Efraín Sánchez, un líder de los migrantes cubanos en Ecuador

Efraín Sánchez dirigiendo una protesta en Quito (Cortesía)

Efraín Sánchez dirigiendo una protesta en Quito (Cortesía)

FORT PIERCE, Estados Unidos.- Una secuencia de hechos fueron protagonizados por la comunidad cubana en Ecuador entre los meses de mayo y julio pasados. La redacción de un escrito dirigido al Ministro del Interior de Ecuador, documento que firmaron 1668 cubanos residentes en este país, en el que solicitaron que se tramitara poder viajar desde el país andino hacia los Estados Unidos, fue el inicio de una serie de acciones pacíficas que se fueron reiterando hasta llegar a la gran marcha de cientos de migrantes por las principales avenidas de Quito, así como las concentraciones en importantes parques y frente a las embajadas de México y Cuba.

Lamentablemente los hechos terminaron con una oleada de violencia por parte de la policía antimotines del gobierno que encabeza Rafael Correa, y el encarcelamiento y deportación de cientos de cubanos.

La renuncia de Peter Borges, líder del movimiento “Cubanos Destino USA, Ecuador y Colombia”, el pasado junio, cambiaría el matiz de las acciones de la comunidad cubana en Ecuador, las que adquirieron un verdadero sentido político a partir del liderazgo de Efraín Sánchez Mateo, un joven cubano que  asumió su rol en un momento crucial de la historia de los migrantes de la Isla en Ecuador.

El 4 de julio, centenares de cubanos en representación de la comunidad  de migrantes en Ecuador, marcharon y se concentraron frente a su embajada. Protestaban por la nota de prensa que publicara esa entidad en su contra y se pronunciaban abiertamente contra la dictadura comunista cubana y su gobernante, Raúl Castro, acción que fue dirigida por Efraín Sánchez.

Efraín Sánchez Mateo (Facebook)

Efraín Sánchez Mateo (Facebook)

A solo dos días de este hecho, Efraín fue fuertemente golpeado y detenido por la policía antimotines del gobierno de Ecuador.

Efraín, excelente comunicador, licenciado en Estudios Socioculturales, con incursiones en la docencia y en la práctica de la psicología social, apasionado por los temas de naturaleza política, llegó a Estados Unidos el pasado cinco de octubre. Desde Houston, donde ha sido acogido por su familia, accede a ser entrevistado para CubaNet.

¿Qué le llevó a asumir el papel de líder y representante de los cubanos residentes en Ecuador?

Ha sido una necesidad. Ver la mala calidad de vida de los cubanos en Ecuador, la situación a que nos enfrentamos por no poder legalizar el estatus migratorio por acuerdos bilaterales entre Rafael Correa y la dictadura cubana. Sin poder trabajar —y el que lograba trabajo era explotado como mano de obra barata—, sin dinero para comer, para pagar la renta, sin medicinas para los niños; además de saber que muchos estaban siendo engañados con falsas promesas de Peter Borges, el líder anterior, alguien que hacía más de un mes tenía la respuesta negativa del consulado mexicano, pero la ocultó”.

¿Por qué las acciones de los migrantes cubanos experimentaron un giro rotundo a partir de su liderazgo?

Solo les di a conocer que la situación humanitaria existía, era palpable, pero a nadie le interesaba porque a la luz internacional el gobierno de Rafael Correa era ejemplo en desarrollo social y nadie creería que existiera tal crisis, aun cuando el propio estado ni reconocía tal condición.

Además, les di elementos con la ayuda y asesoría legal de nuestro abogado, haciéndoles comprender que la situación económica por la que se supone salgan de Cuba tiene sus causas y sus culpables, en este caso los que gobiernan, y las leyes y resoluciones tanto constitucionales como del código penal.

Les hablé del derecho a la libertad de expresión, de democracia, además de que era muy necesario que se conociera en el mundo que el 70 por ciento de los que allí se encontraban eran profesionales de la salud, del deporte, la educación y otras esferas de las ciencias; no simples y comunes delincuentes en busca de beneficios políticos cómo argumentó en su momento el consulado cubano.

En resumen, fueron todos los que por deducción lógica argumentaron la razón política por la que huimos de Cuba, y por las mismas razones políticas que se crearon como acuerdos bilaterales entre ambos países desprotegiendo todos los derechos y acuerdos internacionales firmados por Ecuador, donde eran ejemplos en política migratoria y derechos humanos.

Cuéntanos sobre tu incidente con la policía

Fue una experiencia inolvidable pues sentí lo mismo que cada cubano que ha sido encarcelado por el régimen castrista: la impotencia, la falta de recursos en materia de derecho y justicia, desamparo constitucional, todo por pedir libertad,  democracia, por decir la verdad y sobre todo no estar de acuerdo con el gobierno y su política corrupta.

Recibí los mismos maltratos, golpes, amenazas, intimidación, violación de los derechos humanos fundamentales por la condición de hacinamiento al que fuimos sometidos durante las primeras 24 a 48 horas. Permanecí incomunicado por dos días y medio y luego permanecí tres días más en prisión y tuve que pagar una multa de cien dólares.

Reunión para asistir a los damnificados por el terremoto en Ecuador (Cortesía)

Reunión para organizar la asistencia a los damnificados por el terremoto en Ecuador (Cortesía)

¿Cuál fue su experiencia como médico tras el terremoto que sacudió Ecuador?

Salí de Quito como psicólogo voluntario para apoyar a las familias con pérdidas familiares o materiales. Doy gracias a este país —que no necesariamente se debe juzgar por su lamentable gobierno— por darme la oportunidad de colaborar con aquellos que más necesitados estaban. El Consejo Nacional de Participación Ciudadana y Control Social me aprobó para participar en esta noble labor.

Estuve cerca de un mes en estas labores, pero la principal experiencia fue durante la semana que pasé en Porto Viejo, uno de los sitios más severamente afectados por el terremoto.

¿Qué futuro ves para Cuba?

Sueño con que mi país sea libre, que no existan los Castro ni los comunistas, que nuestras familias no pasen hambre, que podamos elegir a nuestro presidente, que haya democracia, libertad de expresión. Sueño con muchas cosas para mi país, pero sobre todo con que la justicia haga pagar a los asesinos de Fidel y Raúl Castro  y todos sus seguidores que de una forma u otra han sido copartícipes de la represión contra mi pueblo.

¿Y para Ecuador?

Respecto a Rafael Correa y su gobierno de izquierda, le digo que algún día podré denunciar con pruebas concretas las atrocidades cometidas contra la comunidad cubana. Espero que sean juzgados por una corte internacional por las múltiples violaciones a los derechos humanos.

Prestando ayuda tras el terremoto (Cortesía)

Prestando ayuda tras el terremoto (Cortesía)

Loading...