Luces y sombras de Caytlin Jenner

Poco más de dos años han pasado desde que se sentara en el plató de Diane Sawyer para confesar que era una mujer. En ese entonces todavía mantenía su nombre, Bruce Jenner y a Sawyer no quiso desvelarle que nombre había elegido para su nueva etapa vital. Tampoco habíamos visto la famosa portada de Vanity Fair en la que Jenner lucía un bañador blanco. El titular, Llamadme Caitlyn, revolucionó el mundo: en solo una hora se convirtió en trending topic mundial.

Nacido en Nueva York, en 1949, Bruce Jenner fue un deportista de élite –llegó a ganar dos medallas de oro olímpicas–, habilidad que le ayudó a encontrar refugio frente a sus inseguridades. Superó la dislexia, padeció abusos escolares y jugó al fútbol americano. Con 26 años, en el 76, participó en los Juegos Olímpicos de Montreal, donde ganó la medalla de oro en la prueba decatlón. Un atleta amateur que pasó a ser uno de los mejores del mundo. “Quería demostrar mi virilidad”. Cuando dejó el deporte se dedicó a la televisión y se convirtió en toda una celebrity.

A principios de los 90 conoció a Kris Kardashian. Fue un amor a primera vista, se dieron el sí quiero cinco meses después de haberse conocido, en 1991. Su matrimonio duró 23 años. Jenner es padre biológico de Kendall y Kylie, padrastro del resto del clan Kardashian –adoptó los cuatro hijos de su exmujer– y padre de otros cuatro vástagos que tuvo con matrimonios anteriores. Alcanzó la felicidad en 2015, a sus 65 años, cuando su espíritu logró desembarazarse de su cuerpo.

Su transformación de Bruce en Caitlyn, pausada y medida, le convirtió de la noche a la mañana en el personaje transexual más influyente del mundo. Luchó por la comunidad LGTB y se enfrentó a tres barreras muy complicadas –mujer, mayor de 65 y transexual–. Fue condecorada por su valentía en los premios EPSYs 2015 y estrenó su propio reality I am Cait. Pero tan rápido como saboreó las mieles del éxito, descendió a los infiernos.

En febrero de 2015, Caitlyn sufrió un fatídico accidente de tráfico que provocó la muerte a la mujer que ocupaba el otro vehículo con el que colisionó. Esto hizo que Jenner se enfrentase a una más que probable pena de prisión, aunque el juez acabó desestimando los cargos y la dejó en libertad. Pero las cosas nunca volvieron a ser como antes. Su popularidad cayó en picado, situación que empeoró cuando apoyó a Donald Trump en las pasadas elecciones, defraudando al colectivo LGTB por ser uno de los candidatos que menos los apoya. “Fue más fácil salir del armario como transexual que como republicana”, bromeó. Poco después lo intentó arreglar manifestando su disconformidad con la decisión que tomó Trump de prohibir a los menores transexuales utilizar baños públicos correspondientes a su identidad de género.

Para celebrar sus dos años como mujer, Caitlyn –con ‘c’ y no con ‘k’ para diferir del clan Kardashian– ha vuelto al lugar donde empezó todo: el programa de televisión de Diane Sawyer. Ha aprovechado la ocasión para promocionar sus memorias The secrets of my life que acaban de salir a la venta y por las que cobró un anticipo de cuatro millones de dólares. Un libro donde narra en primera persona las dificultades a las que tuvo que enfrentarse con su cambio de género desde que fuera un niño llamado Bruce.

Sus páginas no dejan títere con cabeza y se han convertido en la nueva bomba del clan Kardashian. En el libro confirma su operación de cambio de sexo. “La cirugía ha sido un éxito y me siento maravillosa y liberada. Estaba harta de esconder mi pene”. Jenner explica que odiaba su cuerpo musculoso, que usaba “bragas y sujetador” debajo del traje de negocios, que robaba el maquillaje de sus hijas y desvela cómo eran sus relaciones íntimas con Kris. Narra que uno de los peores momentos a los que tuvo que enfrentarse fue a la incomprensión de su familia. De hecho, culpa directamente a su ex mujer de haberle “empujado de nuevo al armario” y haberle negado su propia identidad. La matriarca de las Kardashian ya se ha pronunciado ante el libro: “Todo es mentira”.

Desde siempre y en medio de la polémica, las Kardashian siempre se han mantenido unidas. Sin embargo, cuando Caitlyn anunció que era una mujer, su relación con la familia no ha vuelto a ser la misma. ¿Le devolverán el éxito las 368 páginas de secretos y confidencias sobre la familia Kardashian?, ¿O esta guerra familiar le llevará al auténtico declive?

Loading...