Mallorca pierde celebridades

Dos de las más destacadas celebridades que solían animar años atrás los veranos de Mallorca con su presencia, la estrella hollywoodiense Michael Douglas y la baronesa Carmen Thyssen, parece que se han cansado de la isla y están empeñados en vender las lujosas mansiones que poseen en ella.

Douglas busca con ahínco un comprador para su residencia en Valldemossa, que posee desde hace más de 25 años. Pero no lo consigue. Prueba de ello es que desde que la propiedad salió a la venta por primera vez hace dos años y medio ha ido reduciendo significativamente sus pretensiones económicas. Así, tras pedir por ella al inicio la friolera de 50 millones de euros, ahora solicita sólo 36,5.

La gran propiedad del actor en Valldemossa comenzó vendiéndose por 50 millones y ahora se oferta a 36,5

La finca de Michael Douglas, S’Estaca, es un conjunto de siete casas independientes con cinco apartamentos y diez dormitorios, un loft y dos casitas. Tiene capacidad para unas 20 personas y ocupa una extensión de más de 70 hectáreas con acceso directo al mar y espectaculares vistas gracias a su privilegiada ubicación en plena sierra de Tramuntana, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco.

La casa principal del complejo data aproximadamente de mediados del siglo XIX y fue comprada por el archiduque Luis Salvador de Habsburgo, primo del emperador Francisco José I de Austria (1847-1915), en 1878.

S'Estaca. La propiedad de Douglas, un conjunto de varias casas, está ubicada en la sierra de Tramuntana, en Valldemossa S’Estaca. La propiedad de Douglas, un conjunto de varias casas, está ubicada en la sierra de Tramuntana, en Valldemossa (GTRES)

Fue adquirida por el actor junto a su entonces esposa Diandra Luker. Tras el divorcio de la pareja en el 2000 –ese mismo año el intérprete norteamericano se casó con la actriz Catherine Zeta-Jones, su actual esposa– ambos acordaron disfrutar de la mansión medio año cada uno, pero a finales del 2014 decidieron ponerla a la venta. De momento, y mientras no encuentra comprador, Luker pasará unos días en Mallorca. Se espera que llegue esta misma semana. En cambio, no hay noticia alguna de que Douglas piense volver a veranear en Mallorca.

Por su parte, Carmen Cervera, la baronesa Thyssen, continúa también decidida a deshacerse de la llamada Villa Thyssen, que su marido y ella adquirieron en 1990 en Palma. La casa está a la venta por 6,4 millones de euros. La mansión, de acuerdo con la ficha de la agencia que comercializa la venta, cuenta con siete habitaciones y siete baños.

Situada a los pies del castillo de Bellver, dispone de mucha privacidad a pesar de estar a muy poca distancia del concurrido paseo Marítimo de la capital balear. La villa dispone de un jardín de más de 2.000 metros cuadrados con piscina, casa de invitados y una impresionante vista.

No es la primera vez que la villa mallorquina de los Thyssen sale a la venta. Tita Cervera ya lo intentó en el 2011, al parecer en busca de liquidez para su día a día. Previamente, antes de que falleciera el barón Thyssen, ya estuvo un tiempo en el mercado. En aquel momento, la mansión se encontraba en obras para transformarla en la lujosa casa que es ahora. Acabado el proceso de rehabilitación, y tras no haber encontrado ningún comprador, la casa fue puesta en alquiler. Algunas fuentes hablan de un alquiler en torno a los 5.000 euros mensuales.

De hecho, los Thyssen se han decantado más por disfrutar del verano en Eivissa. Es más, la baronesa sigue siendo una habitual de la isla blanca. Los lazos con Mallorca comenzaron a romperse tras la muerte de Luis Gómez-Acebo, duque de Badajoz y marido de Pilar de Borbón, pareja muy fiel durante años a los veraneos en Mallorca e íntimos del matrimonio Thyssen.

Loading...