Inicio Cuba Cajeros automáticos en Cuba: nuevos tiempos y viejos problemas

Cajeros automáticos en Cuba: nuevos tiempos y viejos problemas

LA HABANA, Cuba. — En los últimos años el régimen cubano ha alentado la realización de operaciones bancarias online. Entre esos servicios está el que brindan los cajeros automáticos instalados en diferentes lugares para facilitar operaciones bancarias. Pero esos equipos resultan insuficientes y su uso ocasiona numerosas dificultades a muchos usuarios.

Los mayores inconvenientes ocurren en los días del cobro de los jubilados y pensionados, quienes obtienen sus ingresos por tarjeta magnética. Los pagos se hacen en días determinados, por grupos y de acuerdo a la fecha de nacimiento. Similar sistema se usa para quienes cobran su salario también por tarjeta magnética .

El día que les corresponde cobrar, las personas marcan en las colas, que son muy largas, desde horas tempranas de la madrugada. Muchos de los ancianos que reciben pagos a través de los cajeros automáticos tienen dificultades visuales e incapacidades propias de la edad, y enfrentarse a esa tecnología suele generarles dificultades.

Otra situación frecuente es que los ancianos no actúan con la rapidez que brinda el sistema, pues no saben como operar bien el equipo. Debido a esto crean demoras, con la consiguiente molestia a otros usuarios. En no pocas ocasiones, sus tarjetas se quedan trabadas en la máquina e interrumpen el servicio hasta que vengan los técnicos a sacarlas. En algunos pasos tienen que ir al banco para recuperarla.

El error al marcar el PIN (clave secreta) correspondiente también genera dificultades a las personas de la tercera edad, pues lo olvidan y crean bloqueos en el dispositivo. Algunos suelen recurrir a otras personas que estén en el sitio para obtener su ayuda, pero, en estos casos, también corren el riesgo de ser estafados.

Cuando hay pérdida por robo o extravío de la tarjeta magnética hay que reportar a la unidad bancaria de inmediato, realizar los trámites para la solicitud de una nueva tarjeta  y esperar un tiempo promedio de diez a quince días para obtenerla. Mientras tanto, si necesita dinero, debe ir a la caja del banco para poder sacar el efectivo que posea en su cuenta.

Las máquinas, que son atendidas por el sistema de seguridad de Transval, quedan sin efectivo con frecuencia por demoras en los depósitos. Muchas veces, sobre todo en los días de pagos, es difícil encontrar alguna con fondos disponibles.

No siempre hay billetes de las denominaciones de uno, cinco, diez y veinte pesos, sino billetes de alta denominación (cincuenta, cien, quinientos y mil).  Obtener cantidades menores de dinero se hace imposible: hay que acumular las pequeñas cuantías para poder sacarlas cuando sumen lo suficiente.

Aquel que extrae dinero de un cajero automático no puede escoger el tipo de denominación de los billetes que desee, sino el que brinda el dispositivo. Por eso, muchas personas marcan varias veces cantidades fragmentadas de la cifra que desean extraer, lo que demora a las demás personas de la cola.

El número de cajeros automáticos en existencia tampoco satisface la demanda. Hay zonas donde estos escasean, por lo que llegar a ellos implica hacer extensos recorridos para hallar alguno.

Las máquinas presentan también un gran desgaste por el excesivo uso y el tratamiento poco adecuado que reciben en su manipulación, sobre todo por parte de usuarios incapacitados. En ese sentido, las roturas traen más problemas y generan mayores molestias a los clientes.

Si todas las situaciones explicadas suceden con una tecnología tan sencilla… ¿Qué pasará cuando alguien inexperto deba enfrentarse a tecnologías digitales más complicadas?

El propósito del Estado cubano de ampliar estos servicios online es incongruente en un país subdesarrollado donde la informatización llegó con años de retraso y gran parte de la población no está familiarizada con las nuevas tecnologías.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad