Matt Damon: “En mi familia tenemos la regla de las dos semanas: es el tiempo máximo fuera de casa”

Su presencia junto a Willem Dafoe y el chileno Pedro Pascal en una gran superproducción china dirigida por Zhang Yimou puede ser interpretada como una muestra de que las cosas están cambiando en la forma en la que se hace cine, pero también es una muestra de que a Matt Damon le siguen fascinando los desafíos. El actor de 46 años no dudó en llevar a toda su familia a China durante seis meses para poder participar del rodaje, una experiencia que como cuenta aquí, resultó inolvidable para todos.

¿Cómo fue su experiencia rodando La Gran Muralla en China?

Asombrosa. Obviamente una de las razones por las que quise participar fue para trabajar con Zhang Yimou, que siempre fue un sueño para mí. Poder estar a su lado y ver cómo trabaja en una escala tan grande como la de esta película fue verdaderamente fascinante. Pero para poder hacer el filme me tuve que mudar a China con mi mujer y mis hijas durante seis meses. Fue una apuesta familiar muy complicada y una gran aventura para todos nosotros. Para mis hijas fue una gran experiencia y tienen ganas de volver. Y yo creo que ocurrirá, porque los actores de Hollywood van a darse cuenta muy pronto que tendrán que pasar mucho tiempo filmando en China, de la misma manera que antes lo hacían en Londres o en Atlanta.

¿Qué fue lo que más le impactó de China?

Creo que será una respuesta obvia, pero lo que más me impresionó fue precisamente la Gran Muralla. Caminar por ella y darme cuenta del esfuerzo humano que requirió construir algo así y cuánto tiempo llevó. Es verdaderamente espectacular.

¿La gente le reconoce por la calle?

No, soy bastante anónimo cuando estoy allí. Pero no es así con el elenco chino. Fuimos a Hong Kong un fin de semana. Andy Lau vive allí y es la estrella más importante de esa ciudad. Cuando hicimos Infiltrados, era un remake de una película de Hong-Kong y yo hice el papel que él hizo en ese filme. Eso ayudó a que nos hiciésemos amigos. Cuando le conté que iba a ir a Hong-Kong, como él también iba a estar allí, quedamos en encontrarnos en un restaurante donde le esperamos con mi mujer. Andy entró con una máscara quirúrgica, porque aunque la gente la usa en Beijing y no tanto en Hong-Kong, se la puso para poder pasar desapercibido. Era un restaurante muy elegante. Él lo eligió porque es uno de los dos a los que puede ir sin que le molesten. Y aún así, generó una conmoción cuando entró. Si nos hubiésemos encontrado en otro sitio, ni siquiera hubiéramos podido tener una conversación. Cuando Lu Han, que es una estrella de pop, llegó al rodaje, había 400 ramos de flores esperándole. Los tuvieron que poner en los pasillos del hotel porque no entraban en su cuarto. Eran de fans que querían desearle suerte en su primer día de filmación. Es algo similar a lo que experimenté en India. Allí las estrellas de cine generan disturbios si aparecen en público. Ciertamente hay diferencias culturales sobre cómo tratan a las celebridades en diferentes sitios. En Hollywood sólo te siguen los paparazzi…

¿Su familia siempre le acompaña en los viajes cuando va a filmar?

No siempre, porque es bastante complicado y requiere de mucha coordinación. En estos últimos dos años particularmente he estado mucho tiempo fuera de Los Ángeles. Marte, por ejemplo, se rodó en Budapest, pero Ridley organizó la filmación de tal manera que yo nunca estuve lejos de casa más de dos semanas. En mi familia tenemos la regla de las dos semanas. Ese es el máximo periodo de tiempo que puedo pasar lejos de casa. Y si hace falta que esté fuera más tiempo, entonces viajamos todos. Ridley me dijo que no hacía falta, que él tenía otras cosas para filmar con los otros actores y lo organizó todo para que no tuviera que arrastrar a todo el mundo. Vinieron de todos modos por un par de semanas a Budapest. Pero La Gran Muralla era tan compleja y China está tan lejos que decidimos que íbamos a ir todos a quedarnos allí. Conseguimos profesores para las niñas. Eso resolvió los estudios, porque tampoco nos quedamos en un mismo lugar el suficiente tiempo como para que ellas pudieran ir allí a la escuela.

¿Cómo les explicó a sus hijas más pequeñas la historia de los monstruos que la Gran Muralla intenta detener?

Les conté precisamente eso, que los monstruos iban a atacar y que la muralla fue construida para mantenerles alejados, eso es exactamente lo que ocurrió. Entonces les llevé a la Gran Muralla y participamos de un tour. No sé qué van a recordar cuando sean mayores. Creo que para la edad que tienen es mejor dejar que incorporen las cosas por ósmosis. Caminar por la Gran Muralla fue más que suficiente. Si les dices la época en la que pasaron las cosas, el tiempo que llevó construirla, o cuál es su extensión, no necesariamente lo recordarán…

Loading...