Inicio Chiiist! Magdalena de Suecia y Chris O’Neill, los grandes ausentes en los Premios...

Magdalena de Suecia y Chris O’Neill, los grandes ausentes en los Premios Polar Music 2019

Un año más ha tenido lugar la entrega del Premio Polar Music y un año más se ha organizado una gala en la que ha estado prácticamente toda la Familia Real Sueca. Los Bernadotte tienen un gran compromiso con estos galardones, y por eso marcan esta cita en el calendario real para estar siempre presentes.

Es costumbre que también acuda la Princesa Magdalena e incluso Chris O’Neill, que aunque no tiene funciones oficiales al haber renunciado a títulos y honores para seguir con su carrera como financiero, ejerce de acompañante de la Duquesa de Hälsingland y Gästrikland. En esta ocasión, no ha sido posible ver a la pareja principesca.

Gran presencia real

Aunque ambos están en Suecia una vez que Chris O’Neill voló desde Miami con sus hijos Leonor y Nicolás de Suecia después de que los niños se recuperaran de una infección de oído, se han convertido en los grandes ausentes. El motivo es que la hija menor del Rey de Suecia tenía un compromiso adquirido previamente relacionado con su libro ‘Stella y el secreto’ que la propia Magdalena presentó el pasado 4 de junio.

Fue una pena no ver al matrimonio real, pero no se puede decir que no haya habido presencia de la dinastía Bernadotte. No faltaron los Reyes Carlos XVI Gustavo y Silvia, así como la Princesa Victoria, con un vestido rosa muy favorecedor, y el Príncipe Daniel de Suecia.

Tampoco se lo perdieron el Príncipe Carlos Felipe y Sofia Hellqvist, así como la Princesa Cristina y su marido, Tord Magnuson. La hermana y el cuñado del Monarca apenas tienen actos de representación, pero no dudan en acudir a los Polar Music año tras año si nada lo impide.

En esta ocasión, los galardonados fueron el hiphopero Grandmaster Flash, la violinista Ann-Sophie Mutter y la fundación Playing for change. Todos ellos fueron distinguidos por su especial contribución a la música. La ceremonia tuvo lugar en el Gran Hotel de Estocolmo, donde se celebró una gala por todo lo alto en la que la única pena fue la citada ausencia de Magdalena de Suecia y Chris O’Neill. No todo puede ser perfecto.