Inicio Cuba Emilio Ballagas: un poeta cubano imprescindible del siglo XX

Emilio Ballagas: un poeta cubano imprescindible del siglo XX

AREQUIPA, Perú – Siglo XX, poesía negrista, Cuba. Tres elementos que definieron a Emilio Ballagas, destacado poeta y ensayista cubano, quien fue reconocido en ese tiempo por su prestigio en el ámbito literario.

Considerado uno de los más destacados exponentes de la corriente neo romántica y la poesía negrista en la Isla, nació en Camagüey el 7 de noviembre de 1908. Se graduó de Bachiller en Letras y Ciencias en el Instituto de Segunda Enseñanza de Camagüey en 1926 y comenzó los estudios de pedagogía en la Universidad de La Habana en 1928.

Ballagas publicó en 1931 su primer libro, Júbilo y fuga y dos años más tarde obtuvo el título de Doctor en Pedagogía por la Universidad de La Habana.

Luego, el poeta ocupó la cátedra de Literatura y Gramática en la Escuela Normal para Maestros de Santa Clara, desempeñando este cargo hasta 1946. En 1934, publicó por primera vez su Cuaderno de poesía negra y al año siguiente, fue redactor del periódico La Publicidad de Santa Clara, desempeñando esta función hasta 1943.

Asimismo, Ballagas escribió Elegía sin nombre y ofreció la conferencia Parábola de la poesía española contemporánea en la Institución Hispanocubana de Cultura.

En 1937, el autor viajó a Francia comisionado por la Secretaría de Educación para investigar manuscritos de autores americanos en la Biblioteca Nacional de París, logrando presentar poco después su libro Nocturno y elegía.

En esa época recibió también una Mención Honorífica de la Dirección de Cultura de la Secretaría de Educación de la República de Cuba por sus obras Sabor Eterno y Sergio Lifar, el hombre del espacio.

A partir de 1942, trabajó como editor de la revista Clavileño junto con destacados escritores como Gastón Baquero, Eliseo Diego, Fina García Marruz y Cintio Vitier. Participó en diversos eventos literarios, incluido el ciclo “Los poetas de ayer vistos por los poetas de hoy” y pronunció conferencias sobre José María Heredia y otros temas en la Asociación Cultural de Católicas.

En 1943, dirigió la revista Fray Junípero. Cuadernos de la vida espiritual y unos tres años despúes obtuvo el título de Doctor en Filosofía y Letras de la Universidad de La Habana.

Curiosamente, Ballagas ganó una beca del Instituto para la Educación del Ciego de Nueva York, donde aprendió braille y conoció al poeta norteamericano Fred K. Tarrant. Durante su estancia en Estados Unidos, ofreció conferencias en la Universidad de Columbia y en La Casa Hispánica de Nueva York, y fue acreditado por el Colegio Nacional de Periodistas con el certificado de Aptitud Periodística Profesional.

Considerando todos sus estudios, prestigio cultivado y prolífica carrera, cualquiera pudiera pensar que Emilio Ballagas fue un hombre longevo, sin embargo, el poeta murió a los 46 años de edad en La Habana, en 1954. El hecho hace de su trayectoria un tema todavía más interesante.

Sigue nuestro canal de WhatsApp. Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de Telegram.