Mala uva: Cristina Pedroche y su vestido para Nochevieja atacan de nuevo

Anda Papá Noel un poco mosqueado últimamente porque le ha salido una competidora que le está haciendo sombra aunque, a diferencia de él, trabaja más días al año. Todo hay que decirlo. Aún así, nos solidarizamos con el señor Noel que asiste perplejo desde hace tiempo a un cambio de prioridades en los hogares españoles. Y es que a la expectación que genera su llegada cuando no queda atrapado en el interior de una chimenea que encima está encendida, hay que unirle ahora el misterio generado año tras año en torno a una cuestión más polémica que el hecho de aparcar su trineo con renos en zona azul. Y es que los niños y las niñas españoles, y por prolongación sus padres, ya no se preguntan qué les traerá Papá Noel. A día de hoy la pregunta que triunfa en la calle es, ¿qué vestido llevará Cristina Pedroche para hacer las campanadas?

Sí, amigos. Esto sí que es una buena campanada. Para los dummies que suelen visitar esta sección atraídos por un mundo que desconocían, explicaremos que la tal Pedroche es un personaje televisivo- no es periodista- que saltó a la fama como colaboradora del programa Sé lo que hicisteis en 2010 y que, desde entonces, se ha paseado por diferentes platós generando polémica por todo lo que dice y por cómo lo dice. En 2015 se casó con el cocinero Dabiz Muñoz y desde entonces se han agotado las existencias de azúcar en el país porque no hay día en el que no salga uno u el otro para anunciarnos que se quieren mucho. Cosa que desde esta sección celebramos pero agradeceríamos que se fueran a un hotel o que nos dosificaran las dosis.

Cristina Pedroche y Carlos Sobera dando las Campanadas 2015
Cristina Pedroche y Carlos Sobera dando las Campanadas 2015 (Atresmedia)

Pero si algo pone a Cristina Pedroche en el foco mediático es el elenco de vestidos que elige para presentar las campanadas de Fin de Año, algo que hace en Antena 3 desde el 2014. Para resumir: la chica es noticia por lo que deja de enseñar, más que por lo que enseña. Pero más allá de su voluntad exhibicionista, el problema es que se perdió alguna clase sobre cómo no ser hortera sin pasar frío en el intento. Y así estamos, en plan déjà vu desde hace cuatro años rezando para que esta vez no se nos atragante ninguna uva mientras imaginamos el viruji que debe estar pasando e intentamos investigar donde habrán quedado los pedazos del vestido que han recortado sus estilistas como si fueran el gobierno con las pensiones. Y nosotros que pensábamos que cuando hablábamos de recortes televisivos nos referíamos a otras cosas…

Con este panorama intelectual os podéis imaginar que a falta de pocos días para que se termine el año ya se está hablando del tema. Ella misma lo ha hecho esta semana para la revista Diez minutos para darnos este titular: “El vestido de este año será atrevido, irreverente y transparente”. Bien. Teniendo en cuenta la muestra a la que nos ha sometido cada edición la pregunta es clara: ¿Cuándo no ha sido tu vestido atrevido, irreverente y transparente, Cristina? ¡Si hasta el estilista de Lady Gaga se empieza a fijar en tus outfits! Decir eso es como si entrevistan a Tarzán y el titular es: “Aviso que este año voy a saltar de árbol en árbol con un tanga de leopardo” ¡Sorpresa!

Cristina Pedroche campanadas 2017
Cristina Pedroche campanadas 2017 (A3)

Así que para aquellos a los que os gusta hacer quinielas aunque no ganéis nunca, os voy a dar cuatro posibilidades que seguro que puede estar sopesando nuestra Mamá Noel:

1- Acudir directamente al llamado ‘body paint’, es decir, pintura corporal. Nos ahorramos el vestido, la transparencia es total y además le añadimos un poco de imaginación al diseño. Por ejemplo un, Dabiz te quiero enorme o dibujarse un entrecot por todo el cuerpo.

2- Vestido con pancarta. Nada, dos tirantitos, una pancarta para tapar las partes más íntimas y un eslogan chulo. Por ejemplo algo así como “el 2018 está bien, pero el 155 nos mola más”. Seguro que algunos partidos políticos financiarían esa pancarta por lo que sería toda una diva anuncio, que se ahora se lleva mucho.

3- Doce uvas pequeñas repartidas por todo el cuerpo y unidas por pequeños hilos que le den al vestido un toque galáctico o cósmico. Si hace mucho frío este año podemos cambiar las uvas por melones pero corremos el riesgo de ver titulares en la prensa como este: “Despedimos el 2017 con los melones de Pedroche”. Algo a lo que no por estar habituados tenemos que ir pregonando de forma soez.

4- Y la cuarta opción, la idea que realmente sería revolucionaria y la que aconsejamos desde aquí es que aparezca con un vestido normal, esto es, que aparezca vestida. Jersey de cuello alto y vaqueros. Pam. Quizás así nos ahorraríamos debates y polémicas insulsas solo empezar el año, un catarro ajeno y, lo más importante, valorar a una comunicadora por sus aptitudes y habilidades ante la cámara, no por su forma de vestir. Cuando la gente habla más de tu vestido que de ti es que alguna uva nos ha salido rancia. Y, sin que nadie se nos ponga de mala uva, creemos que hay mejores maneras de darle la bienvenida al 2018.

Cristina Pedroche a y su marido David Muñoz luciendo el polémico vestido con transparencias de las campanadas
Cristina Pedroche a y su marido David Muñoz luciendo el polémico vestido con transparencias de las campanadas (Instragram)
Loading...