‘Santi’, situado en South Kensington. Este centro de bienestar y belleza cuenta con un amplio abanico de tratamientos entre los que se encuentran masajes de aromaterapia por unos 80€, tratamientos faciales para renovar la piel por 70€, una manicura de lujo por unos 45€ o una pedicura con la misma exclusividad por unos 60€.

Aunque la tradición anglicana especifica que las puertas del recinto- en este caso la citada iglesia de San Marcos- deben quedar abiertas durante cualquier celebración, Pippa ha solicitado que se cierren por una cuestión de privacidad y seguridad. Como el templo es pequeño, unos 30 asistentes tendrán que ser colocados en la sacristía, donde se pondrá un altavoz y una pantalla para que puedan ver lo que ocurre en el altar. Wegún publicó The Wall Street Journal, la novia impuso a los invitados la máxima de “no ring, no bring” para que no acudieran invitadas que no estuvieran prometidas. Una portavoz de la iglesia ha informado de que el reverendo Nick Wynne-Jones, párroco del templo, oficiará el servicio religioso.

Un palacio de cristal

Tras la ceremonia, todos los invitados han sido convocados en una residencia que la familia Middleton tiene en Bucklebury, una preciosa casa valorada en seis millones de libras (siete millones de euros). Además, Pippa ha mandado construir un palacio de cristal gigante cerca de la casa, una estructura que ha sido trasladada especialmente desde Bélgica y que ocupa un espacio de 18 hectáreas.

Si precisamente Pippa Middleton se dio a conocer mundialmente tras ejercer de dama de honor para el enlace de su hermana, se espera que, en esta ocasión, sea la propia Duquesa de Cambridge la que ahora brille a su lado, aunque hay quien niega esta posibilidad precisamente para no eclipsar la ceremonia. Lo más probable es que la esposa del príncipe Guillermo haga la lectura, mientras que sus hijos, George (3) y Charlotte (2), actúen como pajes. En la boda de la duquesa acudieron 1.900 invitados.

Invitados ilustres

Una de las fotografías más buscadas del enlace será la del príncipe Harry, con su nueva pareja, Meghan Markle, en el que será su primer acto oficial de cierta relevancia junto al hijo de Carlos de Inglaterra. Se especula que la joven ha llegado unos días antes para estar en compañía del nieto de la Reina Isabel II y toda la familia. Además de los Duques de Cambridge, también asistirá el hermano de Pippa, James Middleton con su novia, Roger Federer con su mujer y numerosos rostros de la alta sociedad británica.

También ha trascendido que el padrino del novio será su hermano, Spencer Matthews, una de las caras más conocidas de la pequeña pantalla y alguien que asegura en público que se ha acostado con más de 1.000 mujeres. Más misterios hay en torno a la asistencia de la novia de este, la modelo Vogue Williams, que según especulan algunos tabloides británico habría sido vetada por la propia Pippa ya que apenas llevan unos meses saliendo juntos.

El vestido, el secreto mejor guardado

El secreto mejor guardado es, sin lugar a dudas, cómo será el vestido de la novia. Diseñadores como Alexander McQueen, que ya vistió a su hermana el día de su boda, Suzanne Neville, Amanda Wakeley o Giles Dacon están en todas las quinielas. Lo que sí parece seguro es que será de color blanco y al estilo tradicional modernizado, con velo de 2.000 euros. Pippa ha sugerido a las mujeres que lleven un segundo traje para estar más cómodas en la segunda parte de la ceremonia, que tendrá lugar con el inicio del baile.

No se espera en el enlace la presencia de fotógrafos o la cesión de fotos oficiales, aunque se especula que la pareja podría donar alguna imagen con fines solidarios. Aún así, hay algunos medios que publican que los novios podrían dejarse fotografiar a la entrada de la iglesia, y que también se pueda efectuar alguna estampa ya cuando sean marido y mujer. Tampoco ha trascendido nada sobre su luna de miel, aunque parece que eso tampoco es problema para ellos ya que James posee uno de los resorts de lujo más importantes del mundo en el Caribe.

La pareja se casará en una iglesia del siglo XII y se trasladará a los jardines privados de la familia Middleton

Loading...