Paz Padilla y su capacidad para provocar vergüenza ajena

pazpadilla

Paz Padilla demostró ayer, una vez más, su interminable capacidad para provocar vergüenza ajena. Su show con Marco Ferri fue deleznable. Si hace unos meses le destrozó un pantalón que llevaba el antedicho, ayer fue metida en una jaula para hacer una pequeña broma relacionada con su presunto enamoramiento.

Salió de la jaula para perseguir al interfecto por todo el plató. Ferri se metió en la jaula para protegerse y ella decidió regalarle sus bragas como señal de su amor incondicional. Tras pasarse por salva sea la parte el horario infantil, la dignidad humana y todo lo imaginable, el programa siguió como si nada.

Paz Padilla desmiente su marcha de Sálvame

Y es que Padilla no solo maltrata, de forma cada vez más virulenta, la lengua de Cervantes, también se dedica a hacer estos espectáculos quizás para recordarnos que es humorista. Nos llama la atención que después se critique el acoso sexual, o el maltrato, sacando pecho, operado, por la dignidad de las mujeres y se termine haciendo lo que se hace.

Todo sea por el espectáculo, pero nunca hay que olvidar que este tipo de actitudes ni hacen gracia, ni logran conectar con el espectador. Esos brotes “padillescos” han provocado ya algún que otro problema con invitados-recordamos lo sucedido con Tamara- e incluso con colaboradores. Que sea Mediaset, o el público, el que decida sobre la idoneidad de contar con Padilla como presentadora de un programa que en verano puede se visto también por menores. Sed vosotros los que opinéis sobre el último esperpento de Paz Padilla.

Vía | Telecinco

Loading...