Inicio Cuba En huelga de hambre, aislado y sin atención médica: el drama de...

En huelga de hambre, aislado y sin atención médica: el drama de un preso político en la cárcel de Valle Grande

LA HABANA, Cuba. — El opositor y manifestante del 11 de julio de 2021 Walfrido Rodríguez Piloto, cautivo en el centro penitenciario de máximo rigor de Valle Grande, en el municipio habanero de La Lisa, se encuentra en huelga de hambre desde el 9 de julio, según pudimos conocer a través de su hermana Marty Rodríguez Piloto.

El recluso protesta por la injusta condena de 10 años de cárcel recibida como represalia por participar en el estallido popular del 11J.

La mujer afirma que creyó que su hermano no la llamaba porque seguía sin derecho a teléfono, pero fue alertada por varios reclusos de que el opositor había sido aislado en celda por declararse en huelga de hambre. Por tal motivo, en la mañana del viernes 29 de julio se presentó en la prisión. Ese día no le permitieron verlo, aunque sí reconocieron que el manifestante estaba en huelga. También le propusieron que le preparara un caldo y se lo llevara al día siguiente y entonces sí la dejarían verlo.

Marty señala que así lo hizo. Al llegar la llevaron a una oficina donde se encontraba el jefe de la prisión, mayor Agustín Mora, la reeducadora y dos médicos. La mujer subraya que cuando vio a Walfrido quedó horrorizada: no podía caminar, lo traían cargado entre dos presos, estaba en los huesos, tenía los labios lívidos, estaba completamente invadido de sarna y tenía la cara reventada de la dermatitis que adquirió durante el presidio político en la cárcel de Guantánamo.

La hermana del preso añade que este hablaba muy bajo, con dificultad y dando muestras de agotamiento. Destaca que, al encontrarse, señalando al jefe de la prisión, su hermano le dijo: “Este es el asesino que me metió en una celda sin agua y sin luz y sin mis medicamentos para la úlcera, y es el mismo asesino que me dio la golpiza y me rompió los espejuelos”. A lo que el oficial le respondió: “Walfrido, no me vas a provocar”.

Marty apunta que Rodríguez Piloto rechazó el caldo que ella le llevó, y cuando el personal carcelario intentó conminarla a insistir, ella les aclaró que no había ido a convencerlo, sino a apoyarlo, “porque ustedes lo han condenado a 10 años injustamente. Porque en ningún país del mundo está prohibido salir a manifestarse pacíficamente, y su huelga es en protesta por esa condena”.

La hermana del opositor amplía que uno de los médicos, aparentando aflicción, le explicó que Walfrido estaba deshidratado y que requería hidratación intravenosa urgente, pero no se dejaba poner el suero. Agrega que, al reclamarle a la reeducadora las deplorables condiciones en que se hallaba su hermano y que no le habían avisado después de tantos días, la militar adoptó una postura de víctima y en tono lastimero adujo haberla llamado varias veces sin éxito.

Marty Rodríguez Piloto enfatiza que el encuentro con su hermano la impactó de tal modo que tuvo que ir al policlínico a inyectarse un calmante para los nervios.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad