Marwan: “La humanidad parece poco dispuesta a entenderse y a comprender al otro”

Poesía y canción van de la mano en el proyecto musical de Abu-Tahoun Recio (Madrid, 1979), conocido musicalmente como Marwan, y que hace pocos días acaba de estrenar Mis paisajes interiores, un disco con once nuevas canciones y que incluye un poemario para cada uno de los temas del trabajo.

Tras lanzar en 2008 su primer disco, el cantautor es uno de los artistas más reconocidos en España por su capacidad para contar desde su posición historias y anécdotas que no solo emocionan sino que tienen el objetivo de remover conciencias, siempre con un lenguaje sencillo y directo. El mismo que un mordaz Marwan utiliza para responder este cuestionario. Sin regates. Sin fisuras. De cara y sin apenas pensar unas cuestiones sobre las cuales se esconden algunas de las mismas reflexiones que se reflejan en sus canciones.

Su mejor virtud: La empatía

Su peor defecto: El exceso de empatía (ríe). Quizá soy demasiado confiado

Un momento histórico: El instante en el que mi padre viene de Palestina y llega a Barcelona para buscarse una vida próspera y bonita

Un personaje histórico que le inspire: Nelson Mandela y Marcos Ana. Por su ejemplo sobre el perdón. Fueron dos hombres encarcelados injustamente y en la cárcel tuvieron tiempo para reflexionar y perdonar. Convirtieron la atrocidad en perdón, todo un ejemplo para una humanidad tan poca dispuesta a entenderse y a comprender al otro

Una película, una canción, un cuadro: Mi película favorita es El marido de la peluquera, es sublime lo que cuenta, cómo lo cuenta y la belleza de las imágenes y de la historia que sucede. Una canción que no puedo parar de escuchar nunca es The Blower’s Daughter, de Damien Rice; y una pintura que me emociona son los cuadros de soledad de Edward Hopper. Sino también cualquiera de Gustaf Klimt, como Árbol de la Vida

Su plato preferido: Tengo dos: el arroz negro bien hecho y el salmorejo

Recomiende un libro: Siddharta, de Hermann Hess. Es el libro definitivo sobre el ser humano

Un destino pendiente: Tengo muchas ganas de visitar Nueva Zelanda y de volver a África

Nos falta…Empatía, capacidad de compasión

Nos sobra...Embrutecimiento e incontinencia verbal. Parece que todo el mundo opina, grita y nadie se para a pensar

Loading...