Inicio Cuba El racismo histórico del régimen cubano que a Black Lives Matter no...

El racismo histórico del régimen cubano que a Black Lives Matter no le importa

MIAMI, Estados Unidos.- En días recientes, la dirigencia del movimiento Black Lives Matter respaldó al régimen cubano eximiéndole de toda culpa ante la crisis que vive Cuba. Culpó, y no nos sorprende, al mal-llamado “bloqueo” americano de todas las penurias que sufren los cubanos, y también de las protestas que a partir del domingo 11 de julio se hicieron oír en toda Cuba.

¿Será que para BLM, nuestro pueblo black and brown no es ni black, ni brown?  No hacía falta binoculares para ver que –digamos– la mitad de los manifestantes que gritaban “¡Libertad!”, “¡Patria y vida!”, y “¡Abajo la dictadura!” eran black and brown.

Tampoco hacía falta binoculares para distinguir que gran parte de los revolucionarios con palos en la mano, convocados por el presidente-dictador Miguel Díaz-Canel a reprimir a un pueblo desarmado, también eran black and brown. Miguelito, el mayoral blanco, ordenó a sus esclavos por televisión a que dieran leña a sus hermanos de patria y raza.

El régimen que preside Díaz-Canel, y vice-preside Ramiro Valdés, a quien la multitud le gritó “¡Asesino!” en Santiago de Cuba, tiene un consejo de ministros de 31 cubanos blancos y apenas cuatro afrodescendientes. Esto en un país donde la mitad de la población es black and brown. ¿Es o no es el régimen cubano un órgano de control blanco-supremacista? ¿Lo entenderá así la dirigencia de BLM?

Es cierto el refrán: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”. Esa ceguera parece ser endémica de la dirigencia actual de BLM. Según explica Kaylee McGhee en su columna del Washington Examiner (julio 15): “[BLM] la fundó un grupo de ‘revolucionarios marxistas’, colaboradores de individuos y organizaciones comunistas (…), uno de ellos, excandidato a la vice-presidencia de EE.UU. por el Partido Comunista USA (…) y dos “marxistas entrenadas” –Alicia Garza y Patrisse Cullors– que así se describieron en una entrevista de 2015, y que se han dado de baja de la organización (…)”. Dichos orígenes explican, pero no justifican, el apoyo cómplice de BLM al régimen de sus camaradas “compañeros de viaje”.

Según Manuel Cuesta Morúa, acosado vocero del Partido Arco Progresista y coordinador de la plataforma Nuevo País: “Hoy el racismo afecta estructuralmente a la nación, el 80 porciento de la población penal es negra mientras en las universidades son un porcentaje ínfimo”. ¿Conoce alguien en BLM al cubano black and brown Manuel Cuesta Morúa?

La dictadura no admitirá cómo ha censurado, encarcelado y fusilado a cubanos black and brown. Hoy, los integrantes del Movimiento San Isidro, muchos de ellos black and brown, están asediados, bajo arresto domiciliario o detenidos; Luis Manuel Otero Alcántara, en una prisión en Guanajay. Hay que repetírselo –aunque se haga oídos sordos– a la dirigencia de BLM.

II

Hubo 5 732 fusilamientos los primeros años de revolución, afrodescendientes al menos siete: Aníbal Correoso, de Holguín; Francisco “Pancho” Sosa, de Camagüey; Eladio Caro, de La Habana; Armando Pérez, de Santa Isabel de las Lajas, de 40 años; Margarito Lanza Flores, “Tondike”, de Quemado de Güines, de 23 años; Bienvenido Infante Suárez, de La Habana, de 21 años; y Alberto de la Rosa, “Elegua”, de Camagüey, de 17 años.

Desde 1959 se proyectó la obligatoriedad de una cultura y moral “socialistas”. Socialista y eurocéntrica. Walterio Carbonell (Jiguaní,1920-La Habana, 2008), el entonces intelectual negro más brillante de Cuba, fue castigado por su obra “Cómo surgió la cultura nacional” (1962); señalaba que el racismo seguía vigente en la Cuba revolucionaria. Lo enviaron a las UMAP, a un hospital psiquiátrico y finalmente a trabajos menores en la Biblioteca Nacional.

Fueron censurados en los sesenta la cineasta Sara Gómez (Guanabacoa, 1942-La Habana, 1974), el historiador Pedro Deschamps Chapeaux (La Habana, 1913-La Habana, 1994), el antropólogo Rogelio Martínez Furé (Matanzas, 1937), y los dramaturgos Eugenio Hernández Espinosa (La Habana, 1936) y Gerardo Fulleda León (Santiago de Cuba 1942). Gastón Baquero (Banes, 1918-Madrid, 1997), poeta y célebre periodista, tuvo que refugiarse en una embajada.

A las UMAP enviaron al cantautor Pablo Milanés (Bayamo, 1943). El cineasta Nicolás Guillén Landrián (Camagüey, 1938-Miami, 2003) fue arrestado periódicamente; en el Hospital Psiquiátrico Mazorra lo sometieron a ocho tratamientos de electro-shock, tortura que le afectó permanentemente.

Esteban Luis Cárdenas (Ciego de Ávila, 1945-Miami, 2010), poeta y narrador, expulsado de la universidad por diversionismo ideológico en 1966, fue condenado en 1978 a 15 años por intentar asilarse en una embajada. Emigró en el éxodo de Mariel.

Treinta años duró el presidio político histórico. Muchos de los presos fueron black or brown. Cumplieron por su anti-castrismo: Eusebio Peñalver Mazorra, ex teniente del Ejército Rebelde (28 años de prisión); Antonio López Muñoz, (27 años); Ramón San Román, (24 años); Roberto Azcuy, 21 años; Rolando Gastón, 21 años… entre otros.

Al organizarse un movimiento opositor se ha hostigado, detenido periódicamente, y obligado al exilio a periodistas independientes como Tania Quintero; su hijo Iván García Quintero; el ex preso político y activista Luis Felipe Rojas Rosabal; la activista y ex presa política Sonia Garro; Victoria Ruiz-Labrit, feminista fundadora del Comité Cubano de Opositores Pacíficos Independientes; y Berta Mexidor y Ramón Humberto Colás, fundadores de las Bibliotecas Independientes.

Están Jorge Luis García Pérez “Antúnez”, 17 años en presidio, prisionero de conciencia de Amnistía Internacional (AI), veterano de huelgas de hambre. Su hermana, Berta Antúnez Pernet, fundadora del Movimiento Nacional de Resistencia Cívica “Pedro Luis Boitel”, fue constantemente hostigada. También Francisco Herodes Díaz Echemendía, preso político desde 1990, quien ha denunciado el racismo que sufren los presos negros en las cárceles.

Luego de varios arrestos condenaron en 1999 al doctor Oscar Elías Biscet a 25 años por “crímenes contra la soberanía nacional”. AI lo declaró prisionero de conciencia. Seguridad continúa acosándolo y no le permite viajar fuera del país.

En 1995, organizaciones disidentes fundaron Concilio Cubano y convocaron un congreso en febrero de 1996. La Seguridad del Estado no lo permitió. Arrestaron a su presidente, el abogado Leonel Morejón Almagro, y a su cofundadora, Mercedes Parada Antúnez, ambos afrodescendientes. Morejón Almagro, sentenciado a seis meses de cárcel; por razones de salud, Parada Antúnez fue hospitalizada.

En 1997, Félix Bonne Carcassés (1939-2017) y Vladimiro Roca Antúnez (La Habana, 1942), coautores del documento “La Patria es de todos”, fueron detenidos, y en 1999 condenados por sedición a cuatro años. AI los declaró prisioneros de conciencia. En 2005, Bonne fue detenido cuando organizaba la primera reunión de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil. Roca, exmilitar y economista, fundaría el Partido Social Demócrata de Cuba, aún ilegal.

Otro cubano negro prisionero de conciencia de AI fue Guillermo “Coco” Fariñas (Santa Clara, 1962), psicólogo, opositor y periodista independiente, prohibido de ejercer como profesor y confinado en hospitales psiquiátricos. Fue condenado a 20 meses en 1995 y en 1997 a 18 meses adicionales. En 2002, fue sentenciado a siete años. Fariñas ha realizado 23 huelgas de hambre y ha cumplido más de 11 años de presidio.

Y cómo olvidar a Cecilio Monteagudo Sánchez, periodista independiente y ex preso político, objeto de detenciones arbitrarias por su trabajo con el Movimiento Cubano Reflexión.

III

De los “75 de la Primavera Negra” (2003), al menos diez eran afrodescendientes: el sindicalista Iván Hernández Carrillo; los periodistas independientes Ángel Moya Acosta, Jorge Olivera Castillo, Osvaldo Alfonso Valdés y Omar Pernet Hernández; los activistas Eduardo Díaz Fleitas, Arnaldo Ramos Lauzerique, Alejandro González Raga, Alfredo Domínguez Batista y Manuel Valdés Tamayo, este último, sentenciado a 15 años, murió por negligencia médica el 10 de enero 2007.

El 11 de abril 2003 reactivaron el paredón de fusilamiento. Ese día fueron fusilados tres cubanos black and brown por intento de secuestro de una lancha. No hubo muertos ni heridos en el intento. El paredón fue un escarmiento. Juicio sumario (tres días), apelación denegada (un día), ejecución nueve días después. Sin volver a ver a sus madres –sin que esas madres pudieran despedirse de sus hijos– fusilaron a Lorenzo Enrique Copello (31 años), Bárbaro Leodán Sevilla García (22 años) y Jorge Luis Martínez Isaac (40 años).

¿Sabe algo de esto la dirigencia de BLM?

