Mario Biondo: siete argumentos para un asesinato

La muerte del operador de cámara Mario Biondo, acaecida en algún momento de la madrugada del 30 de mayo de 2013, presenta tantos interrogantes como irregularidades –a la luz del último informe pericial– su precipitado cierre. Una muerte absurda y sin explicación aparente fue la causa de que Santina D’Alessandro y Pippo Biondo, padres del joven, comenzasen una cruzada personal desde el otro lado del Mediterráneo. No habría sido así si la causa de la muerte hubiese sido de cualquier otra índole pero nadie como sus padres y hermanos, Andrea y Emanuela, conocían mejor a Mario y sabían que no tenía motivos para matarse: estaba buscando un hijo con su esposa, la presentadora Raquel Sánchez Silva, y junto a ella preparaba un proyecto de programa de viajes para televisión. Un suicida sin motivo y sin nota de suicidio.

Raquel llora desconsolada en el sepelio de Mario Biondo, en Palermo. Era el 6 de junio de 2013. Raquel llora desconsolada en el sepelio de Mario Biondo, en Palermo. Era el 6 de junio de 2013. (Gtres)

¿Suicidio o juego erótico?

En un primer momento, su viuda se alineó con la familia mediante un comunicado: “Mario no se suicidó. Mario quería vivir. Las circunstancias que rodean su muerte apuntan claramente a un trágico y desafortunado accidente. A estas alturas, lo único importante es la pérdida de un hombre que disfrutaba de una vida llena de planes y posibilidades (…). Mario se ha ido y es lo único que importa. Mario y yo teníamos una vida feliz. Respetad su memoria y ayudadnos a vivir este dolor en paz”. Sin embargo, el “trágico y desafortunado accidente” abrió una vía macabra que circuló durante mucho tiempo por redacciones y mentideros: ese mismo juego de autosatisfacción erótica al borde de la asfixia que le costó la vida a David Carradine. Tras aquellos primeros y devastadores días de desconcierto, la familia Biondo y su viuda se fueron alejando. Unos se negaban a aceptar el suicidio voluntario o accidental mientas la otra ansiaba pasar página y retomar su vida profesional cuanto antes. Los pocos bienes que poseía Mario (material fotográfico y una motocicleta fueron solicitados por sus padres) y, finalmente, la relación entre ambos lados del joven italiano quedaron truncadas para siempre.

Una intencionada destrucción de su memoria

Sin que su muerte fuese debidamente explicada, como veremos más adelante, llegó el segundo duelo para los Biondo. La familia de Mario tuvo que hacer frente no solo al dolor de su pérdida de Mario sino a la destrucción de su imagen en vida: aquella noche Mario discutió con Raquel, fue esa noche a un puticlub, Mario era drogadicto, Mario llamó esa noche a su camello, Mario era casi estéril y eso lo desesperaba hasta el punto de pensar en suicidarse. Y si no fue así, Mario murió masturbándose. Toda esa información fue filtrada a la prensa en octubre de 2013. ¿Por quién? ¿Con qué intención? El trágico episodio estaba cerrado en España pero los Biondo seguían haciendo ruido. Demasiado ruido.

Cinco peritos contradicen la explicación oficial

La familia Biondo solicitó una segunda autopsia, convencidos a esas alturas de que tanta basura arrojada sobre su hijo ocultaba algo. Si muy pronto creyeron que había sido asesinado, ahora estaban ya convencidos. El doctor Paolo Procaccianti, director del Instituto de Medicina Legal del Policlínico de Palermo y forense asignado al caso en Italia, fue el encargado. Desafortunadamente para la familia, no halló evidencias de la intervención de terceros en la muerte de Mario. Así lo firmó en un documento oficial. Pero no es menos cierto que el cráneo de Mario y su estómago fueron abiertos por primera vez. ¿Por qué no lo hizo el forense español? Algo no encajaba.

Los Biondo encargaron a otros expertos informes periciales y presionaron en la Procura de Palermo para que se recabaran nuevas testificales: así, los fiscales Calogero Ferrara y Claudio Camilleri viajaron hasta en dos ocasiones a Madrid para tomar declaración a distintas personas. Los peritos Giuseppe Iuvara –doctor especialista en Medicina Legal y de Seguros de la fiscalía de Ragusa– y Livio Milone – profesor de Medicina Legal en la Universidad de Palermo coincidieron en que la instrucción española fue torpe y negligente y que la segunda autopsia arrojaba indicios suficientes para creer que Mario murió asesinado. Los aportes de Corrado Cugno, especialista en radiodiagnóstico de los tribunales de Palermo, y Maurizio Cusimano, perito experto en balística e informática adscrito a los tribunales de Livorno, Foggia y Brescia, refrendan esa tesis e incluso demuestran que la estantería no podría haber sustentado físicamente a Mario durante su agonía.

La familia Biondo ha convocado una vigilia pública en memoria de su hijo esta noche a las 21 h. en una plaza de Palermo. La familia Biondo ha convocado una vigilia pública en memoria de su hijo esta noche a las 21 h. en una plaza de Palermo. (Santina D’Alessandro)

¿Qué hizo Mario aquella noche?

