Qué hacen los maridos de las mujeres más poderosas del mundo

Las esposas y novias de los mandatarios ocupan espacios en la prensa cada vez que una cumbre internacional de envergadura centra la atención de los medios. Se analiza su vestimenta, su actitud, con quién hablan o a quién no dan la mano. Algunos medios prestan más atención a Melania Trump que a su marido, al igual que Carla Bruni eclipsó hace una década al suyo, el francés Nicolas Sarkozy.

En esos clubes de mandamases internacionales hay pocas mujeres y, aunque ellas también tengan maridos o novios, son desconocidos para la inmensa mayoría. Es un club muy restringido porque aún son muy pocas las mujeres en los grandes sillones del poder mundial, sus compañeros son discretos y mantienen sus actividades profesionales.

No hay tradición de “primeros esposos” y ellos no quieren el protagonismo de algunas primeras damas. Los maridos de Angela Merkel o Theresa May podrían pasear tranquilamente por Berlín o Londres sin ser reconocidos por muchos. Discretos, centrados en sus negocios o actividades académicas, Joachim o Philip, entre otros, viven en líneas paralelas. Y aunque en algunas ocasiones participen en algún evento junto a sus mujeres, les une que se muestran algo tímidos, fuera de sitio.

Joachim Sauer, el ‘fantasma de la ópera’ de Merkel

Joachim Sauer es el prototipo de estos hombres. Nacido en 1949, profesor de Química en la Universidad Humboldt de Berlín, Sauer es el segundo marido de Angela Merkel y un hombre que apenas se deja ver ante las cámaras dos o tres veces al año. Doctor en Química desde 1974, Sauer es desde 1977 miembro del Instituto Central de Física y Química de Berlín, uno de las organizaciones científicas más potentes de la antigua Alemania oriental.

Tras ocho años trabajando en Estados Unidos para BIOSYM Technologies, en 1992 se unió a la prestigiosa Sociedad Max Planck como jefe del Grupo de Química Cuántica de Berlín y al año siguiente consiguió el puesto de profesor en Química Teórica en la Humboldt. Sus especialidades son la química cuántica y la química computacional.

La canciller alemana, Angela Merkel y su esposo Joachim Sauer llegan al hotel Palacio San Domenico, lugar de celebración de la cumbre de líderes del G7 en Taormina La canciller alemana, Angela Merkel y su esposo Joachim Sauer llegan al hotel Palacio San Domenico, lugar de celebración de la cumbre de líderes del G7 en Taormina (EFE)

Sauer se casó el 30 de diciembre de 1998 con Angela Merkel aunque se conocieron en 1981, un año antes de la ruptura del primer matrimonio de Merkel. A la boda no fueron ni los padres de los contrayentes. Tiene dos hijos (Daniel y Adrian) de un primer matrimonio.

Sauer suele aparecer junto a Merkel en público en pocas ocasiones, como visitas de Estado, paseos vacacionales en los Alpes y conciertos de ópera en el Festival de Bayreuth, uno de los grandes acontecimientos de la cultura alemana y donde disfruta de una de sus grandes pasiones, la música de Wagner. De esa visita anual a Bayreuth los periodistas alemanes tuvieron la ocurrencia de apodarlo “el fantasma de la ópera”.

Nunca se deja ver en campañas electorales y no atiende a los medios de comunicación. En 2013 la agencia Reuters consiguió una entrevista, en la que Sauer sólo habló de música. La primera vez que Merkel fue elegida jefa de gobierno en 2005 Sauer apenas vio la investidura unos minutos por televisión desde su laboratorio de la Universidad.

Philip John May, miembro del Partido Conservador como Theresa May

La primera ministra británica Theresa May también tiene un esposo discreto. Philip John May, de 59 años y miembro del Partido Conservador como su esposa, trabaja en banca de inversión y fue alumno de la prestigiosa Universidad de Oxford. Hijo de una familia de clase media (su padre vendía zapatos y su madre era profesora de francés), se licenció en historia por Oxford, donde llegó a presidir la elitista ‘Oxford Union Society’.