Tampoco saben de Orlando Zapata Tamayo (Santiago de Cuba, 1967-La Habana, 2010), obrero de la construcción y activista político, veterano de varias huelgas de hambre, condenado a 36 años en 2003. AI lo declaró prisionero de conciencia. Murió luego de ochenta y cinco días en huelga de hambre el 23 de febrero 2010.

Berta Soler, presidenta de las Damas de Blanco, es hostigada y violentada perennemente, como también Nancy Alfaya, Asunción Carrillo, Jacqueline Bony, María Josefa Blanco, Jacqueline Heredia, Marta Sánchez Sánchez, y Aymara Nieto Muñoz. También es Dama de Blanco Ivonne Malleza Galano, arrestada en una protesta y declarada prisionera de conciencia por AI, encarcelada 45 días. Y Xiomara Cruz Miranda, condenada en 2018 a un año y cuatro meses, donde contrajo tuberculosis por negligencia médica.

¿Hizo algo por esta brown cubana la dirigencia de BLM?

También cumplió una condena de cuatro años, por “desacato” y “desorden público”, el activista de Damas de Blanco y preso de conciencia de AI Silverio Portal Contreras.  Está el caso de Adrián Coroneaux Stevens, miembro del Movimiento Opositores por una Nueva República (MONR), detenido el 23 de mayo 2020.

Desde 2013 se encuentra preso el opositor Bianko Vargas Martín, prisionero de conciencia de AI; en 2016 fue condenado a otros 15 años. Activista de UNPACU y Cuba Decide, se ha declarado en huelga de hambre. También en 2016, Yosvany Sánchez Valenciano fue sentenciado a cinco años y nueve meses por supuestos delitos de “desacato” y “desorden público”.

El periodista independiente Reinaldo Escobar y el equipo de doce periodistas de 14yMedio son objeto de acoso y detenciones arbitrarias. Luz Escobar está siendo acosada por Seguridad desde el 11 de julio.

Desde su fundación en el año 2000 la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR) ha sido perseguida; a partir de 2017 han sido detenidas las campesinas negras Paula Araceli Girón Castro, Yenisleidis Peralta Álvarez, Yuneisis Amaya Arias y Osmayda Estrada Rivery. Desde 2013 a las guajiras black and brown se les decomisan las donaciones para su trabajo por cuenta propia.

¿Y qué del constante acoso y los arrestos arbitrarios de los activistas del Comité de Integración Racial (CIR), sus coordinadores Juan Antonio Madrazo Luna y Juan del Pilar Goberna, la periodista independiente y miembro también de la Red Femenina de Cuba Marthadela Tamayo, y Dunia Medina? ¿Y el acoso a los abogados Laritza Diversent, Yaremis Flores y Julio Ferrer, fundadores de la asesoría jurídica Cubalex?

IV

Es relevante al caso de George Floyd el arresto de Daniel Llorente Miranda, opositor negro que el 1ro de mayo 2017 corrió por la Plaza de la Revolución envuelto en una bandera americana. La policía trató de ahogarlo. Al quejarse de que lo estaban asfixiando le contestaron: “Eso queremos, que te mueras”. Llorente fue llevado al Hospital Psiquiátrico Mazorra; estuvo internado bajo tortura psiquiátrica un año. Fue deportado a Guyana, donde la oficina protectora de refugiados de la Organización de Naciones Unidas lo amparó.

Relevante al caso Floyd es el del joven Hansel E. Hernández, de 27 años, a quien la policía de Guanabacoa baleó por la espalda el 24 de junio 2020, un mes después de los acontecimientos en Minneapolis. ¿Ha protestado por el asesinato de este brown Cuban la dirigencia de BLM?

Los músicos de hip hop y rap sufren acoso. Las Krudas Kubensis y Gente de Zona tuvieron que emigrar. Enfrentan represión desde hace años David Omni (Omni Zona Franca), Amaury Pacheco (Poesía sin fin) y los creadores del Movimiento San Isidro, particularmente Luis Manuel Otero Alcántara, Maykel “Osorbo” Castillo, El Funky, Denis Solís y Enix Berrio Sardá.

¿Y qué de los niños y niñas black and brown de Cuba? A Ángel Izquierdo Medina, de 14 años, de Mantilla, un teniente de la Seguridad lo asesinó de un balazo por robar frutas. Tres niñas negras -María Carla Fuentes (12 años), Lisnavy Valdés (12 años) y Rocío García (11 años)- murieron aplastadas por el desplome de un balcón en el barrio black and brown de Jesús María.

¿Recapacitará la dirigencia de BLM? ¿Hasta cuándo habrá que esperar para que, al menos, las black and brown vidas cubanas le importen a BLM? El Observatorio Cubano de Derechos Humanos indica que fueron detenidos el 11 de julio 757 cubanos. No se sabe aún cuántos son black and brown. ¿Abogará por ellos la dirigencia de BLM?

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad