El plan de “Raulito” para heredar el poder de su abuelo

aúl Castro (i) y los comandantes Ramiro Valdés (c) y Guillermo García (d). Detras, de derecha a izquierda, Raúl Guillermo Rodríguez Castro y Alejandro Castro Espín (foto Martí Noticias)

aúl Castro (i) y los comandantes Ramiro Valdés (c) y Guillermo García (d). Detras, de derecha a izquierda, Raúl Guillermo Rodríguez Castro y Alejandro Castro Espín (foto EFE)

MIAMI, Estados Unidos.- Se acerca el 2018 y ya comienza el repicar de campanas advirtiendo rupturas en la que un día fue monolítica unidad de los miembros del Partido, y a debilitarse la llamada integridad de los integrantes de la familia real cubana.

El reiterado anuncio del retiro desata el “sálvese quien pueda” y “quítate tú p’a ponerme yo” entre aquellos que, impulsados por el supuesto liderazgo que otorga la cercanía al poder, ya están haciendo cabildeo para labrarse un futuro en el Sillón de Dictador.

Raúl Guillermo Rodríguez Castro, a quien todos conocen por el mote de “El Cangrejo”, ocupa uno de los primeros lugares en esta carrera que parece un chiste y, para llamar la atención, ha comenzado a promocionar su incoherente plataforma que, a decir verdad, más bien se asemeja a quien por amor al desatino prepara un golpe de estado fallido.

“Raulito es un mentecato que por falta de freno no para de meter la pata; pero no anda tan perdido, busca salir de la sombra mostrando poderío porque, igual que otros aspirantes a protagonista, sabe que al finalizar el primer semestre del 2017, que comienza en unos días, se abrirá el debate inicial sobre la sucesión del puesto que todos esperan, el de Secretario General del Partido Comunista de Cuba”, asegura un viejo miembro de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la isla.

De profesión economista, de intelecto equivocado y funcionalmente afectado por el uso y abuso de esteroides, entremezcla el ridículo con el fracaso. El recién nombrado Jefe de la Dirección de Seguridad Personal, pretende cimentar su plan de apoyo hacia el futuro gobierno, anunciando que para mediados del próximo año, aumentará 50 pesos al salario mensual de los más de mil hombres que integran el ejército bajo su mando.

Vale recordar, hace un tiempo lo escribí, que la DSP cuenta con: 1. Sección de policía de tránsito 2. Un grupo fílmico 3. Sección dedicada a la documentación y trámites migratorios 4. Departamento de relaciones internacionales, coordinadores 5. Una brigada antiatentados 6. Francotiradores 7. Buzos 8. Expertos en explosivos 9. Departamento médico con clínicas, doctores, enfermeros, radiólogos, laboratoristas, medicina física y rehabilitación, además de otras áreas de salud 10. División de tecnología y telefonía 11. Talleres 12. Gimnasios 13. Servicio de contrainteligencia 14. Unidad empleadora encargada de contratar personal de asistencia (empleadas) que luego trabaja en las casas de los elegidos.

Pero la medida, en lugar de conseguir unanimidad, ha calado de modo desfavorable en la tropa porque, aunque parezca mentira los miembros de la DSP, los encargados de proteger, velar, espiar y custodiar a los dirigentes cubanos, incluyendo el aumento de haberes prometido, continuarán cobrando menos salario que el que reciben los miembros de la unidad especializada de la policía turística que trabaja en las plazas de San Francisco, la de Armas, la de la Catedral y otras zonas de La Habana Vieja.

Un verdadero boomerang. El descontento es tal, que soldados y oficiales de la que por tiempo fue la Dirección más poderosa de Cuba y del Ministerio del Interior, ya han presentado renuncia. No es una simpleza.

Este es el último partido… no hay eliminación directa, ni cuartos de final.

(Publicado originalmente en Martí Noticias)

Loading...