Inicio Cuba Director técnico de la UNE: «La crisis no ha terminado»

Director técnico de la UNE: «La crisis no ha terminado»

MIAMI, Estados Unidos. – La situación energética en Cuba continúa siendo crítica a pesar de la reciente llegada de crudo ruso, explicó Lázaro Guerra, director técnico de la Unión Eléctrica (UNE), en una entrevista con la agencia EFE.

Guerra detalló los problemas estructurales, la escasez de divisas y el aumento del consumo energético, especialmente durante el verano, como factores críticos que afectan al sistema eléctrico cubano.

Asimismo, señaló que la falta de combustible fue el “elemento fundamental” detrás de los cortes de energía prolongados durante el primer trimestre del año, que resultaron en hasta 16 horas diarias sin electricidad en muchas áreas, incluyendo la región oriental donde se produjeron protestas el 17 y 18 de marzo. “El problema grave que ha marcado las afectaciones del servicio fundamentalmente ha sido el combustible”, dijo.

A pesar de la llegada de un cargamento de 650.000 barriles de crudo ruso, y otro buque con 40.000 toneladas de diésel, Guerra aclaró que la UNE no tiene competencias en el aseguramiento del combustible, tarea que recae en la petrolera estatal CUPET, y mencionó que desconoce los planes futuros de arribo de cargamentos.

“La crisis no ha terminado”, afirmó el funcionario, que también reconoció que el país enfrenta un período complejo en cuanto a su capacidad energética.

Guerra también aseguró que las interrupciones del servicio eléctrico son una tarea “muy desagradable y compleja”. En cuanto a las críticas sobre la menor frecuencia de apagones en La Habana en comparación con otras regiones, argumentó que la capital tiene una “prioridad” en el suministro de energía, mientras que en las provincias se planifica la afectación según la demanda.

La infraestructura eléctrica de Cuba se halla en un profundo estado de deterioro, con frecuentes averías en sus anticuadas plantas, debido a la falta de inversiones sostenidas y mantenimiento adecuado. Además, a esto se suma la caída de la importación del combustible necesario por falta de divisas.

Para mitigar estas deficiencias, el régimen de la Isla ha recurrido en los últimos cinco años al alquiler de hasta siete centrales eléctricas flotantes de la empresa turca Karpowership. 

En los últimos años, los cubanos han padecido apagones de forma recurrente debido a la grave crisis energética que atraviesa el país. 

El Sistema Eléctrico Nacional (SEN) de la Isla enfrenta desafíos debido a infraestructuras de generación y distribución obsoletas, sumados a un déficit en mantenimientos e inversiones. Las centrales termoeléctricas, que en promedio han estado operativas durante 40 años, suelen presentar fallos.

Sigue nuestro canal de WhatsApp. Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de Telegram.