Inicio Cuba Eliminan varios alimentos de paquetes familiares en prisión Típico de Manzanillo

Eliminan varios alimentos de paquetes familiares en prisión Típico de Manzanillo

LA HABANA, Cuba.- Desde la instalación carcelaria Típico de Manzanillo, en la provincia oriental de Granma, denuncian varios reclusos, entre ellos Osmani Santiesteban Aguilar, que el día 28 de julio en el momento en que los internos estaban a la espera de recibir los víveres que les envían sus familiares las autoridades penitenciarias anunciaron la prohibición, sin previo aviso, de varios alimentos.

Según refieren los presos, ya los paquetes familiares no se entregan directamente en el Típico de Manzanillo, sino en un punto de control desde donde son transportados a la prisión. Ese día, al llegar el camión con los sacos de alimentos, y antes de que sus destinatarios pudieran recibirlos, el jefe de orden interior, oficial Rogelio Hernández Velázquez, llegó con una lista de los artículos que a partir de ese momento quedaban prohibidos, pero que hasta entonces habían estado autorizados por lo tanto venían en los paquetes.

Entre los artículos prohibidos se incluyen víveres fundamentales como carne, tamales, frutas y miel de abejas. Refiere Santiesteban Aguilar que la lista puede ser más larga, pues en ese momento no averiguó qué otros alimentos les quitaron a los demás reclusos.

Por su parte, Osvaldo Ramón Pérez Sondré y otros reclusos de la misma instalación denuncian que la comida de la prisión está en mal estado, en general no tiene grasa, a veces les dan una hamburguesa ácida y poco hecha o una porción de mortadela sin freír, y el desayuno es un cocimiento de hierbas. Los víveres enviados por la familia son la única esperanza para atenuar parcialmente la inanición.

Añaden los prisioneros que no recibieron ninguna explicación que les aclarara el motivo de tal disposición. También desconocen cuál será el destino de esos alimentos, pues no les consta ni les informaron si se los devolverán a sus familiares. Algunos de esos comestibles son perecederos, por lo tanto si llegan a sus familias sería con retraso y ya echados a perder. Ante el desconocimiento, la suposición general es que irán a parar a las manos del personal que trabaja en el centro penitenciario.

La repentina medida provocó gran descontento entre la población penal, pues los familiares preparan los bultos con antelación y con gran sacrificio, esfuerzo y gasto de recursos en alimentos y transporte.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad