Inicio Cuba Javier Marías contra las dictaduras

Javier Marías contra las dictaduras

LA HABANA, Cuba. — El escritor español Javier Marías, fallecido este 11 de septiembre en Madrid, a los 70 años, además de ser un excelente novelista —de los mejores de su generación— fue un brillante articulista.

En sus artículos periodísticos, con su franqueza restallante y desinhibida que molestaba a algunos, Marías nos ayudaba a entender ciertas complejidades del mundo de hoy que otros prefieren camuflar con frases hechas y silogismos.

Por ejemplo, su artículo Una dictadura, necios, aparecido en marzo de 2018 en el periódico El País, pudiera ser de utilidad para los que nos reprochan a los cubanos que hayamos soportado el régimen castrista durante 63 años.

A pesar de que nunca vino a Cuba, Javier Marías sabía del tema, lo entendía. Y no se debía precisamente a que su abuela por línea materna fuera cubana, a que fuese lector de Lezama y Carpentier o a que lo influyeran  las opiniones de su colega Guillermo Cabrera Infante, con quien tuvo una gran amistad. Su comprensión del caso cubano se debía a que Javier Marías nació y vivió sus primeros 24 años bajo una  dictadura —la de Francisco Franco— muy semejante en su rigidez a la de Fidel Castro.

Recordemos que el caudillo de Ferrol y el mandamás de Birán, pese a sus diferencias ideológicas, se admiraban mutuamente y se relacionaron entre sí mejor que con algunos de sus aliados.

El citado artículo de Javier Marías, Una dictadura, necios, era la respuesta a los que, sin haber vivido bajo el régimen franquista, reprochaban y desautorizaban a la generación que permitió a Franco morir de viejo, en una cama.

Dichos reproches de los que solo conocían la vida en democracia, según Marías, suponían “una criminal ignorancia de lo que es una dictadura”, donde se corre peligro por cualquier tontería.

Javier Marías les recuerda a esas personas tan exigentes que en España, de 1939 a 1975, “…existía una censura férrea y previa, que no solo impedía ver la luz a cualquier escrito mínimamente crítico con el franquismo (qué digo crítico, tibio), sino que al autor le acarreaba prisión y al medio que pretendiera publicarlo el cierre… que en la primera posguerra, años 40 y en parte 50, se fusiló a mansalva, con juicios de farsa y hasta sin juicio, y que eso instaló en la población un terror que, en diferentes grados, duró hasta la muerte de Franco (el cual terminó su mandato con unos cuantos fusilamientos, para que no se olvidara que eso estaba siempre en su mano), que había que tener cuidado con lo que se hablaba en un café porque al lado podía haber un social escuchando o un empedernido franquista que avisara a la policía… Que mucha gente resistió y padeció largas condenas de cárcel o destierro por sus actividades ilegales, y que ilegal y subversivo era cuanto no supusiera sumisión o loas al Caudillo, o ser homosexual, por ejemplo… Que si alguien caía en desgracia y tenía la suerte de no acabar entre rejas, se veía privado de ganarse el sustento”.

No me negarán mis compatriotas que todo esto nos suena sumamente familiar.

Refería Marías algo que muchos españoles prefieren olvidar, y que evoca la actitud acatadora y sumisa, cuando no entusiastamente  colaboracionista, de gran parte de los cubanos entre 1959 y 1980 y aun después: “Una vez hechas las purgas de rojos y disidentes (entre los que se contaban hasta democristianos), la mayoría de los españoles se hicieron enfervorizadamente franquistas. Se creen el cuento de hadas de la actual izquierda ilusa o falsaria de que la instauración de la democracia fue obra del pueblo, cuando el pueblo, con excepciones, estaba entregado a la dictadura y la vitoreaba, lo mismo en Madrid que en Cataluña o Euskadi. De no haber sido por el rey Juan Carlos y por Suárez y Carrillo, es posible que esa dictadura hubiera pervivido algunas décadas más, con el beneplácito de muchísimos compatriotas”.

ARTÍCULO DE OPINIÓN
Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no necesariamente representan la opinión de CubaNet.

Recibe la información de CubaNet en tu celular a través de WhatsApp. Envíanos un mensaje con la palabra “CUBA” al teléfono +525545038831, también puedes suscribirte a nuestro boletín electrónico dando click aquí.

Publicidad