Louis B. Mayer, el león de la Metro

Louis B. Mayer desde sus escasos 1’68 metros de estatura consiguió dominar el palmarés de Hollywood durante tres décadas. Tachado de tirano, logró construir un imperio de celuloide. Amado y odiado, su talento para manejar los entresijos de la industria cinematográfica le convirtió en el todopoderoso magnate de la era dorada de los grandes estudios.

-Hijo de chatarrero, L.B.M. nació en Minsk (actual Bielorrusia). Su familia emigró a Canadá, donde su padre abrió su propio negocio. Louis extendió la empresa hasta Los Angeles, donde participó en la construcción del Gem Theater, que sería la primera sala de proyecciones de su cadena.

-El emblemático león de la MGM existió realmente: su nombre artístico era Leo, pero en realidad fue “interpretado”a lo largo del tiempo por tres felinos diferentes: Slats, Tanner y Jackie.

La paternidad de los Oscar puede adjudicársele, dado que durante una comilona concertada por el magnate se concibió la idea de los que han pasado a ser los más importantes galardones de la industria del cine.

– El cínico seductor Clark Gable, en el papel de Rhett Butler de Lo que el viento se llevó, fue objeto de una disputa familiar. Seiznick se vió obligado a pactar con L.B.M., su suegro, el contrato del galán, preciado objeto de su plantilla.

-Su intuición acompañó a su talento empresarial: el magnate supo descubrir a la gran estrella Ava Gardner, ‘el animal más bello del mundo’. Tras ver una prueba de la aspirante a actriz, dictaminó: ‘No sabe actuar, no sabe hablar, pero es deslumbrante’

-Durante nueve años fue la persona mejor pagada de EEUU con su salario anual de 1’3 millones de dólares.

L.B.M. despreciaba la innovación y apostaba por repetir las fórmulas exitosas hasta la saciedad. Demostró así su genialidad como hombre de negocios, ya que el público se fidelizaba a sus estrellas, que repetían roles casi idénticos película tras película. Esta regla sigue funcionando en el show business actual, en el que si una idea funciona se transforma en una saga, como James Bond o Spiderman, o se prolonga con segundas, terceras y cuartas partes.

Llegó un acuerdo con el amo de la prensa estadounidense, William Randolph Hearst, que quería convertir en estrella a su amante, la pésima actriz Marion Davies. A cambio Mayer obtuvo el apoyo incondicional de la poderosa cadena de periódicos y revistas de Hearst para promocionar sus películas.

Mantuvo una relación sentimental con Ann Miller,  famosa bailarina y actriz, partenaire cinematográfica de actores de la talla de Fred Astaire, Gene Kelly y Bob Fosse. Su relación jamás se formalizó, por expresa prohibición de la madre de la bailarina.

-Se preciaba de poseer una mano dura capaz de dominar a las estrellas de sus estudios. Con él nació el star system, que consistía en crear de forma planificada estrellas a las que se mantenía vinculadas a los estudios con modestos contratos y un férreo control de su imagen.

– Al final de la década de los 50 la rebeldía de sus estrellas marcó el inicio de la decadencia de su sistema. Marilyn Monroe y Katherine Hepburn, entre otras, al tomar conciencia de su poder consiguen elevar su cotización.

Louis B. Mayer solo sobrevivió siete años a la decadencia de su criatura, la MGM.

A su entierro acudió una gran multitud. Su colega Samuel Goldwin afirmó: ‘La única razón por la que tanta gente viene a su entierro es para asegurarse de que realmente está muerto’.

13 de febrero 1928: productor de Hollywood Louis B. Mayer (1885 - 1957), nacido Ezemiel Mayer, jefe de producción de MGM y uno de los fundadores de AMPAS, (La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas) junto a uno de sus automóviles.
13 de febrero 1928: productor de Hollywood Louis B. Mayer (1885 – 1957), nacido Ezemiel Mayer, jefe de producción de MGM y uno de los fundadores de AMPAS, (La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas) junto a uno de sus automóviles. (Propias)
Retrato de Louis B. Mayer tomado el 1 enero de 1935
Retrato de Louis B. Mayer tomado el 1 enero de 1935 (Propias)
Loading...