Peter Dinklage sobre Donald Trump: “Me avergüenza la persona que está liderando nuestro país”

Era inevitable. Si bien su trayectoria es tan dilatada y variopinta como la que corresponde a un actor de 47 años, ahora mismo y para todos, Peter Dinklage es Tyrion Lannister. Así lo vimos sentado entre Raúl Arévalo y Álvaro Cervantes esta misma mañana, como si ocupase el Trono de Hierro que merecería la inteligencia y carisma de su personaje. Fue durante la presentación de la campaña de verano Mediterráneamente de Estrella Damm. Sin embargo… fue un espejismo. Cuando Dinklage se viste de detective privado canalla –chupa de cuero color ciervo y cuello abierto al estilo Tony Manero–, nadie recuerda al pequeño gran Lannister.

El actor de New Jersey es el protagonista internacional que este año se pone al servicio del estilo de vida que quiere transmitir la marca cervecera, noticia que La Vanguardia avanzó en exclusiva. Interpreta a Chad Johnson, una suerte de Señor Lobo en cuanto a su vertiente resolutiva, que lleva a Álvaro Cervantes en un viaje por su propia memoria. Cervantes (Los últimos de Filipinas), Ingrid García-Jonsson (Zona hostil) y Marcel Borràs (Polseres vermelles, Sé quién eres) desarrollan esta aventura onírica dirigida por Raúl Arévalo (Tarde para la ira) que une Sitges con Amsterdam.

“Un actor debe hacer distintas cosas, pasar de una a la siguiente. Esta fue una magnífica oportunidad de venir a rodar a Barcelona, rodar un proyecto interesante y mi respuesta fue sí enseguida. Conocía los distintos cortos realizados por Estrella Damm y creo que podrían servir de modelo para el trabajo que se hace en América. Para un actor es una propuesta muy atractiva participar en un proyecto con tanto talento. En cuanto si me gusta interpretar a personajes que a los que les gusta beber, es divertido”, explica Dinklage. ¿Cuántas cervezas se vio obligado Dinklage a tomar durante el rodaje? “Algunas, pero no eran reales; trabajábamos muchas horas y se nos hubiese subido a la cabeza. Sin embargo, después del rodaje… No lo sé, 30, 70 (risas)”.

Dinklage ya había conocía España gracia al rodaje de la séptima temporada de Juego de Tronos. “La comunicad cinematográfica española es muy pasional; me gusta el cine español, cuyo director más conocido en EEUU es Pedro Almodóvar; quisiera que trabajase más con actores norteamericanos. Me gusta el cine español en tanto en cuanto me gusta el buen cine. He tenido la suerte de poder rodar aquí y gracias al rodaje de Juego de Tronos he descubierto rincones preciosos de España. Eso me encanta de mi trabajo. Cuando uno viaja como turista ve el Louvre o el Empire State pero como actor vas a donde no irías como turista, ves lo que merece la pena y aquellos secretos mejor guardados”.

Dinklage ya había conocía España gracia al rodaje de la séptima temporada de Juego de Tronos

Un compañero de RAC1 se atreve a preguntar a Peter Dinklage si, merced a las tablas que le ha dado ser asesor político en Juego de Tronos, se atrevería a pronunciarse sobre el referéndum. Su respuesta fue para enmarcar: “Estás hablando con un norteamericano, soy de un país que está cortando lazos con todo el mundo causa de nuestro presidente. Me avergüenza mucho la persona que está liderando nuestro país. Es un placer salir de allí para estar hoy aquí pero no quiero hablar de política en un lugar que no conozco bien por mí mismo, no quiero ser malentendido. Puedo hablar de mi propio país y, en ese sentido, pido perdón”.

Dinklage se mueve con soltura entre las grandes producciones (forma parte de la próxima Vengadores) y el cine de menor presupuesto. “ No hay gran diferencia o es difícil de establecer entre grandes producciones y cine independiente. Depende de la gente con que trabajes, que sean capaces de solucionar problemas de forma creativa, cosa que ocurre en el cine independiente. Pero establecer una línea divisoria no es justo, cosa que en EEUU hacemos mucho. Una de gran presupuesto puede ser terrible y viceversa. Particularmente, no escojo mis trabajos pensando en el dinero sino porque me interesen”

Dinklage se mueve con soltura entre las grandes producciones y el cine de menor presupuesto

El guión de La vida es nuestra, que firman Arévalo y Oriol Villar, nada tiene que ver con Tarde para la ira, película que le dio el Goya a Arévalo en su primera incursión como director: “El proceso más duro fue la preproducción hasta dar con lo que queríamos. El rodaje fue intenso pero muy “rodado”, si se me permite. Quisimos hacer la fiesta mediterránea en un sitio distinto, con más naturaleza pero que se viese el mar. Encontramos esos jardines y me parecieron perfectos. A la hora de escribir y rodar pongo mucho de mí. Ahora no estoy trabajando en una comedia precisamente pero estoy abierto a un proyecto como el de este corto, naturalmente”. Álvaro Cervantes, el protagonista, se ve obligado a afrontar las consecuencias de una decisión vital. Y le encanta: “Para un actor un personaje que duda es lo más rico y ese personaje va de eso, no sabe si vive la vida que le ha tocado vivir. Él se da cuenta gracias a Chad que ha acertado. Esta es una historia de amor muy actual pero nada al uso”.

El spot fue rodado hace poco más de un mes en Sitges y en él pueden distinguirse no solo su costa sino algunos lugares emblemáticos, como la iglesia que inmortaliza el Festival de Cinema Fantàstic, calles del casco antiguo, los jardines de Santa Clotilde y el restaurante La Fragata. La vida nuestra cuenta, además, con la banda sonora original de AronChupa a partir del tema Don’t Fight It (Feel It) compuesto por Sam Cooke. El corto puede verse íntegramente desde hoy en www.mediterraneamente.es.

El guión de La vida es nuestra, que firman Arévalo y Oriol Villar, nada tiene que ver con Tarde para la ira

Loading...