Desde que terminó sus estudios trabajó en finanzas y actualmente lo hace para el grupo ‘Capital International’. A pesar de no haber tenido una larga carrera política como su mujer, sigue siendo miembro del Partido Conservador y ayudó a su esposa durante las últimas campañas electorales.

Theresa May recibe los besos de su marido Philip John May Theresa May recibe los besos de su marido Philip John May (AFP)

El marido de May no concede entrevistas pero sí acudió en la última campaña electoral junto a Theresa May a un programa de la BBC. Están casados desde el 6 de septiembre de 1980 y por razones médicas no tienen hijos.

Xavier Giocanti, el empresario que conquistó a Lagarde

No todos son maridos, también hay algún novio entre las parejas de las mujeres más poderosas del mundo. La directora general del FMI, la francesa Christine Lagarde, estuvo casada dos veces. Desde hace al menos 10 años comparte su vida con el empresario francés Xavier Giocanti, de quien se llegó a decir que presidiría el equipo de fútbol Olympique de Marsella.

Empresario de éxito principalmente a través de promociones inmobiliarias, apenas aparecía en los medios franceses hasta que el año pasado surgió ese rumor sobre la presidencia del Olympique de Marsella y cada vez más imágenes sobre su relación con Lagarde.

Joachim Sauer (der.) conversa con Juliana Awada, y la esposa del premier australiano Lucy Turnbull, y el marido de Christine Lagarde, Xavier Giocanti, en Hamburgo Joachim Sauer (der.) conversa con Juliana Awada, y la esposa del premier australiano Lucy Turnbull, y el marido de Christine Lagarde, Xavier Giocanti, en Hamburgo (AP)

De origen corso y establecido desde hace décadas en Marsella, dirige el potente grupo inmobiliario ‘Résiliance’ y según el diario ‘L’Equipe’ mantiene buenas relaciones con las principales familias políticas de la ciudad mediterránea.

Diplomado en leyes por la Universidad francesa de Aix-Marsella y por el London King’s College de la capital británica, trabajó como profesor en el mismo King’s College y en la Universidad de París X Nanterre. A principios de los 90 dirigió la ‘Société Française d’Ingénierie’ de Marsella y en 1997 fue el encargado de las zonas francas urbanas de la ciudad francesa. En 2005 creó su grupo inmobiliario ‘Résiliance’.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde (i), y su pareja, Xavier Giocanti, posan a su llegada a un concierto en la Filarmónica del Elba La directora gerente del FMI, Christine Lagarde (i), y su pareja, Xavier Giocanti, posan a su llegada a un concierto en la Filarmónica del Elba (Lukas Barth / EFE)

Está divorciado y tiene dos hijos de su primer matrimonio. Elegante y con buena forma física a sus 61 años gracias a su afición por la natación, Giocanti conoció a Lagarde entre los pupitres de la Universidad de Nanterre. Corrían los primeros años 80. Más de 20 años después volvieron a encontrarse cuando él era un exitoso empresario y ella ministra en el gobierno de Sarkozy.

Sindre Finnes, la excepción

La excepción a esta regla de primeros esposos discretos es Sindre Finnes, marido de la primera ministra noruega Erna Solberg. Finnes da entrevistas a los medios noruegos en las que cuenta qué cocina para su familia (la pareja tiene dos hijos). Dice que suele cocinar pescado un par de veces a la semana y que también se le da bien cocinar pasta, “pero tengo en cuenta los productos que están en oferta”.

Como algunas primeras damas, Finnes se dedica ocasionalmente a labores altruistas, como apoyar al centro que se dedica en Oslo a las personas que han sido diagnosticadas con el VIH. Finnes no acompaña a su esposa en viajes internacionales, pero asegura que le gusta su papel como amo de casa en el tiempo que le deja libre su empleo en la organización de empleados NHO.

La premier noruega Erna Solberg y su esposo Sindre Finnes La premier noruega Erna Solberg y su esposo Sindre Finnes (AFP)

Loading...