Inicio Chiiist! Violeta y Fabio se reencuentran con sus madres en ‘Supervivientes 2019’

Violeta y Fabio se reencuentran con sus madres en ‘Supervivientes 2019’

La organización de ‘Supervivientes’ quiso dar una gran sorpresa a Violeta Mangriñán y Fabio Colloricchio permitiéndoles ver a sus respectivas madres tras casi dos meses de concurso en la Palapa. Pero como no podía ser de otra forma, la dirección no se lo puso fácil y ambos concursantes debieron enfrentarse a un reto para poder abrazar a sus progenitoras.

Durante el directo de ‘Conexión Honduras’, Lara Álvarez tenía preparadas en la isla tres cajas sorpresa: en dos de ellas se escondían las madres de Violeta y Fabio, Elvira y Alicia, respectivamente. La tercera caja misteriosa contenía un ojo de vaca. Aunque la presentadora quería hacer creer a la valenciana que escondían comida, Violeta intuía que su madre podría estar en una de las cajas por el olor de su perfume. “Estoy oliendo a mi madre. Sé que está aquí, no quiero comida”, decía la concursante.

Ante el buen olfato de la extronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’, Álvarez se rendía y le advertía de que tanto su suegra como su madre estaban tras las cajas, pero para poder abrazar a la suya debía averiguar dónde estaba. La valenciana no acertó, descubriendo la caja de Alicia y la única posibilidad que tenía de ver a su madre era si se comía el ojo de vaca, pero Violeta no estaba dispuesta a pasar por eso. Así pues, ante su negativa y sus constantes lágrimas, finalmente la dirección del programa permitió que se encontrara con Elvira y ambas se fundieron en un largo abrazo mientras lloraban. “Te quiero, mamá”, no paraba de decir la joven. 

Por su parte, Fabio llegaba después y también intuía que su madre podría estar allí porque Violeta la había visto la semana pasada. Al ver las cajas misteriosas dijo que tenía miedo de “fallar y no verla”. Lara Álvarez le ofreció el mismo reto que a su novia. Pero el argentino corrió su misma suerte. No obstante, al contrario que la valenciana, se mostró muy dispuesto a comerse el ojo de vaca. Tanto que Lara Álvarez le frenó segundos antes de que le diera un mordisco. Seguidamente madre e hijo se abrazaron y Fabio, entre lágrimas, declaraba: “Tenía mucho miedo de no verte. Iba a comer lo que sea”.

Las madres les llevaron regalos a sus hijos

Tras el emotivo reencuentro, los cuatro tuvieron tiempo de ponerse al día y hablar más tranquilamente. Además, ambas madres le hicieron llegar algunos regalos a sus hijos. Elvira le entregó a su Violeta un collar, que es su amuleto de la suerte, además de una carta de Lila, su hermana, mientras que Alicia le llevó al argentino una carta de su padre y una piedra contra las malas energías.