Según la información que los carabinieri proporcionan a la familia Biondo, nada de que lo se filtró a la prensa española relativo a aquella aciaga noche es cierto. O casi nada. Según la filtración de octubre a la que antes nos referíamos, Mario buscó en internet la dirección de un burdel en internet hacia las 2:00 am. Sin embargo, el vaciado de su ordenador que la fiscalía italiana realizó arroja un dato sorprendente: Mario apagó su ordenador a la 1:39, tal como consta en la información que maneja este diario. A partir de aquí, que gastase 150 euros de su tarjeta de crédito en el club de alterne, ¿resulta creíble? En efecto, el extracto no miente pero ¿fue Mario? Su familia cree que no. Tampoco entiende por qué desparecieron del PC varios gigas de información.

El demoledor informe de Lluís Duque

Por primera vez un experto español, motu proprio, decidía abordar el misterio. Lluís Duque, exmosso d’Esquadra y perito criminalístico, entra en contacto con los Biondo y les ofrece sus servicios. Ellos le envían copia de toda la documentación que consta en la fiscalía de Palermo y el informe pericial que firma Duque –a finales de agosto pasado y que La Vanguardia reveló en exclusiva el pasado martes– concuerda al cien por cien con las conclusiones de los Iuvara, Milone, Cugno y Cusimano: la única explicación para la muerte de Mario Biondo es el homicidio.

Homicidio: siete indicios demoledores

Los indicios, demoledores, que suman las aportaciones de estos cinco expertos, los resumimos aquí:

1. La postura del muerto es atípica, pues Mario está suspendido y no ahorcado de la pashmina, sus pies tocan el suelo.

2. En la segunda fase de la muerte por anoxia el sujeto experimenta convulsiones, sin embargo, la estantería de la que cuelga Mario está congelada en el tiempo y el espacio, nada se ha movido de su sitio.

3. La total rigidez cadavérica y la temperatura del cuerpo (“excesivamente frío”, según la Policía) hace pensar que Mario estuvo entre diez y doce horas muerto pero en una posición que no se corresponde con las señales que el proceso de muerte dejó en su cadáver. Creen los expertos que Mario murió tumbado boca arriba. ¿Quién y por qué habría movido el cuerpo posteriormente?

4. El cuello de Mario presenta un surco incompatible con el tejido de la pashmina y sí compatible con un cable o una cuerda. Es más, Mario aparece suspendido, con el cuello apoyado en la pashmina, y no ahorcado con ella.

Maurizio Cosimano ha reconstruido informáticamente la escena en la que fue hallado el cuerpo de Mario Biondo. Maurizio Cosimano ha reconstruido informáticamente la escena en la que fue hallado el cuerpo de Mario Biondo. (Otras fuentes)

5. El médico forense español entrega su informe al juez afirma en él que el resultado de la apertura del cráneo no reviste interés médico-legal, como tampoco lo presenta el estómago ni el cuello. Y todo ello fue recogido por el profesor Procaccianti en su informe de autopsia tras la exhumación del cuerpo embalsamado de Mario. Es decir, el forense español mintió. Falseó un documento público. Y a ese hecho, gravísimo en sí mismo, debemos añadir que el cerebro de Mario presentaba un golpe producido por un objeto romo, lo bastante como para aturdirlo. ¿Fue un suicidio?

6. Los fiscales y los periodistas italianos que viajaron a Madrid recabaron muchos testimonios, como hemos señalado. Nos interesa destacar uno muy llamativo, pasado por alto por la Policía española: David Ortiz, camarero de un bar en la calle Magdalena, donde vivían Mario y Raquel, aseguró que vio ambulancias frente al portal ese día a media mañana y supo que alguien, un joven, había fallecido. Sin embargo, el cuerpo fue hallado sin vida por la asistenta a las 17:00 de la tarde. No hubo más fallecidos aquel día en aquel lugar.

6. La Justicia italiana estuvo reclamando durante dos años y medio todo el material fotográfico relativo al hallazgo del cadáver y a la primera autopsia pero solo llegaron nueve fotos. Fue necesario que los fiscales italianos viajaran a España por segunda vez, en enero de 2016, para poder exigir el total de material, que fue incorporado al dossier Biondo. En esas fotos cualquier lego podía ver lo que los peritos italianos ya habían firmado, que Mario no pudo morir colgado de la estantería. Es más, existe una foto que hasta un niño señalaría en el juego de las siete diferencias: el cable de la PlayStation, que instaló Andrea Biondo cuando viajó a Madrid en 2012 ha desaparecido en la escena del… ¿suicidio?

BODA DE RAQUEL SANCHEZ SILVA Y MARIO BIONDO EN TAORMINA (SICILIA) 22/06/2012 BODA DE RAQUEL SANCHEZ SILVA Y MARIO BIONDO EN TAORMINA (SICILIA) 22/06/2012 (KPR/GSR)
Loading...