“Tengo una excelente relación con Javier Merino”

Pocos jóvenes de los que encajan en el perfil socialité han vivido lo que él. Muchísimos, la separación de sus padres; muy pocos han oído cómo un país entero arrastra el nombre de su madre por el barro. Carlo Costanzia di Costigliole Jr es el primogénito de Mar Flores y su primer marido, Carlo Costanzia. Él era poco más que un bebé cuando el matrimonio de sus padres se quebró y mientras comenzaba la lucha encarnizada por su custodia, Mar Flores apareció –cuando él tenía solo siete años– en aquella humillante portada de Interviú junto a Alessandro Lequio. Hasta conseguir la hoy desaparecida estabilidad junto a Javier Merino, fueron años de dura penitencia mediática.

Tenía apenas siete años cuando Interviú publicó aquella demoledora portada de Mar Flores y Alessandro Lequio

Aquí vemos a Carlo (observe el lector el innegable parecido con su madre) junto a su padre y su abuelo, también Carlo Costanzia, fallecido en 2010, y a quien se sentía muy unido. Fue un héroe partisano en tiempos de Mussolini. Aquí vemos a Carlo (observe el lector el innegable parecido con su madre) junto a su padre y su abuelo, también Carlo Costanzia, fallecido en 2010, y a quien se sentía muy unido. Fue un héroe partisano en tiempos de Mussolini. (Facebook)

Carlo Jr, de 24 años, acaba de ser presentado en sociedad por la revista Vanity Fair. Gracias a esa entrevista (impagable la foto que nos recuerda a un Jon Snow muy king in the North tras copioso desayuno) hemos podido conocer que comenzó a interesarse por la música a los 12 años, recién resuelto el asunto de su custodia, y cuando marchó a vivir a Milán. “Entonces empecé a escribir canciones: era mi manera de desahogarme. Por aquel entonces escuchaba mucho rap, así es como me di cuenta de que con la música podía aliviar la pena y la ira”, explica en las páginas de la revista. También que aquel episodio relacionado con su imprudencia al volante no fue más que la acumulación de una serie de multas de tráfico y una discusión durante un control de alcoholemia. Suficiente para aparecer en titulares como un pendenciero. “La prensa sensacionalista es igual de agresiva en todos los países, no hago distinciones entre Italia y España. Al final, todos hablan igual”, se lamenta con La Vanguardia.

Aunque nació en Italia, vivió su primera infancia en Madrid. Según ha podido saber este diario, estudió en los colegios Prado y Maravillas y marchó a Milán a los 12 años, donde completó la enseñanza secundaria. Después, en Turín –donde vive su adorada abuela paterna– comenzó Literatura en el Liceo Linguistico Vittoria, en la ciudad de la Sábana Santa, pero lo dejó cuando la actuación se le cruzó por delante. Estudió dos años en la Academia de Teatro Tangram y ha hecho dos shakespeares: Romeo y Julieta y El sueño de una noche de verano. A su regreso a España, realizó un curso intensivo en el Estudio de Juan Codina.

Le apasiona la música y ha hecho rap pero desea dedicarse a la interpretación, materia que ha estudiado durante tres años

Sus padres se separaron cuando él tenía un año. La lucha por la custodia fue larga y muy dura. Sus padres se separaron cuando él tenía un año. La lucha por la custodia fue larga y muy dura. (Facebook)

Hemos podido charlar con Carlo para conocerlo un poco más y así sabemos que, además de la música, que lo acompañará siempre, su máximo interés en la actualidad es labrarse una carrera como actor. No parte de cero y pretende afianzar su talento sobre las tablas del teatro. Ahora mismo, espera una oportunidad, desde abajo. No aspira a ser el nuevo Robert Pattinson. “Quiero actuar, aunque empiece teniendo una única frase en toda la obra”, explica a La Vanguardia. Carlo, que ha trabajado de camarero y friegaplatos, no quiere tirar de enchufes ni de apellido. Ahora mismo, es un actor sin papel que habla cuatro idiomas.

Durante estos últimos 12 años ha vivido entre España e Italia para instalarse en Madrid definitivamente. “Echaba muchísimo de menos a mis hermanos pequeños”, nos cuenta. Se refiere a los cuatro hijos que Mar Flores tuvo con Javier Merino y con quienes Marco mantiene una relación fraternal muy intensa. Su Facebook está lleno de fotos con ellos, ejerciendo de admirado hermano mayor. También aparece Javier Merino, exmarido de su madre y con quien guarda una relación prácticamente tan estrecha como con sus propios padres. De hecho, en julio pasado, fue Merino quien lo recogió en la clínica Ruber de Madrid tras una pequeña intervención quirúrgica. “Me vine a Madrid para cambiar de aires. Me apetecía hacer vida aquí y estar cerca de mis hermanos pequeños. Los adoro. Me llevo muy bien con mis padres y también con Javier Merino. Tengo muy buena relación con él”, explica a este diario. Carlo acaba de dejarlo con su novia, la entrenadora a quien debe su excelente forma física.

Carlo mantiene una excelente relación con su padre, ejecutivo experto en comunicación online. Carlo mantiene una excelente relación con su padre, ejecutivo experto en comunicación online. (Facebook)

Su padre es un ejecutivo con larga trayectoria en el ámbito de la comunicación –en los últimos años, se ha decantado por las compañías de apuestas online– y que ha ejercido incluso como asesor político del gobierno italiano en Bruselas en comunicación online y las nuevas tecnologías. Constanzia ha sido presidente de Bwin France, director de estrategia de Gioco Digitale, Cirsa, Pearson Spain, MTV Networks, Publiespaña, Publitalia ‘80 y Vocalcom. Mar Flores, tras separarse de Javier Merino, vive una segunda juventud con el magnate mexicano Elías Sacal y continúa promocionando con ahínco su empresa Mar Flores Madrid, dedicada a bolsos y complementos.

El joven comenzó a cantar y componer rap en la adolescencia, viviendo en Milán. El joven comenzó a cantar y componer rap en la adolescencia, viviendo en Milán. (Instagram)
Loading...