A los bicitaxis se les cierra el cerco

A partir de octubre, cientos de estos triciclos deberán ser inmovilizados (Foto: Ernesto Pérez Chang)

Los bicitaxis son un medio de transporte muy utilizado en la capital cubana (Archivo)

LA HABANA, Cuba.- El Consejo de la Administración Provincial de La Habana, mediante el acuerdo número 230 de 2016, ha adoptado nuevas regulaciones para el servicio de bicitaxis en los municipios de Centro Habana y la Habana Vieja.

A partir del próximo 17 de octubre estos medios de tracción humana no podrán circular por las principales calzadas y avenidas de esos municipios. De acuerdo con la información del citado órgano de gobierno provincial, la medida se adopta con el objetivo de “organizar la circulación de estos medios, facilitar el flujo seguro de equipos automotores, y evitar accidentes”.

Además, solo podrán transitar por esos territorios los bicitaxistas con licencias emitidas por las propias municipalidades, lo que contradice el derecho que, según la ley, tienen los cuentapropistas para ejercer su labor en cualquier sitio.

Muchos usuarios de los bicitaxis ya han expresado su preocupación debido a que en lo adelante tendrán dificultades para localizar los sitios donde puedan abordar estos equipos, casi los únicos medios de transporte que se internan en la zona del Casco Histórico de la ciudad.

Pero los más perjudicados, por supuesto, van a ser los propietarios de estos vehículos, esos trabajadores por cuenta propia que, a pesar de reducírseles el área de trabajo, deberán seguir pagando los mismos impuestos.

Maylord López Pérez, quien posee una licencia para conducir bicitaxis, dice que estas nuevas medidas no deben verse como un hecho aislado o coyuntural, sino como parte de una política de hostigamiento hacia los bicitaxistas porque “hay quienes dicen que esto se hace para que haya menos vehículos circulando cerca del Capitolio, sobre todo cuando se muden para ahí los diputados del Parlamento. Pero desde antes que se restaurara el Capitolio, ya nos prohibían parquear en ciertas calles y avenidas, y los inspectores por cualquier cosita nos imponían la multa más severa: 1 500 pesos”.

Maylord López junto al bicitaxi de un compañero (Foto: Orlando Freire)

Maylord López junto al bicitaxi de un compañero (Foto: Orlando Freire)

Acerca del criterio oficial de que esas prohibiciones facilitarán el flujo de equipos automotores y evitarán accidentes, Maylord apuntó que “si de verdad quisieran contribuir a la seguridad vial, lo primero que deben hacer es reparar las calles de Centro Habana y la Habana Vieja. Si las calles estuvieran en buen estado, nosotros podríamos conducir siempre por nuestra derecha, dejando el resto de la vía para los otros vehículos. Sin embargo, con frecuencia tenemos que desviarnos por los baches y huecos que hay en las calles”.

Maylord López Pérez ofreció estas declaraciones en un parqueo donde otros colegas  guardan los bicitaxis, ya que el suyo se encuentra decomisado por las autoridades. “Otra persona tomó mi Bicitaxi sin mi consentimiento y salió a circular por varias calles. La policía lo detuvo y, al constatar que no era el propietario del equipo, lo multaron con 1 500 pesos y después se dictaminó la confiscación. Yo, como propietario, reclamé, y a pesar de que la otra persona confirmó que sacó el bicitaxi sin mi conocimiento, hasta el momento se mantiene el decomiso”.

Loading...