Inicio Cuba Errores en el sistema de salud pública dispara cifras de la COVID-19...

Errores en el sistema de salud pública dispara cifras de la COVID-19 en Holguín

HOLGUÍN, Cuba.- “Hoy el riesgo de morir en Holguín es mayor que el de toda Cuba”. El vaticinio sigue en pie un mes después de que el ministro de Salud de Cuba, José Ángel Portal Miranda, lo anunciara durante una visita a esta ciudad.

Una tétrica predicción que ha enlutado a cientos de familias holguineras como la de Daniel López Gutiérrez, quien en una semana perdió a su madre y a tres hermanos por complicaciones derivadas de la COVID-19. “Es desgarradora la muerte de cuatro seres queridos en tan poco tiempo”, dice Daniel a CubaNet, entre lágrimas y con voz entrecortada.

Los errores del sistema de trabajo del Gobierno de Holguín, según el primer ministro Manuel Marrero, han provocado una evidente “mala gestión en la salud” del territorio.

“Son muertes que se hubieran evitado si los dirigentes, funcionarios y médicos de esta provincia hubieran trabajado bien contra el coronavirus”, afirma Daniel.

El mal manejo de la pandemia en el territorio ha llevado a la actual crisis sanitaria. Según cifras oficiales, el pasado mes de agosto ha sido hasta el momento el peor de todos por el aumento del número de contagiados y fallecidos.

Redacción de historias clínicas. Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

“El alto índice de letalidad no es solo por la circulación de la cepa más virulenta y mortal de la COVID-19, sino por las diferentes fracturas en el plan de contención”, una afirmación que salió a relucir durante la visita al territorio del primer ministro y el ministro de Salud Pública a inicios del mes de julio.

La ausencia de personal médico en 180 consultorios, el incumplimiento de los protocolos sanitarios, el mal funcionamiento de la atención primaria de salud, la inestabilidad en las pruebas de PCR, la falta de iniciativa para solucionar los problemas, las irregularidades en la hospitalización y en el ingreso domiciliario están entre las causas señaladas por Marrero Cruz y que han provocado el incremento sostenido de sospechosos, contagiados y fallecidos por COVID-19, que sitúa a la provincia como la de mayor complejidad epidemiológica, después de Pinar del Río.

A pesar de las reuniones diarias de funcionarios y directivos locales desde que Holguín informó el primer caso de COVID-19 el 18 de marzo de 2020, los diferentes planes de enfrentamiento a la pandemia en el territorio han fracasado.

“Si el primer ministro dijo que hay un mal trabajo, me pregunto ¿de qué han servido durante todos estos meses las reuniones del grupo temporal de trabajo provincial?, ¿serán ineptos, incapaces y con falta de liderazgo los dirigentes del territorio?, ¿por qué la militancia comunista no denunció y resolvió los problemas antes de la llegada del primer ministro?, ¿por qué fallaron todos los mecanismos creados para evitar que se cometieran esos errores que costaron y están costando vidas?, ¿el pueblo podrá confiar y creer en los dirigentes y funcionarios de la provincia después de que el primer ministro dijo públicamente que están trabajando mal?, ¿con que vergüenza y moral esos dirigentes pueden convocar o exigir al pueblo?”, pregunta Yunier Fernández, vecino del reparto Piedra Blanca.

Las declaraciones del alto funcionario del régimen cubano han avivado el debate popular sobre los resultados del trabajo de las autoridades en Holguín.

“En los medios se publica que los dirigentes casi siempre están reunidos. Pero hay que evaluarlos por los resultados no por el esfuerzo. Ellos (los dirigentes) llevan años en sus puestos y si todavía cometen errores tan graves como los que les señaló el primer ministro es porque son unos ineptos que no merecen estar dirigiendo”, opina Leonardo Ávila, quien hace dos semanas recibió el alta médica después de 13 días ingresado por COVID-19.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

Incluso hay quienes van más allá y piden aplicar el Código Penal a los culpables. “¿Juzgarán a los funcionarios que cometieron los errores por el delito de propagación de epidemias? Las faltas señaladas son básicas. No se necesitaba un conocimiento profundo para darse cuenta que eran errores. A ellos ni siquiera los multan. A veces, como me hicieron a mí, multan al pueblo por llevar el nasobuco por debajo de la nariz porque se nos rueda. Se debería crear una comisión para identificar a los culpables y según su grado de responsabilidad someterlos a un proceso judicial”, comentó Lourdes Martínez, vecina del reparto Vista Alegre.

“Si tuvieran moral, después de las críticas del primer ministro, los culpables hubieran renunciado. Pero no lo hicieron porque los beneficios y privilegios de que gozan son más fuertes que su moral. Apegado a la idea de que los recursos son del pueblo, que se realice una consulta popular para decidir si los dirigentes y funcionarios responsables de los errores señalados pueden seguir en sus cargos”, dijo Martínez.

Muchos coinciden en que los graves problemas que encontró el primer ministro eran suficientes para destituir a varios funcionarios por el mal trabajo. Pero no hubo ninguna defenestración.

