Comedia y suspenso de una sala 3D estatal

Pese a que su apertura fue anunciada para hace casi tres meses, la sala continúa cerrada al público (Foto: Fernando Donate)

Pese a que su apertura fue anunciada para hace casi tres meses, la sala continúa cerrada al público (Foto: Fernando Donate)

HOLGUÍN, Cuba.- El retraso de la inauguración de la primera sala estatal de proyección para películas 3D en la ciudad de Holguín transcurre como un filme de comedia y suspenso

La apertura estaba prevista para el 26 de julio, como parte del programa de construcción de nuevas obras en saludo a la “histórica” fecha, según informó a la radio local el pasado 13 de julio Lisbet Pérez Fernández, funcionaria del Centro Provincial del Cine (CPC).

“Falta terminar el área de climatización, que ya será para el 26 de julio el proceso total concluido”, afirmó Pérez.

Sin embargo, la sala no abrió el día señalado por ausencia del equipo de climatización, elemento que no se tuvo en cuenta a la hora de acometer el proyecto, dice a CubaNet bajo identidad reservada un trabajador del local.

“La empresa compró el aire un mes después del día previsto para la inauguración, pero todavía no funciona porque no tenemos la barrena para abrir un hueco en la pared y sacar un tubito por donde desagua el aire acondicionado”, asegura la fuente.

Afirma que el anuncio de la inauguración de la sala se convirtió en “una propaganda política tradicional” para festejar el 26 de julio, día declarado por el Gobierno como de Rebeldía Nacional para resaltar el “liderazgo” de Fidel Castro durante el fracasado asalto al cuartel Moncada en 1953.

“Deberían cambiarle el nombre y reconocerlo como el Día del Fracaso, porque en esa fecha, después de 1959, en Cuba son más visibles los grandes fracasos de este Gobierno”, comenta Enrique Gutiérrez, quien ha traído a su hijo de nueve años esperanzado en ver películas en 3D.

A pesar del tiempo transcurrido, los medios de prensa no han informado sobre la demora en la inauguración.

La propaganda oficial se activará cuando la sala comience a funcionar y “lo divulgará con bombo y platillo, como una conquista de la Revolución y nunca dirá los motivos del retraso de la apertura”, opina Gutiérrez.

Al igual que el desesperado padre, muchos opinan que este lugar se ha convertido en el nuevo símbolo holguinero de la incapacidad del sistema socialista a la hora de resolver los problemas.

“Si la sala fuera privada ya estuviera abierta”, afirma Marcelo Estupiñán, un excuentapropista afectado por el cierre de una sala de 3D en su casa en noviembre de 2013.

Junto a la de Estupiñán, a raíz de la extensión del trabajo por cuenta propia en Cuba, en la ciudad de Holguín se abrieron salas privadas para películas en 3D  que después el gobierno obligó a cerrar, alegando que no había una regulación de lo exhibido con afectación de la política cultural de la Revolución.

Sin embargo, el mismo Gobierno que ordenó eliminar estos locales privados, ha sido incapaz de realizar exhibiciones fílmicas públicas en Holguín al mantener cerrados por deterioro constructivo, hace casi diez años, los cinco cines de la ciudad.

Mientras tanto, la sala 3D sigue inaccesible, sin conocerse aún la fecha de su inauguración ni recuperar la inversión en la que se incurrió para su remodelación, y pagándole el salario íntegro a los trabajadores del lugar; y también, claro está, sin poder dar una tanda de cine 3D a los holguineros.

No hay función (Foto: Fernando Donate)

No hay función (Foto: Fernando Donate)

Loading...