Su amistad con el depredador: una mancha insoslayable en el currículo de Oprah Winfrey

Pruebe a escribir Oprah Winfrey en Google ahora mismo. Los titulares se amontonan: “La voz indomable”, “El momento ha llegado”, “La encarnación del sueño americano”, “Discurso poderoso”, “Discurso histórico”, etc. En los platós se la aplaude y los tertulianos, también los españoles, la animan a presentarse a las elecciones de 2020 como si sus emotivas palabras del pasado domingo por la noche, hubiesen causado un fenómeno en la presentadora próximo a la transfiguración de Cristo: qué bien habla, qué cosas dice, que sea presidenta. Teniendo en cuenta la calidad moral e intelectual de quien hoy ocupa el Despacho Oval, nos ahorramos un lugar común de perillas para estos casos tal como ‘cosas más raras se han visto’.

Los titulares se amontonan: “La voz indomable”, “El momento ha llegado”, “La encarnación del sueño americano”, “Discurso poderoso”, “Discurso histórico”…

This image released by NBC shows Oprah Winfrey accepting the Cecil B. DeMille Award at the 75th Annual Golden Globe Awards in Beverly Hills, Calif., on Sunday, Jan. 7, 2018. (Paul Drinkwater/NBC via AP)
This image released by NBC shows Oprah Winfrey accepting the Cecil B. DeMille Award at the 75th Annual Golden Globe Awards in Beverly Hills, Calif., on Sunday, Jan. 7, 2018. (Paul Drinkwater/NBC via AP) (Paul Drinkwater / AP)

Oprah Winfrey puso al auditorio en pie con sus palabras. No es que la empresa fuese hercúlea; el público venía muy motivado de casa. Sólo tres personas faltaron al código negro (Barbara Meier, Blanca Blanco y Meher Tatn), tres actrices cuya contribución al cine podemos circunvalar perfectamente. La noche estuvo dedicada al clamor que las profesionales de Hollywood levantaron contra el acoso sexual en la industria cinematográfica, extensible, desde luego, a todos los sectores sociales. La propia Oprah fue violada siendo una niña–de la que abusaron durante cuatro años– y ella misma lo contó ante las cámaras de televisión tiempo atrás. Esa noche, sabía de qué hablaba.

La propia Oprah fue violada siendo una niña –de la que abusaron durante cuatro años– y ella misma lo contó ante las cámaras de televisión tiempo atrás. Esa noche, sabía de qué hablaba

Weinstein produjo 'El mayordomo de la Casa Blanca', película que Oprah protagonizó con Forest Whitaker.
Weinstein produjo ‘El mayordomo de la Casa Blanca’, película que Oprah protagonizó con Forest Whitaker. (Twitter)

En la mente de todos los asistentes estaba el otrora todopoderoso Harvey Weinstein, cuyo caso fue la espoleta que detonó un escándalo de proporciones descomunales pero a quien Oprah no mencionó por su nombre. Veníamos de ver cómo Bill Cosby, el más exitoso hombre de televisión de los 80, era derribado de la peana de santo por una sucesión de denuncias de mujeres acosadas y abusadas por él. Weinstein supuso ese click necesario para convertir un suceso sórdido en un escándalo internacional. Tras él, cayeron Louis C. K., Kevin Spacey y Jeffrey Tambor. Bajo la lupa están los actores Jeremy Piven (Entourage), Ed Westwick (Gossip Girl) así como Matthew Weiner (creador de Mad Men), Mark Schwahn (guionista de One Tree Hill), Andrew Kreisberg (productor de Supergirl y Arrow) y Roy Preice (jefe de Amazon Studios).

Weinstein supuso ese click necesario para convertir un suceso sórdido en un escándalo internacional. Tras él, cayeron Louis C. K., Kevin Spacey y Jeffrey Tambor

El magnate invitaba a la presentadora numerosos actos, tanto de la productora Miramax como de la compañía que presidió, The Weinsten Company.
El magnate invitaba a la presentadora numerosos actos, tanto de la productora Miramax como de la compañía que presidió, The Weinsten Company. (Twitter)

Winfrey, que recogía el premio Cecil B. DeMille hizo suya la denuncia de las mujeres de Hollywood contra los denominados depredadores sexuales, cuyo eslogan esa noche era Time’s up. En estas horas transcurridas desde la histórica alocución, el hasghtag #Oprah2020, promovido por nombres muy conocidos, como Seth Meyers, John Stamos, Sarah Silverman y Janelle Monáe, se hizo viral y el novio de la presentadora, Stedman Graham, reveló al diario The Los Angeles Times que Oprah estaba dispuesta a emprender la carrera a la Casa Blanca si el pueblo se lo demandaba. Winfrey es una mujer muy poderosa: por su fortuna, de 3.100 millones de dólares según Forbes, que la convierten en la más rica del mundo del entretenimiento pero, sobre todo, por su influencia contrastada sobre el público merced a 25 años de éxito en televisión: Michael Jackson fue entrevistado ante una audiencia de casi 70 millones de personas, Ellen DeGeneres escogió su plató para salir del armario, Tom Cruise bailó en su sofá proclamando su amor a Katie Holmes y al último programa de su show acudió Cruise con Will Smith, Madonna, Beyoncé, Tom Hanks y Stevie Wonder. Háganse una idea. Superado el tabú racial con Barack Obama, Oprah está en una posición idónea en cuanto a popularidad para pensarse muy en serio ser aspirante demócrata. La cadena NBC la trató en su cuenta de Twitter de “nuestra futura presidenta”, si bien el tuit desapareció y fue emitida una disculpa.

Superado el tabú racial con Barack Obama, Oprah está en una posición idónea en cuanto a popularidad para pensarse muy en serio ser aspirante demócrata

Weinstein ha asegurado que cuando cayó en desgracia, ella le llamó para ofrecerle asesoramiento.
Weinstein ha asegurado que cuando cayó en desgracia, ella le llamó para ofrecerle asesoramiento. (Twitter)

Sin embargo, la presentadora tiene un problema muy grave en su pasado reciente. Una mancha indeleble en su currículo. Estos días han trascendido fotos de Oprah Winfrey en compañía de algunos de los mismos depredadores a los cercaba su discurso. En ellas podemos verla sonriente junto a Bill Cosby, el fotógrafo Terry Richardson y abrazando e incluso besuqueando la oreja del mismísimo Harvey Weinstein en una edición anterior de los Golden Globes. Naturalmente, en ese momento nadie salvo sus víctimas sabían que Cosby y Richardson eran sendos sátiros. Pero Weinstein… Con él existen muchas imágenes en distintos momentos. ¿Es creíble que Oprah ignorase lo que se comentaba en Hollywood antes de que la primera actriz abriese la boca? ¿La influyente presentadora, en cuyo programa se han tratado todos los temas que preocupan a la sociedad estadounidense, desconocía qué clase de bellaco era su amigo Weinstein?

¿La influyente presentadora, en cuyo programa se han tratado todos los temas que preocupan a la sociedad estadounidense, desconocía qué clase de bellaco era su amigo Weinstein?

Los partidarios de Donald Trump han comenzado el contraataque.
Los partidarios de Donald Trump han comenzado el contraataque. (Twitter)

El magnate no sólo era una leyenda en Hollywood sino que era buen amigo de Winfrey, que ha acudido a numerosos actos públicos invitada por él, y que en 2013 produjo la película El mayordomo de la Casa Blanca, donde ella fue coprotagonista. Hay más: la actriz británica Kadian Noble afirmó en una entrevista el año pasado que Weinstein usó a Oprah para engañarla haciéndole creer que la ayudaría en su carrera cuando sólo pretendía abusar de ella. Pero hay más: el propio Weinstein aseguró que su amiga Oprah Winfrey le ofreció su asesoramiento en los primeros días del escándalo. Este material se ha convertido en bombas de racimo en manos de los trumpistas; no importa que todo el mundo tenga fotos con Weinstein, Donald Trump incluido. Lo que le reprochan a Oprah es que se haya encaramado al cadáver de quien fue su amigo para dar una lección al mundo.

Una actriz británica afirmó el año pasado que Weinstein usó a Oprah para engañarla haciéndole creer que la ayudaría en su carrera cuando sólo pretendía abusar de ella

Loading...