Qué famosos están vetados y en qué países

Ya sea por hacer polémicas declaraciones, por su música, por creencias religiosas o, incluso, por vestir “demasiado sexy”, a diversas personalidades se les ha negado la entrada en ciertas regiones. Muchas de estas prohibiciones han cedido a lo largo de los años, pero otras persisten a lo largo de las décadas.

A raíz de la polémica ocasionada en el desfile de Victoria Secret en China, donde le fue prohibido el visado a Katy Perry y a Gigi Hadid, La Vanguardia ha decidido analizar qué otras personalidades tienen problemas para visitar determinados países. A continuación se muestra la lista definitiva:

China es el país al que más artistas se les han cerrado el paso. El caso más reciente ocurrió hace unas semanas, cuando las autoridades chinas negaron la entrada al país de Katy Perry y de Gigi Hadid. En el caso de la modelo no se detallaron las razones del veto, pero todo apunta a un boicot tras un vídeo publicado por Hadid en el que aparecía imitando la pose de una galleta con forma de buda. Para muchas personas este gesto resultó “ofensivo y racista” y pidieron la salida de la joven estadounidense en las redes sociales bajo el hashtag #GigiGetOutChina. En el caso de Katy Perry, la historia viene de mucho antes. Concretamente de 2015, cuando, en plena actuación en Taiwán, la cantante salió al escenario con un llamativo vestido de girasoles y portando una bandera de la isla, algo que molestó al gobierno comunista, que no reconoce a Taiwán como país.

Tras 20 años de prohibición, Brad Pitt volvió a pisar China el año pasado. El actor no podía pisar el país asiático por protagonizar, años atrás, una película sobre el Tibet. Algo similar ocurre con la cantante Björk después de que gritara “¡Tíbet!” en pleno concierto en Shanghai. La islandesa desató la furia de los gobernantes, que desde entonces decidieron reforzar aún más el control sobre los productos culturales extranjeros y, de paso, convirtieron en persona non grata a Bob Dylan, por defender causas pacifistas, y al grupo Oasis, por actuar en un concierto benéfico a favor del Tíbet en 1997. Pero probablemente el más odiado por el gigante asiático por denunciar la ocupación china en el Tíbet sea Richard Gere. El actor recientemente aseguró que lleva más de una década sin protagonizar una película porque Hollywood tiene miedo de que China deje de financiar sus proyectos.

El actor Richard Gere, en una imagen de archivo
El actor Richard Gere, en una imagen de archivo (LVD)

Guns N’ Roses fueron más explícitos contra la política del país al titular uno de sus álbumes Chinese Democracy, lo que provocó que el propio Gobierno chino se pronunciara sobre el disco y calificara la música de la banda de “ruidosa” y a sus componentes de “inmaduros”. Pero Lady Gaga y Selena Gómez tampoco se escapan de este veto, pues ambas se reunieron durante una conferencia con el Dalai Lama y subieron una foto en sus redes. Desde ese momento, la música de ambas está totalmente prohibida en las plataformas digitales.

En cuanto a Miley Cyrus, las cuestiones de su veto se alejan de la política. La cantante publicó unas fotos en las que se maquilló los ojos de una forma concreta para imitar a la población asiática, algo que provocó la ira en las autoridades, que consideraron el gesto una ofensa. En este sentido, el gigante asiático también veto a Justin Bieber por ser una “mala influencia” para los jóvenes, y le animaron a que “madurase” antes de volver a poner un pie en China. Algo similar ocurre con Jay-Z, al que las autoridades califican sus canciones de “demasiado vulgares”. Razón suficiente, según el Gobierno, para no poder acceder a un visado de entrada al país.

Junto con China, Malasia es uno de los países que más famosos tiene vetados y, en gran parte, el problema viene por la atrevida vestimenta de algunas artistas. Es el caso de Beyoncé, que fue obligada a cancelar todos sus conciertos en el país después de que el Partido Islámico considerara que sus vestuarios eran demasiado sensuales. Knowles se negó a satisfacer las exigencias del gobierno de que las artistas se cubran desde los hombros hasta debajo de las rodillas.

Poco antes le sucedía lo mismo a Gwen Stefani, que fue calificada de obscena por una agrupación de diez mil estudiantes musulmanes. Ante las presiones, las autoridades del país pidieron a la cantante que no vistiera sus habituales atuendos ni realizara movimientos sugerentes “por ser impropios para los valores musulmanes”.

Las vestimentas de Beyoncé molestan en Malasia
Las vestimentas de Beyoncé molestan en Malasia (Jason LaVeris / Getty)

Lo que no gustó a Malasia de Avril Lavigne fue su estética punk. De nuevo, el Partido Islámico de Malasia hacia mella con sus decisiones y obligó a cancelar a la canadiense sus actuaciones, pues tanto sus letras como su atuendo resultaban ser “inadecuados para los jóvenes”.

En cuanto al grupo Black Eyed Peas no están vetados de por vida, pero Malasia canceló uno de sus conciertos por una razón que resulta de lo más peculiar: la marca de cerveza irlandesa Guiness patrocinaba uno de sus recitales. Los musulmanes del país asiático, el 55% de los 27 millones de habitantes, se rigen por la ley islámica que prohíbe el consumo de alcohol. Es por esta razón, que el país decidió cancelar su show ya que el grupo se negó a cambiar de patrocinador de gira.

En más de una ocasión, Selena Gómez se ha visto obligada a cancelar sus conciertos en Rusia porque las autoridades del país se han negado a concederle el visado de entrada al país. Existirían dos motivos para que se llevara a cabo esta decisión. El primero sería compartido con China: haberse reunido y fotografiado con el Dalai Lama.

El segundo, estaría relacionado con el apoyo incondicional de la intérprete a la comunidad LGTB. El veto impuesto por el Gobierno se entendería como medida para evitar que la joven artista se pronunciara sobre los derechos de homosexuales y transexuales en el país pues, con sus leyes, Rusia discrimina abiertamente a esa comunidad.

Estados Unidos

Desde que el cantautor Cat Stevens abrazara la religión islámica y cambiara su nombre a Yusuf Islam, Estados Unidos no vio con buenos ojos que el artista volviera a entrar en Estados Unidos. La razón que alegaron las autoridades del país para llevar a cabo tal acción fue que conocían “supuestos vínculos del artista con terroristas”. En 2014, es decir, 38 años después, tuvo permiso para volver a hacer una gira por el país. “He tardado bastante en volver por EE.UU., pero había tanta gente pidiéndomelo que sentí que era una obligación”, aseguró el músico en una entrevista con The Guardian.

Pero este no es el único caso de veto en el país. También existe el de la artista británica M.I.A., que no tiene reparos en mostrar su apoyo al pueblo tamil, los palestinos y otros pueblos oprimidos. Este activismo no acaba de encajar con los gustos de las autoridades estadounidenses, que en más de una ocasión han negado la entrada de M.I.A. al país.

Justin Bieber será detenido si pone un pie en Argentina después de que agrediera a un fotógrafo y le robara el dinero y su equipo. Los echos ocurrieron cuando el canadiense enfureció a sus fans en un concierto en Buenos Aires, en noviembre de 2013, al barrer el escenario con la bandera de Argentina (Bieber dijo más tarde que se trataba de una camiseta). Al salir del evento, el artista, que entonces tenía 19 años, habría ordenado presuntamente a uno de sus guardaespaldas que agrediera a un fotógrafo.

Desde entonces, Bieber ha tenido que compadecer ante el tribunal argentino en diversas ocasiones, donde siempre ha mantenido su inocencia. Los beliebers argentinos se han manifestado en la calle en más de una ocasión pidiendo que retiren el veto.

Justin Bieber durante un concierto
Justin Bieber durante un concierto (Mario Anzuoni / Reuters)

Rihanna fue declarada “persona non grata” en Abu Dabi. Durante uno de sus viajes, la cantante se hizo unas fotos “inapropiadas” en la Gran Mezquita del jeque Zayed. El problema no era su vestuario, pues iba cubierta de negro de pies a cabeza, sino que fueron sus posturas sensuales las que provocaron la ira de las autoridades. Por si fuera poco, la de Barbados no tenía el permiso necesario para acceder a la mezquita, lo que remata una serie de provocaciones que han hecho que la artista no sea bien recibida en Abu Dabi.

Turquía, Italia y Egipto

Madonna ha sufrido incontables vetos a lo largo de su carrera. Las prohibiciones se remontan a los años 90, con la polémica canción Like a Prayer, en cuyo videoclip besa a un Cristo negro, algo que desató la ira del Vaticano y supuso la prohibición de que visitase Italia. Una década más tarde, Egipto le negaba el acceso, ya que al gobierno no le gustaban las creencias kabalísticas de la cantante. Más recientemente, en 2012, la diva sufrió restricciones en Turquía después de que mostrara un pecho al público durante uno de sus conciertos.

Reino Unido y Australia

Desde que se hicieran públicas las múltiples agresiones de Chris Brown a Rihanna, el cantante tuvo muchas complicaciones. La principal fue en Reino Unido en 2011, fecha en la que el artista tenía previsto participar en un concierto homenaje a Michael Jackson. No le fue posible, puesto que se le prohibió la entrada al país debido al violento ataque contra su ex novia.

Tampoco está bien vista la entrada en el país de Snoop Dog tras la revuelta que ocasionó en 2006 en el aeropuerto de Heathrow, en Londres. Desde ese día, el artista no puede volver a viajar con British Airways ni poner el pie en el Reino Unido. Ese mismo año, Australia también le vetaba el acceso.

Chris Brown y Rihanna, en una imagen de archivo
Chris Brown y Rihanna, en una imagen de archivo (GYI)

Paris Hilton viajó a Tokio en 2010 para asistir a un desfile de moda. Para su sorpresa, al bajar del avión se tuvo que someter a un prolongado interrogatorio en el propio aeropuerto de Narita. La heredera contaba con una prohibición de entrada al país, que desconocía, por una supuesta posesión de cocaína años atrás.

En dicho país, las autoridades de inmigración pueden negar el acceso a cualquier persona declarada culpable por delitos relacionados con drogas. Finalmente, Hilton volvió a su casa sin poner un pie fuera del aeropuerto. Nunca llegó a trascender si lo hizo por voluntad propia o si fue obligada por las autoridades del país.

Lady Gaga no es bien recibida en Indonesia, donde tuvo que cancelar sus conciertos debido a las presiones y protestas. Varios grupos islámicos ejercieron su poder para vetar a Gaga, “una cantante vulgar que actúa en bragas”, según sus palabras. Salim Alatas, líder del Frente Islámico de Defensa, aseguró que la vida de la artista corría peligro si ponía un pie en territorio indonesio.

Lady Gaga, en una imagen de archivo
Lady Gaga, en una imagen de archivo (Instagram @ladygaga)

Cuba, Camboya y Filipinas

Cuba, Camboya y Filipinas son solo algunos de los países en los que Gary Glitter está vetado. El rey del glam acabó destronado a finales de los 90, cuando la policía descubrió que poseía pornografía infantil. A consecuencia de este delito, Glitter tiene prohibida la entrada a un total de 19 países. siendo los más restrictivos Cuba, Camboya y Filipinas. En la actualidad, el cantante reside en Reino Unido y está fichado en el Registro de Agresores Sexuales del país.

Filipinas tiene como persona nin grataal actor estadounidense Alec Baldwin después de que bromeara con hacerse con una esposa de alquiler filipina. Las reacciones de políticos, periodistas y destacadas activistas feministas no tardaron en llegar y, pese a que no existe sobre él un veto explícito, sus abogados le recomiendan que no viaje a este país de vacaciones “por lo que pueda pasar”.

Akon tiene vetado el acceso a Sri Lanka desde 2010, debido a su videoclip de Sexy Chick. En él se muestra una estatua de Buda, un hecho que desagradó a las autoridades locales. Akon les respondió en estos términos: “La violencia nunca es la respuesta, pero entiendo que les pueda haber ofendido”. Desde entonces, el cantante no ha puesto un pie en el país.

Loading...