Inicio Cuba En 2019, menos papa en Cuba

En 2019, menos papa en Cuba

Para completar el plan de siembra el gobierno cubano tuvo que importar decenas de toneladas de semilla (Foto del autor)

LA HABANA, Cuba. – El gobierno cubano implementará un nuevo racionamiento en la distribución subsidiada de papas por consumidor, generado por los bajos acopios precedentes de la campaña anterior y atrasos que en la presente contienda está sufriendo el proceso de siembra en algunos polos productores.

Según dio a conocer Esteban Ramos Domínguez, administrador de un Mercado Agropecuario Estatal (MAE) en el municipio San Miguel del Padrón, a partir del 1 de diciembre la venta de papas disminuirá a una libra por persona, con dos ciclos de distribución mensuales asegurados por acopio para diciembre, enero y febrero.

Las cifras oficiales reflejan que año tras año la cosecha de papas crece o sostiene los índices de producción. Sin embargo, en 2016 se convirtió en la única vianda que en la isla se encuentra netamente normada.

Hasta la fecha, el alimento había transitado por dos regulaciones en la cantidad máxima que puede adquirir un consumidor: tres y dos libras por distribución, respectivamente.

A partir de diciembre, los MAE venderán una sola libra de papa por consumidor (Foto del autor)

Según Ramos, en la nueva reducción la libreta de abastecimiento permanece como registro de control sobre la venta del tubérculo a cada miembro del núcleo familiar, a la vez que se mantiene el precio de un peso (CUP) por libra.

“Queda por definir si se distribuirán los envíos atrasados o si todos ya vienen por una libra”, comunicó Ramos que, además, y a tenor de informaciones recibidas en las reuniones ordinarias con el Consejo de la Administración Provincial (CAP), amplió que el país aún no dispone de toda la semilla necesaria para cumplir con los planes de siembra.

A través de los medios locales, la semana pasada se dio a conocer que la provincia Mayabeque, primer productor en la isla, necesitó importar desde Europa 50 toneladas de semilla para lograr cubrir las más de 2 mil hectáreas de tierras disponibles.

Un trabajador de la Empresa Agropecuaria del municipio Melena del Sur, solicitando anonimato, puntualizó que los tres municipios que componen el principal macizo productor de Mayabeque, Melena del Sur, Batabanó y Quivicán, deben culminar el proceso de plantación con un mes de retraso.

La demora de la semilla -en esta cosecha se utilizarán unas siete nuevas variedades-, explica la fuente citada que dilató el disparo de la arrancada para la contienda 2018-19, la cual se podrá comenzar a sacar del campo en la segunda quincena de marzo.

“Primero empezó Quivicán, luego Melena y por último Batabanó, donde todavía se preparan tierras que años atrás por estos días ya estaban sembradas. No se puede rotular la tierra sin la semilla en la mano, porque si no llega puntual hay que volver a preparar los terrenos”, comentó.

Ante la contingencia impuesta por la escasez, Yunior Rosales, obrero agrícola de la cooperativa Juan Delgado, en el municipio de Batabanó, destacó que este año, “por órdenes de arriba”, las administraciones procedieron a la contratación de agentes de seguridad para vigilar que los trabajadores no roben la semilla.

Paralelo al control campo adentro, añade Rosales, miembros de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) recorren las arterias cercanas a los sembradíos en busca de “luchadores”, personas que tras cada jornada recorren los terrenos plantados y desentierran la semilla para robarla, más los tradicionales compradores furtivos que luego revenden el alimento en las ciudades a precios exorbitantes.

“La cosa está mala, te cogen en la calle con una jaba de semilla y te suenan un año de prisión. Para comerte una papa frita tienes que sacarla escondida entre los calzoncillos”, señaló Rosales.