Hora de que termine el bloqueo a Cuba Cubanet

Propaganda contra el ‘bloqueo’ estadounidense en Cuba (AFP)

LA HABANA, Cuba.- ¿Dónde están los dirigentes de la economía? ¿Cuándo se abrirán los permisos para nuevas licencias al trabajo por cuenta propia? Y la agricultura… ¿Seguiremos “viviendo fiado”, pagando para lograr nuevos préstamos, y que Rusia suministre parte del petróleo contra los compromisos de Venezuela? Inercia y miopía para llegar a febrero de 2018. Ni siquiera se puede esperar a la sesión de la Asamblea Nacional en diciembre.

En las farmacias los cubanos aguardan angustiados el día de la semana cuando surten, con la esperanza de que lleguen los medicamentos elementales para sus enfermedades crónicas, muy controlados por el “tarjetón” o sistema de racionamiento para supuestamente garantizar hasta la aspirina, y quizás lograr duralgina por receta médica. La mayoría son personas de la tercera edad, envejecidos tempranamente por las tensiones y carencias acumuladas, que no reciben su cuota en varios meses. La cantidad en “falta” aumenta contantemente, muchos se producen en el país, pero no hay materia prima ni dinero para adquirirlos siquiera en la hermana China. Los centros de salud pública carecen de muchos insumos.

Los puestos de los mercados agropecuarios estatales (MAE), la mayoría, tienen pocos boniatos, algunos melones, plátanos y enjutas toronjas recuperados de las cosechas tumbadas por el huracán en septiembre. Los aguacates desaparecieron tras una afortuna gran cosecha. Los mercados de oferta y demanda, minoritarios, luchan por mantener las ofertas con cierta variedad y buena calidad. Por supuesto, los precios escalan astronómicamente, incluso los MAE que tienden a acercarse a los privados. Limones, cebollas, ajos, los, frijoles colorados, garbanzos y, por supuesto la carne de cerdo, son lujos y se procura suplirlos por los paqueticos deshidratados que a veces aparecen en las bodegas de productos liberados vendidos en pesos (CUP). Ya no puede culparse a los especuladores ni continuar los férreos controles, el encargo estatal, Acopio y tantos más.

Las tiendas recaudadoras de divisas (TRD) siguen tan caras como siempre, pero con colas para atrapar las salchichas, los muslitos de pollo, los yogures, cuando abastecen, porque las pequeñas han sido cerradas paulatinamente por falta de suministros. Los precios del papel sanitario compiten con los huevos en el mercado negro, y no queda atrás el betún para limpiar los zapatos.

¿De dónde sacan los cubanos el dinero para adquirir todo eso? Seguramente no de los miserables salarios y pensiones. El Partido-Estado impuso la corrupción para poder controlar políticamente a la población, siempre al borde de la ilegalidad para lograr “sobrevivir”. Las colas en las agencias de Western Union demuestran la solidaridad de los familiares y amigos desde el exterior.

Los dirigentes, voluminosos, rosaditos, rebosantes por buena alimentación y salud garantizada en los hospitales especiales, sin los ejercicios de las guaguas ni manejar el auto propio, se despliegan en la televisión con alaridos ideológicos, entrega de premios y propaganda sobre la atención a los damnificados por el huracán Irma.

Mercedes Gómez Acea, primera secretaria del Partido Comunista en La Habana, miembro del Buró Político y vicepresidenta del Consejo de Estado, aparece en los noticieros de la televisión diariamente con una gran sonrisa, acariciando el nombre de algún cargo base, en los lugares que acumularon la incompetencia que no resolvió en los años que lleva en el cargo.

Los generales recorren las zonas de defensa, sobre todo en Villa Clara y Sancti Spíritus, acompañados de los dirigentes del Partido, el Poder Popular y ministros presurosos a ejecutar las órdenes. Posiblemente muchos no pudieron ejercer sus responsabilidades por el control superior y la insuficiente asignación de recursos, aunque no faltaron el amor al cargo y las ambiciones por elevarse más con los movimientos de 2018.

Mientras tanto la fachada hacia el mundo es formidable. Todo se recupera, la población damnificada es bien atendida ―por ahora―, y las donaciones se distribuyen con equidad y gran control. Hay competencias de canto y baile en la televisión, que incrementa las canciones patrióticas, exaltadoras de Raúl y Fidel. Carlos Manuel de Céspedes y Mariana Grajales ascendieron al lado del Comandante en Jefe y Martí en el Cementerio Santa Ifigenia de Santiago de Cuba. La delegación de 250 integrantes al Festival de la Juventud y los Estudiantes en Sochi, Rusia, Elián González como dirigente político en alza y Aleida Guevara March con su versión del Che.

Celebramos la Jornada de la Cultura Cubana del 20 al 29 de octubre con actividades en todo el país y la participación extranjera. Sin embargo, la creciente tendencia elitista político-ideológica-turística, alejada de la participación de la población, aumenta las diferencias sociales entre quienes acumulan prestigio y dinero, en detrimento de las oportunidades para los talentos independientes y la libertad de expresión. Continúan las entregas de premios nacionales, las reuniones para ajustar las clavijas o divulgar el acceso al deficiente y caro Nauta-Internet en los hogares para unos 800 usuarios en La Habana, en plan experimental también en varias provincias.

Miguel Díaz-Canel instruye políticamente, mientras compite con Bruno Rodríguez, y los supuestos reformistas económicos no aparecen, como tampoco las legislaciones prometidas.

General-Presidente Raúl Castro, no es sobrevivir con la élite, sino estar aquí y ahora, con Cuba y su pueblo. Ese es el sentimiento en las calles.

Loading...