Inicio Cuba Carlos Moctezuma: el singular caso de un actor agente del G-2

Carlos Moctezuma: el singular caso de un actor agente del G-2

LA HABANA, Cuba. — Este 21 de noviembre se cumplen 89 años del nacimiento en La Habana, en 1933, del actor Carlos Moctezuma, quien popularizó en la televisión cubana el personaje humorístico Ñico Rutina.

Carlos Moctezuma era su nombre artístico, aunque en realidad se llamaba Carlos Gargallo Arcanté. Tal vez se asombren muchos al saber que Moctezuma, además de actor, era informante del G-2.

Vinculado desde muy joven a la lucha clandestina contra el régimen de Fulgencio Batista, tras el triunfo de la revolución Moctezuma fue agente de la Seguridad del Estado. Infiltrado en los grupos clandestinos opositores, delató a uno de sus miembros, Felipe Hernández Payarés, quien fue sentenciado a 30 años de prisión.

Los  anticastristas lo identificaron en su rol de espía y sentenciaron su ajusticiamiento, pero, en el último momento, quien debía matar al actor-chivato se arrepintió.

La personificación de Ñico Rutina, que Moctezuma comenzó a interpretar desde 1955, concuerda muy bien con el pícaro cubano. Por medio de frases ocurrentes y del doble sentido, simbolizaba su forma de decir y comportarse. Entre las frases  que popularizó están “la ceniza, senador” y  “hay que cogerle la vuelta al sistema”.

Fue destacada durante muchos años la presencia de Moctezuma en el popular programa televisivo San Nicolás del Peladero, junto a Enrique Santiesteban (el alcalde), María de los Ángeles Santana (la alcaldesa), Germán Pinelli (el periodista Éufrates del Valle), Agustín Campos (Montelongo Cañongo), entre otros.

Carlos Moctezuma también interpretó durante años a Ñico Rutina en Alegrías de sobremesa, el estelar programa humorístico de Radio Progreso.

Como actor dramático, participó en la serie televisiva En silencio ha tenido que ser, donde encarnó a un personaje nombrado Gabriel, un revolucionario latinoamericano.

En el cine hizo papeles secundarios. Bajo la dirección de Tomás Gutiérrez Alea participó en La muerte de un burócrata, de 1966; en 1978 estuvo en Los Sobrevivientes —que se rodó en la finca y mansión de Flor Loynaz— y en Polvo Rojo, de Jesús Díaz. También formó parte del elenco del El extraño caso de Rachel K (1973), dirigida por Oscar Valdés, y de Patakín, de Manuel Octavio Gómez (1982).

Trabajó en shows del cabaret Tropicana, como Los romanos eran así, donde encarnó a  Nerón.

Una de sus últimas actuaciones en vivo fue en el espectáculo humorístico Lola a la pelota, en el teatro Karl Marx, de Miramar.

Carlos Moctezuma murió a los 49 años, en 1983. Hoy casi ni se le recuerda ni como actor ni como informante de la Seguridad del Estado.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad