Trump se la juega…¡con el medicamento que cuida su melena!

Algo casi tan famoso como el muro que Donald Trump quiere construir en la frontera con México es su cabellera. El pelo del presidente número 45 de los Estados Unidos no ha pasado desapercibido a ojos de nadie y ha sido objeto de burlas y ataques. Así como de envidias.

El extraño casco rubio que luce el magnate era un misterio sin explicación hasta hace poco. Su dermatólogo, el dr. Harold Bornstein, reveló que consumía finasteride para evitar la caída del cabello y potenciar su crecimiento. Este medicamento se ha extendido mucho entre aquellos que temen perder su pelo a causa de la alopecia androgenética, o en pocas palabras, tendencia natural a la calvicie.

¿Qué es Finasteride?

La Finasteride es un compuesto químico que inhibe la conversión de testosterona en DHT, un derivado de la testosterona que sirve para el desarrollo de los órganos sexuales durante la adolescencia, entre otras cosas.Este compuesto comenzó a usarse con fines médicos para tratar la próstata. Sin embargo, a mediados de los años 90, algunos estudios en Estados Unidos indicaron la eficacia de éste para tratar la alopecia androgenética en hombres. Desde ese momento, el uso del medicamento ha crecido exponencialmente para tratar la calvicie en dosis de 1 mg. Aunque, en algunos casos, también se da en dosis de 5 mg diarios. La misma empleada para el tratamiento de problemas de próstata.

Estudios posteriores han ratificado lo que las primeras investigaciones revelaron. Finasteride, que debe tomarse de por vida, es muy eficaz contra la caída del pelo. Por ejemplo, un estudio publicado en 1998 en el Journal of the American Academy of Dermatology mostraba que tan solo un 1% de una muestra de más de 500 hombre a los que se les había administrado Finasteride en dosis de 1mg diario habían perdido pelo pasado dos años. Además, casi dos tercios de los hombres habían aumentado considerablemente su densidad capilar. Y este es solo uno de los numerosos estudios publicados en muchas revistas médicas, en su mayoría norteamericanas. En conclusión, Finasteride funciona. Por eso no es de extrañar que Donald Trump lo emplee.

Lo que los pacientes desconocen

Pero no todo es un camino de rosas para los pacientes que toman este medicamento. El pasado 24 de mayo el Ministerio de Salud del Reino Unido alertó de un número inusual de casos de depresión entre los pacientes que consumía finasteride en dosis de 1mg. Además afirmó que en algunos casos induce al suicidio. Por ello, ha pedido a sus médicos especial atención a la hora de recetar este medicamento.

Para el dr.John Santmann, un médico afincado en el estado de Nueva York, estos efectos secundarios no son algo nuevo. Afirma que su hijo de 22 años se suicidó a raíz de una depresión provocada por la consumo de Propecia, un medicamento que contiene un 1mg de finasteride. Explica que cree que su hijo padecía el síndrome post finasteride, cuyos síntomas van desde la impotencia hasta la depresión severa con tendencia al suicidio. Por ello creó una fundación llamada Post-Finasteride Syndrome Foundation (PFS Foundation) en la que buscan financiación para investigación sobre el asunto, dar a conocer el síndrome entre la comunidad médica y ayudar a pacientes afectados de todo el mundo.

Randy Santman se suicidó con 22 años. Su padre asegura que Propecia fue el detonante de la depresión que le llevó a quitarse la vida. Randy Santman se suicidó con 22 años. Su padre asegura que Propecia fue el detonante de la depresión que le llevó a quitarse la vida. (dr. john Santman)

Desde PFS Foundation aseguran que en el mundo hay 300.000 casos de personas que padecen el síndrome post-finasteride. Sin embargo, “muchos no lo saben por la poca repercusión que hasta ahora ha tenido”. Desde la llegada al poder de Donald Trump el medicamento ha llamado la atención de muchos, y también sus efectos adversos.

El hijo del dr. Santmann no es el único caso de suicidio cuyos familiares afirman que ha sido inducido por el consumo de la sustancia. Eric Rodriguez, un joven norteamericano de 33 años que había utilizado Propecia para tratar su incipiente calvicie, se disparó con una Glock 9mm en el embarcadero de casa de sus padres el 19 de enero de 2016. Poco tiempo antes había relatado a sus familia que se sentía “como un hombre de 99 años en el cuerpo de uno de 33”.

Poco tiempo antes había relatado a sus familia que se sentía “como un hombre de 99 años en el cuerpo de uno de 33”.

Según el Uppsala Monitoring Center, una organización que busca promover el consumo responsable de medicamentos y que colabora con la Organización Mundial de la Salud, en el continente americano se han reportado más de 8.000 casos del síndrome post finasteride. No obstante, para el Dr. Santmann esto no refleja la realidad. Afirma que muchos de los que sufren el síndrome desconocen que la pastilla puede producir estos efectos.Nadie se lo ha dicho.

Algunos estudios avalan su afirmación. Este mismo año, un estudio de la Universidad de Northwestern aseguraba que entorno al 1,5% de los pacientes que consumían finasteride padecían disfunción eréctil sin haber tenido ningún condicionante para ello. El riesgo de padecer impotencia se acentuaba entre los menores de 42 años.

En un estudio realizado por la Universidad de Northwestern entorno al 1,5% de los pacientes que consumían finasteride padecían disfunción eréctil sin haber tenido ningún condicionante para ello.

Otros estudios, como el publicado en 2008 por los doctores Nicole Rogers y Mark Avramen en la revista Journal of the American Academy of Dermatology , hablan de que hay indicios de que finasteride puede provocar algunas afecciones psíquicas. Por lo que, a falta de más estudios, indican que se debe proceder con especial precaución.

En España también se han dado casos de pacientes que padecen este síndrome. Victoriano es un joven de 33 años que tomó finasteride en dosis de 1mg desde los 22 años hasta las 30. Afirma que dejó la medicación tras sentir los primeros síntomas. En su caso, no tuvo más problemas sexuales que una ligera disminución de la líbido. Lo que realmente le llevó a dejar de tomar finasteride fue la progresiva incapacidad para centrarse en una cosa.Hasta el punto de perder la conciencia de lo que estaba haciendo. Los llamados Brain fogs. Explica que un día apareció tocando el piano en un restaurante en el que estaba cenando sin saber cómo había acabado en él. Aún tras dejar la medicación los síntomas persistieron por años y asegura que todavía hoy quedan secuelas.

Victorino explica que un día apareció tocando el piano en un restaurante en el que estaba cenando sin saber cómo había acabado en él.

De hecho, es la permanencia de los síntomas lo que para el dr.Santmann convierte en un sin sentido el uso de la finasteride para tratar la alopecia. Indica que todos los fármacos tiene efectos adversos en proporciones similares a las del finsteride. Sin embargo, en la mayoría los síntomas revierten una vez se deja de tomar el medicamento. “No solo este no es el caso de finasteride , sino que además el PFS no tiene cura”.

Sin embargo, el laboratorio Merck Sharp & Dohme (MSD), que produce y distribuye Propecia en España, afirma que el medicamento es seguro porque “es un producto que ha realizado todos los ensayos clínicos y todos los procesos oficiales, lo que ha supuesto ser aprobado por las autoridades sanitarias”. En cuanto aquellos que recetan el medicamento, según fuentes consultadas por este medio, algunos médicos aseguran que al paciente debe reflexionar si desea correr cierto riesgo para conservar su cabello. No obstante, afirman que tampoco tienen que preocuparse en exceso puesto que este es muy pequeño, en torno al 1,5%.

“Imagina que te aseguran que pueden devolverte el pelo que has perdido y conservarlo para siempre. Sin embargo, te dicen que para ello tienes que apretar el gatillo de una de las cien armas que hay sobre una mesa. Te dicen que escojas tu, solo una está cargada. Si lo haces y sobrevives tendrás pelo toda la vida. La mayoría de nosotros no se lo pensaría dos veces y se iría de allí sin miramientos”

Santmann concluye que todo esto es absurdo:“Imagina que te aseguran que pueden devolverte el pelo que has perdido y conservarlo para siempre. Sin embargo, te dicen que para ello tienes que apretar el gatillo de una de las cien armas que hay sobre una mesa. Te dicen que escojas tu, solo una está cargada. Si lo haces y sobrevives tendrás pelo toda la vida. La mayoría de nosotros no se lo pensaría dos veces y se iría de allí sin miramientos”

Loading...