“¿Cómo vamos a confiar cuando no han destituido ni sancionado a los responsables que han provocado el desastre sanitario en el territorio por el cual el primer ministro calificó de malo el trabajo al enfrentamiento a la COVID en Holguín? Si hicieron un mal trabajo lo lógico es que los destituyan. De lo contrario seguirán en sus puestos y volverán a cometer los mismos errores por ser ineptos e incapaces, como lo han demostrado a lo largo de estos casi dos años de pandemia. Se mantienen los mismos que demostraron ser incapaces. Por eso hay tantos contagiados y fallecidos en la provincia”, agregó Martínez.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

No es la primera vez que sale a relucir públicamente el mal trabajo del sistema de salud en Holguín. En marzo de 2016, Luis Antonio Torres Iríbar, por aquel entonces el máximo dirigente comunista en la provincia, señalaba que el sistema de salud pública en el territorio era el sector que más críticas negativas recibía, incluso más que las empresas Comunales, Acueducto y Comercio.

“Es preocupante la situación, es preocupante la cantidad de opiniones de criterios que expresan falta de dirección, de exigencia, de disciplina, a nivel de municipio, a nivel de grupo básico en el policlínico, falta de disciplina a nivel del médico de la familia. Entonces se acabó. Hay que cambiar, hay que actuar diferente y en la atención primaria, en los policlínicos, en los consultorios hay que cambiar, hay mucha insatisfacción en nuestro pueblo, en el municipio Holguín”, dijo Iríbar durante una trasmisión radial.

Foto cortesía del autor

La pandemia ha causado efectos negativos en la economía cubana. Esther Montoya, vecina del reparto Peralta, se pregunta: ¿Quién asume estos gastos no planificados en los servicios, en la atención médica, el cierre de locales gastronómicos, de trámites, comerciales, bancarios? Ese dinero se pudo haber empleado en otras necesidades. Incluso materiales que pudieron emplearse en la construcción de viviendas ahora se utilizan para la construcción de bóvedas en el cementerio. Lo que es de todos no es de nadie. El pueblo cargará la pesada deuda con más carencias y necesidades. Las pérdidas económicas por la pandemia serán otro pretexto del gobierno para justificar las escaseces. Los errores de una minoría los pagamos la mayoría. Mientras esa minoría sigue en el cargo, cometiendo los mismos errores y disfrutando de los privilegios que no tenemos la mayoría. Eso ha sido así en Cuba durante más de 60 años”, lamentó Montoya.

También se ha criticado el papel de los medios de comunicación oficiales en la provincia, que antes de la critica del primer ministro se limitaron a reseñar las reuniones sobre la pandemia presididas por las autoridades políticas y gubernamentales. “La prensa no realizó reportajes investigativos para denunciar el mal trabajo de salud pública. En cambio, se dedicó a publicar las declaraciones de los funcionarios del partido, del gobierno y de las autoridades sanitarias que, en vez de criticar la desorganización en salud pública, se inclinaban a culpar al pueblo de ‘baja percepción del riesgo’ por no guardar la distancia en las colas y el mal uso del nasobuco. La falta de denuncia periodística propició el aumento de los casos de contagios y de muerte. La prensa oficialista es cómplice y culpable del desastre sanitario y del sufrimiento de las familias holguineras”, así piensa Osvaldo Hernández, quien estuvo convaleciente por la COVID-19.

Foto captura de pantalla televisión nacional (cortesía)

Una opinión que comparte su esposa Nadia Tamayo. “Estamos en shock. Antes que el primer ministro y el ministro de Salud nos visitaran, y durante casi dos años, siempre leíamos o escuchábamos en los medios que el pueblo era el culpable del incremento de casos de contagios y muertes. Y ahora de un sopetón nos dicen que los responsables de la crisis sanitaria son los dirigentes por su incapacidad e ineptitud”.

Sobre el tema también opinó el intelectual holguinero Manuel García Verdecia, quien en su perfil de Facebook escribió: “Periodistas cubanos, salgan a la calle y hablen con las personas que han estado ingresadas por COVID-19, o con sus familiares. Léanse los mensajes desesperados y dolidos de los que están en centros asistenciales. Ahora mismo acabo de leer el de una gestante recluida en la Escuela Vocacional. Reconoce la buena intención del personal sanitario, pero señala las precarias condiciones que tienen allí. Abandonen las consignas y el falso entusiasmo. Así le hacen un flaco favor al país. Solo la verdad puede ayudar a mover las fuerzas imprescindibles para revertir este momento. No es hora de estar a la sombra de la cómoda indiferencia o la vana-gloria, sino cerrar filas con los que sufren”.

Foto cortesía

En el barrio donde vive Leonor Rodríguez Graña en apenas diez días han muerto cuatro vecinos por COVID-19 y una está reportada de grave. “Alguien que pasaba me preguntó si había un apagón eléctrico por el silencio, y yo le respondí que el silencio era por el luto de cuatro vecinos fallecidos”, comentó Leonor a CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +1 (786) 316-2072, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad