Inicio Cuba Hay que aprender historia de Cuba

Hay que aprender historia de Cuba

Fulgencio Batista al centro, de blanco. Foto tomada de Internet

LA HABANA, Cuba.- De forma general, las efemérides ofrecen ocasión para encontrarse con la historia y tener un momento propicio para la reflexión, siempre y cuando se conozcan los hechos del día que se rememora. Pero de manera desafortunada la dictadura ha tratado de poner pintura negra sobre algunos sucesos acontecidos antes de 1959, no permitiendo que haya lugar a la reflexión.

Por ejemplo, este 10 de marzo se cumplieron 67 años del Golpe de Estado que le diera Fulgencio Batista y Zaldívar al ex presidente Carlos Prío Socarrás, lo que rompió el ritmo constitucional del país, ya que el régimen de facto derogó la Constitución de 1940, emitió estatutos, disolvió el Congreso e instituyó un gobierno provisional, prometiendo elecciones para el año siguiente, y así mismo, asumió las jefaturas del Estado y del Ejército.

Y hasta el año 1959 Batista se mantuvo en el poder, cuando el primero de enero fue derrocado por los “rebeldes” que operaban en la Sierra Maestra bajo la dirección de Fidel Castro.

Habiendo dicho lo anterior, aclaro que este hecho no es un momento en nuestra historia para vanagloriarse, pero sucedió, y sería importante que se conozca, incluso el escenario social y económico en el que se desenvolvía nuestro país en aquellos momentos. Pero la dictadura ha dejado de enseñar, en los diferentes niveles escolares, cualquier cosa relacionada con los gobernantes anteriores al momento en que tomó el poder. De hecho, la mayoría de los Presidentes que tuvo Cuba son ignorados, y para que no quede dudas de ello vaya a la calle G en el Vedado, conocida como la Avenida de los Presidentes, para que vea que del primero, Don Tomás Estrada Palma, solo quedan los zapatos, podríamos atribuirle como significado que era un hombre con los pies en el piso.

Y así entonces, conversando de historia con algunas personas conocidas, en particular jóvenes, estos sabían muy bien que el 8 de marzo era el Día Internacional de la Mujer, y que el 13 de este mismo mes había sucedido algo relacionado con Radio Reloj, y aunque algunos llegaron a nombrar a José Antonio Echevarría, ninguno pudo decir absolutamente nada de los sucesos del 10 de marzo.

Asombrada por la gran ignorancia en temas de historia que tenían estos jóvenes, con la ayuda de algunas personas allegadas decidí hacer una pequeña encuesta para conocer hasta qué punto los cubanos residentes en la Isla sabían lo que había sucedido en el siglo pasado. Especifico, los que residen dentro del gran “caimán”, porque sé que una buena parte del exilio no está divorciado de estos hechos.

El tamaño de la muestra que decidimos tomar fue de 100 personas, de ellas 47 hombres y 53 mujeres. Las edades oscilaron entre los 17 y 60 años, que son las edades que no vivieron el suceso, pues la encuesta no fue totalmente aleatoria.

Cuando nos acercábamos al posible encuestado, después de entablar algún tipo de conversación, lo primero que le preguntábamos era la edad, y tratando de que no pareciera un interrogatorio le preguntábamos: ¿Usted sabe lo que pasó el 10 de marzo de 1952?  Una pregunta muy sencilla.

Aunque parezca increíble solo 12 personas pudieron contestar correctamente, de ellos el 75 % sobre los 40 años de edad, 4 mujeres y 8 hombres.

El resultado vino a confirmarnos que la historia de Cuba se ha borrado del conocimiento de los cubanos de un solo porrazo.

Entre los encuestados pocos sabían quién era Fulgencio Batista y Zaldívar, de ellos, dos dijeron su grado militar y tres lo calificaron de dictador.

Uno de los jóvenes que supo las respuestas a mis preguntas, de 26 años, manifestó que vivía con sus abuelos, y que por eso sabía de ese día y del General Batista. El muchacho tuvo la expresión: ¡Ah! Sí, el dictador antes de Fidel. Y yo, ni lenta ni perezosa le volví a preguntar: ¿Tú quieres decir que Fidel era dictador? Ahí mismo me dio la espalda y me dejó plantada en el parque de Línea y L, en el Vedado. En buen cubano algo así como “juegue con la cadena, pero no con el mono”.

Podríamos preguntarnos por qué el régimen tiene tanto interés en ocultar de la historia todo lo que no esté relacionado con la llamada “Revolución”, pero no es más que una forma de ocultar a las personas, y cómo vivían en el capitalismo. A lo mejor usted también tendrá su idea de por qué lo hace.

Menos mal que la pregunta era sencilla para los encuestados, y no llevaba implícito el significado de la grulla con la pata de palo de la Finca Kuquine, o quién era Martha Fernández Miranda, porque seguro que el resultado hubiera sido cero. Incluso, no creo que muchos de los que lean este artículo conozcan los pormenores alrededor de estos hechos, pero es historia y hay que estudiarla.

Publicidad