Sean Connery reaparece en el US Open

Su última película, La liga de los hombres extraordinarios, se remonta a 2003. Desde aquella aparición pública y en pantalla grande, apenas nadie lo ha visto. No asiste a estrenos ni a galas benéficas y vive retirado y muy rico en Bahamas. Sean Connery, que fue el primer James Bond –para algunos puristas rancios, el único verdadero–, ha conseguido moverse por el mundo con el mismo sigilo que el espía que lo elevó a la cumbre. Hasta ahora.

Connery rechazó ser Gandalf en El señor de los anillos. Se negó porque, según ha admitido, el guión le parecía demasiado abstruso

El veterano actor vive en Bahamas y es partidario de la independencia de Escocia. El veterano actor vive en Bahamas y es partidario de la independencia de Escocia. (Clive Brunskill / AFP)

El veterano actor escocés está en Nueva York, donde ha acudido a ver jugar a Roger Federer (contra Frances Tiafoe) en el torneo US Open. A sus 87 años se mueve por su propio pie, no deprisa pero sí sin la ayuda de bastón ni de asistente personal. En cuanto ocupó su localidad en el palco presidencial, fue reconocido por el público, corrió la voz por el estadio y la megafonía le rindió homenaje emitiendo la sintonía principal de James Bond, gesto que el actor aplaudió agradecido. Connery coincidió en el partido con Victoria Beckham, que asistió acompañada de su hijo Romeo , y con Anne Wintour, directora de la edición estadounidense de la revista Vogue.

No solo visitó la cancha principal de Flashing Meadows, en Queens, sino que se acercó a un spa de Manhattan para recibir un reconfortante masaje de dos horas. Desde luego, puede pagárselo. Incluso comprar el spa: su fortuna se estima en unos 150 millones de euros. Y podría haberla triplicado de haber aceptado ser el mago Gandalf en la saga El señor de los anillos. Se negó porque, según ha admitido, el guión le parecía demasiado abstruso y con ello dejó de ingresar 6 millones de dólares por película más un 15 % de los beneficios en taquilla: “ Leí el libro. Leí el guión. Vi la película. Todavía no lo entiendo. Aunque Ian McKellen, creo, es maravilloso“.

Desde Bahamas, donde se dedica al ‘dolce far niente’ y juega al golf, visita ocasionalmente Nueva York –en mayo fue visto paseando con su esposa, Michelle Rocquebrune– y desde el cálido archipiélago ha financiado generosamente al Partido Nacionalista Escocés (SNP) en pro de la independencia, demostrando que si bien tiene la cartera en el Caribe, su corazón sigue en las Highlands.

Desde su retiro en Bahamas ha financiado generosamente al Partido Nacionalista Escocés (SNP) en pro de la independencia

(Connery disfrutó viendo jugar a Roger Federer en el complejo de Flashing Meadows. Clive Brunskill / AFP)
Loading...