Paz Padilla, de acudir a Cáritas para comer a construir un imperio económico

Paz Padilla estaba hace tiempo más próxima al personaje de Chusa que interpreta en la serie La que se avecina que a la de millonaria que es ahora. La presentadora es una de las protagonistas de esta semana de la revista Lecturas que desvela cómo ha sido capaz de construir un imperio económico que cuenta con ocho propiedades en su haber, casi dos millones de activo en su empresa y dos prósperos negocios.

La publicación, a través de Pilar Eyre, asegurada la pasada semana que la humorista había ganado la batalla a Hacienda que le reclamaba una deuda cerca al millón de euros. Caso cerrado. Padilla ha reconocido en alguna entrevista que de niña solo podía comer pan con manteca y que se había visto obligada a acudir con su madre en más de una ocasión a Cáritas en busca de ayuda.

Una situación que es muy lejana de la que vive actualmente la presentadora, que ha sabido construir una exitoso imperio económico con la firma Polboart S.L, de la que es administrativa única y que atesora un activo de casi dos millones, según da a conocer Lecturas. La revista asegura que Paz Padilla tiene en hasta ocho propiedades a su nombre, y que tiene como buque insignia la mansión de Villaviciosa de Odón, que adquirió en 2005, y es donde vive con Anna, su primogénita.

Esta propiedad cuenta con 1.820 metros cuadrados de parcela, y casi 300 de vivienda. Con su empresa Polboart gestiona una casa rural en el pueblo del Empordà, Vilademuls. Can Miquelet es una masía del año 1700 ubicada en una finca de cuatro hectáreas con mucho valor ecológico. En temporada alta cuesta 3.000 euros la semana y 1.000 euros el fin de semana. A estas propiedades hay que unirle un piso en Cádiz de 94 m2, una vivienda unifamiliar en Premià de Mar, un piso de 52 m2 en Barbastre y otra vivienda en Villaviciosa de Odón de 58m2.

En esta localidad madrileña, Padilla también abrió un bar hace poco más de tres meses, que se une a su negocio rural en Girona. Su actual marido, Antonio Vidal, tal y como relata la misma publicación, reside en Cádiz con una hija fruto de otra relación. La humorista, que tiene siete hermanos, es una “hormiguita nada derrochadora, y que sabe valorar mucho el dinero porque nunca lo ha tenido”, según explica una fuente familiar para la revista lecturas.

Padilla debutó en un programa de humor en 1989 y lo hizo como cómica a nivel nacional en Genio y figura, donde pasó de ganar 100.000 pesetas (unos 600 euros) por su trabajo como enfermera a embolsarse casi 800 euros (130.000 pesetas) por programa. Padilla siguió trabajando en el hospital cambiando turnos a pesar del poder de los focos. Paralelamente a su carrera como cómica, a la que más tarde ha añadido su papel como presentadora y actriz, la andaluza ha tenido ojo por los negocios y ha sabido construir un imperio sólido muy alejado de la imagen que se suele tener de ella. Para algunos, un sorprendente patrimonio, logrado, según parece, gracias a una visión del negocio para la que ha necesitado de pocos consejeros.

La gaditana ha mejorado notablemente su tren de vida después de unos años difíciles cuando era niña

Loading...