Rumer Willis, el peso de dos padres estrellas

Ya se sabe que no es fácil ser hijo de un famoso. Y menos aún ser hijo de dos famosos. Y no digamos ya si tus padres son dos estrellas de popularidad mundial y tú tratas de dedicarte a lo mismo que ellos: tienes sin duda muchas ventajas, pero ­siempre va a estar ahí el gran inconve­niente de la comparación.

Un ejemplo de todo ello es Rumer Willis, la hija mayor de Bruce Willis y Demy Moore, de 28 años, que este pasado fin de semana ha vuelto a ser noticia por un tuit en el que confiesa haber sido adicta al alcohol y estar recuperada: “Voy a ser la primera en decir que no soy perfecta, pero quería compartir esto porque estoy muy orgullosa de mí misma. Ayer celebré seis meses de sobriedad. No es algo que haya planeado, pero después del largo viaje para llegar aquí puedo decir sinceramente que nunca he estado más orgullosa de mí misma en toda mi vida. Gracias a todos por el amor y el apoyo, y recuerden ser amables con ustedes mismos”, ha escrito la joven, de 28 años, junto a una selfie en la que aparece sin maquillaje.

Tal como ella ha reconocido más de una vez, incluso en la televisión, Rumer no llevó nada bien el divorcio de sus famosos padres en el 2000, cuando ella tenía 12 años, y en su adolescencia se sintió acosada por las comparaciones que sostenían que había heredado más la fisonomía de su padre que de su madre. “Cuando era una adolescente siempre estaba incómoda. No me sentía a gusto con mi cuerpo o mi apariencia y la gente era muy desagradable conmigo… Se burlaban de mí, siempre me estaban comparando con mi madre, una de las mujeres más impresionantes que he conocido. Me decían que yo tenía los rasgos masculinos de mi padre, más que los de mi bella madre”.

La joven, que ha sufrido las comparaciones con su madre, ha tenido una discreta carrera como actriz

El ejemplo de sus padres tampoco ha sido el mejor para su equilibrio emocional. Su madre ha tenido problemas con la cocaína y el alcohol en diferentes etapas de su vida y Willis ha confesado haber sido también alcohólico años atrás.

A diferencia de sus dos hermanas (tiene además dos medio hermanas pequeñas del segundo matrimonio de su padre), Tallulah (23) –que también ha estado en reha­bilitación por adicciones varias y trastornos psicológicos– y Scout (26), Rumer ha logrado labrarse una carrera en cine y televisión, aunque bastante discreta, nada que ver con la de sus padres.

Así ha intervenido en más de una treintena de series, como Miss Guided, Army wives, CSI: Nueva York, Medium, The secret life of the American teenager, Sensación de vivir: La nueva generación, Empire…– y películas, aunque en la mayoría de ocasiones en pequeños papeles o en algunos roles protagónicos de producciones modestas –la comedia de estudiantes Wild Cherry, el filme de terror Hermandad de sangre

Rumer –nombre que le pusieron en honor de la escritora británica Rumer Godden– ha hecho también algunos pinitos como cantante y como modelo (fue por ejemplo imagen de una campaña de la firma estadounidense Badgley Mischka), pero sin duda lo que le ha dado más popularidad en Norteamérica es haber ganado en el 2015 el concurso televisivo de bailes con famosos Dancing with the stars ( ¡Mira quién baila! en España).

Loading...